La Estadea Logo

Sonata Arctica y Trick or Treat en la Sala Arena de Madrid

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

El pasado martes aterrizaban en Madrid los finlandeses Sonata Arctica junto con sus compañeros de gira, los italianos Trick or Treat, que venían presentando la gira Pariah’s Child. A pesar de tratarse de un martes, la sala ofrecía un aforo casi completo, unas 825 personas (según nos confirmó la promotora, de un total de 900 que admite el recinto) y mayoritariamente público joven.

Puntuales, salieron al escenario los italianos Trick or Treat, que si bien en sus comienzos fueron conocidos por versionar a Helloween, hoy en día se han ganado con creces su carrera, con tres discos de estudio y otro de tributo a Helloween.

Ya tuvimos ocasión de verles como teloneros en la gira ‘The 7 Sinners’ de Helloween y Stratovarius en el 2011 y nos encantaron. A pesar de su rápida actuación de unos escasos cuarenta minutos, los chicos de Modena nos hicieron disfrutar con su show, con un espléndido Alessandro Conti a la voz –menuda voz, para mí una de las mejores voces del power metal- también conocido por ser la voz de Luca Turilli’s Rhapsody, que junto con el resto de la banda, derrochan simpatía y buen rollo en el escenario, un escenario que se les quedó pequeño –apenas tenían sitio para moverse y quizás por ello se les vio algo más cohibidos que otras veces-. Pese al escaso espacio en el escenario, consiguieron moverse y saltar por todo él. No faltaron dosis de humor con sus temas ‘Loser Song‘, ‘Rabbit’s Hill‘ de su último disco homónimo, la versión de Cyndi LauperGirls Just Want to Have Fun‘ – precedida de un trozo del ‘Aserejé‘ de Las Ketchup – y en la que terminaron uniéndose al escenario todos los miembros de Sonata Arctica. Terminaron con ‘The Tale of Rowsby Woof‘ y ‘Like Donald Duck‘, en la que Alessandro Conti lucía unos guantes conmemorando a Mickey Mouse. Se despidieron con cañones de confetis y papelillos, para dar paso a los cabezas de cartel de la noche.


Sonata Arctica

Tras el cambio de escenario, a las 21:30h se apagaban las luces y una voz en off inicia el comienzo del show de Sonata Arctica. Comenzaron con ‘The Wolves Die Young‘, tema que abre su nuevo álbum, seguida de ‘Losing My Insanity‘, muy coreada. Tony Kakko presenta ‘My Land‘, como el tema de su primer álbum ‘Ecliptica’ que ha cumplido quince años, seguido del rápido y coreado ‘Black Sheep‘, y la simpática ‘Cloud Factory‘, de su nuevo disco, muy fresca y muy bien recibida por el público. También de su nuevo trabajo, defendieron enlazadas ‘What Did You Do in the War, Dad‘- magnífico tema que como bien nos contó Kakko trata de la guerra-, ‘X Marks The Spot‘ con su intro en off, tema más ‘gamberro’ con sonidos pregrabados, y la balada ‘Love‘, que puso la nota tierna de la noche. La extensa ‘White Peals, Black Ocean‘, que a pesar de su prolongada duración, quedó muy bien con sus distintos cambios y con el que aprovecharon para jugar con el público en su estribillo con un “eoooo eooo”. Continuaron con ‘I Have a Right‘ y no podían faltar sus clásicos ‘Fullmoon‘ –destacando los solos de guitarra de Elias Viljanen y el piano de Henrik Klingenberg, y ‘Kingdom For a Heart‘, con las que el público enloqueció. Pudimos comprobar que el nuevo bajista, Pasi Kauppinen, se desenvuelve muy bien, y no paró de moverse, con su melena despeinada tapándole la cara. Nos sorprendió la firme ‘Wolf And Raven‘, de su álbum ‘Silence’, que hacía tiempo que no la tocaban. Para el final se reservaron ‘Blood‘ – otro tema nuevo que quedó excelente-, ‘San Sebastian‘ y ‘Don’t Say A Word‘, despidiéndose con un ‘We need some Vodka’ junto con sus compañeros Trick or Treat, que subieron al escenario a festejar la actuación al igual que hicieron ellos. A pesar de que el sonido y la iluminación de la sala no les beneficiaran, se despidieron agradecidos y satisfechos de haber desenvuelto una buena actuación.

Crónica de Sonata Arctica y Trick or Treat en Madrid

Etiquetas relacionadas