Los enfrentamientos entre el vocalista de los polacos Behemoth, Nergal, con la Iglesia Católica han trascendido a nivel mundial. Pero los hechos acontecidos en el Aeropuerto Frédéric Chopin de Varsovia suponen un nuevo escalón cualitativo.

Al parecer, Nergal agredió brutalmente al dependiente de una de las librerías del Duty Free del aeropuerto internacional. Los periodistas pudieron recoger el testimonio de Lukas, la víctima del asalto. «Vi a este señor entrar en la tienda. Vino directo al mostrador y me pidió la tercera parte de la saga de ‘50 sombras de Grey‘».

Detrás de sus palabras se adivina que el origen del incidente pudo tener una motivación religiosa puesto que Lukas reconoce que «conocía a Nergal por sus constantes agresiones al cristianismo. Soy de una familia católica, y en nuestra comunidad se conocen de sobra sus fechorías». Así pues, el imprudente vendedor vio la oportunidad de tomarse su pequeña venganza. «Le dije que iba al almacén, porque nos había llegado una nueva edición. En ese momento aproveché para darle el cambiazo y poner las tapas del libro sobre una Biblia de un tamaño muy similar».

Pero su plan pronto se tornó en catástrofe. «Le di el libro y le dije que era una edición especial ilustrada, que se le dejaba al mismo precio por ser una promoción. Y ese fue mi error. No sé si fue por el ansia, o por lo de las ilustraciones, pero comenzó a ojear el libro allí mismo».

«Tan pronto se encontró con los versículos, epístolas, santos y demás liturgias… alzó la mirada hacia mi como un resorte (…) Estaba completamente rojo… podía ver en su frente como le iba en aumento el torrente sanguíneo… como si le fueran a salir disparados un par de cuernos».

«Después de aquello no recuerdo mucho».

Según el informe oficial, los agentes del aeropuerto se desplazaron hasta el establecimiento alertados por el griterío de la gente. Tal como declaró posteriormente uno de los testigos, fueron necesarios varios vasos de agua bendita, y cuatro dardos tranquilizantes, para conseguir alejar al enfurecido vocalista del vendedor. Para cuando llegaron los primeros refuerzos, el propietario de la librería permanecía tumbado en posición fetal, mientras al mismo tiempo recibía sin piedad una serie continua de zarpazos salvajes. Esposado y reducido por varios agentes, Nergal fue trasladado a dependencias judiciales, donde se le intentó tomar declaración, pero según el secretario judicial, «fue imposible, porque solo pronunciaba sonidos guturales en lo que parecía un dialecto extraño». El juez ha solicitado la presencia de un hechicero, para poder realizar el trámite.

Seguiremos informando según avancen los acontecimientos.

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp