Vita Imana en Valencia

Vita Imana, Nodriza y Eye of Hubble en la Sala Rock City, Valencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Los madrileños Vita Imana ponían fin a la gira promocional de su segundo trabajo, ‘Uluh’, con dos fechas en la zona de Levante. La primera les llevó a la sala Rock City de Valencia, y para la ocasión de hicieron acompañar de dos pujantes y jóvenes bandas locales.

Con una entrada bastante decente, aunque menor de la que yo esperaba, comparecieron los setabenses Eye of Hubble, dispuestos a hacer honor a la tradición de su pueblo y poner al personal patas arriba. Su propuesta podría encuadrarse dentro del djent, con una alta dosis de técnica y la presencia de dos voces, limpia y gutural. Demostraron tener las ideas y claras y la suficiente base como para convertir su margen de mejora en una promesa de futuro.

Tras la habitual pausa, que se nos hizo muy larga por el frío que, por primera en meses vez hacía fuera de la sala, se presentaron Nodriza. Se notó desde un primer momento que su carrera en Valencia se alarga ya durante varios años y que arrastran a un número de seguidores reseñable. También se notó en es propio desarrollo de su show, muy compacto y sólido en conjunto. Aunque reconozco que su estilo, que nos lleva desde momentos cercanos al hip hop, pasando por otro sonidos, siempre relacionados con el metal de finales del siglo pasado y comienzos de este, no es lo mio, también he de decir que se nota que se creen lo que hacen, y eso les ayuda a conectar bien con el público.

«Una noche que sirvió para conocer mejor a dos bandas locales con mucha proyección y también para disfrutar de una de las bandas nacionales más intensas.»

Y sin excesivo tiempo para enfriarnos, llegaron uno a uno los miembros de una de las formaciones más salvajes y en forma del panorama nacional. Los pudimos ver en el tercer escenario del Costa de Fuego, que dicho sea de paso, se les quedó bastante pequeño, pero tenía ganas de disfrutar de su despliegue en una sala. Y la verdad, no me decepcionó. Desde el salvaje arranque con ‘Animal‘ la cosa no hizo más que acelerar y subir de intensidad. Lo de Javier Cardoso como frontman es digno de mención. Es difícil distinguir si por sus poros sale sudor o energía pura, pero lo cierto es que no para quieto ni por equivocación, como si el micro tuviera un cable suelto que lo tiene permanentemente electrificado. Saltos, headbanging, contorsiones, algunos discursos de marcado carácter político…, el repertorio podría hacer que se desmayara algún traumatólogo sensible.

Vita Imana en Valencia
«Tampoco faltó la bajada de Cardoso al medio del lío a saltar entre los fans del grupo». Fotografía: Metalicharly

Otra de las características de Vita Imana que más me gusta es la combinación entre la batería digamos ‘estándar’ y la percusión de Miriam Baz. No solo aporta un elemento poco común en la escena metalera actual, sino que, en cierto modo, desentierra una parte tribal y primitiva que todos llevamos dentro. Todo sea dicho, con la leña que reparten, más de uno se vuelve primitivo del todo, pero desde luego es algo que les diferencia del resto.

Durante la hora y media larga que duró el show tuvieron tiempo de explorar sus dos discos de estudio, con un setlist que muchos ya conocían de antemano, hecho que no impidió que se formarán algunos circle pits y una buena serie de moshpits. Tampoco faltó la bajada de Cardoso al medio del lío a saltar entre los fans del grupo, haciéndoles sentarse durante ‘Cráneo‘ (si no recuerdo mal) para volver a ponerlos en pie a base de guitarrazos. Lo mejor de todo fue la promesa de volver a verlos pronto, con su nuevo disco ‘Oceanidae‘ bajo el brazo.

En definitiva, una noche que sirvió para conocer mejor a dos bandas locales con mucha proyección y también para disfrutar de una de las bandas nacionales más intensas que hoy podemos encontrar subidas a un escenario.

PUBLICIDAD

También te puede interesar...

Comentarios