La Estadea Logo

Richie Kotzen y Jorge Salán en la Rock City de Valencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Fotografía: Reaktiu

Acostumbrados como nos tienen los chicos de The Pentagram Prod al lado más salvaje del metal, el concierto que pudimos presenciar el pasado viernes fue un auténtico remanso de paz. La cita era con dos guitarristas que son sinónimo de virtuosismo y que nos depararon una noche intensa e íntima.

Pese a que el setlist preparado para esta gira de dos únicas fechas (Ourense y Valencia) era íntegramente acústico, en la sala había una presencia de público bastante apañada, teniendo en cuenta la particular idiosincrasia de la ciudad. El primero en aparecer fue el ya veterano guitarrista madrileño Jorge Salán, quien no vino solo: con él sobre el escenario estuvo el violinista Jorge Jabonero (ex Celtas Cortos, Pasión Vega, Miguel Ríos). Durante los más de 45 minutos que estuvieron deleitando a la concurrencia, desgranaron algunos de los temas que están recogidos en el último directo del guitarrista, ‘Directo a San Javier‘, grabado en el festival de jazz de esa localidad en 2012.

Pese a que su repertorio puede que no fuera del todo conocido por los presentes, el saber hacer de estos dos curtidos músicos permitió que no solo se implicaran en la actuación los más acérrimos de sus seguidores, sino también los que estaban esperando el plato fuerte de la noche. A este plus de complicidad contribuyeron notablemente las versiones que intercaló sabiamente entre su repertorio. Y así sonaron primero ‘Crazy Train‘ (Ozzy Osbourne), y más hacia el final la muy coreada ‘Over the hills and far away‘ (Gary Moore) y especialmente ‘Summer of 69‘ (Bryan Adams), para la que consiguieron implicar a toda la sala.

Tras una breve pausa, lo justito para fumarse un cigarrillo, apareció sobre el escenario el protagonista de la noche: Ritchie Kotzen. Armado únicamente con su guitarra acústica y con la sola compañía de una silla (al menos al principio) comenzó a desgranar un setlist cargado de una inesperada sensibilidad. Pese a que sus virtudes vocales no son ningún secreto, sobre todo después de ponerse al frente del nuevo supergrupo, The Winery Dogs, he de reconocer que me sorprendió la calidez e intensidad que desprendía cada una de las canciones que iba desgranando.

Como decía antes, estuvo solo sobre el escenario, pero no durante todo el show. En el tramo final estuvo acompañado por una joven que, además de ser bastante guapa, tocaba el bajo con bastante solvencia. Alguien comentó que es su mujer, pero no hemos podido confirmar ese extremo. No estoy completamente seguro de que el setlist fuera el mismo de la noche anterior, pues me parece recordar que sonaron algunos temas que no aparecían en la lista. Lo que sí sé es que tras un primer amago, ‘Stand‘ puso el punto y final a una noche diferente.

Agradecemos como siempre la cesión de las imágenes que ilustran la crónica por parte de nuestro colaborador en estas lides, Reaktiu.

Etiquetas relacionadas