Crónica de Systemia, Dry River y Quelonio en Valencia

Systemia, Dry River y Quelonio en la Sala Ágora Live de Valencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

El pasado día 30 pudimos disfrutar de una noche de metal genuinamente de la terreta. Tres fueron las bandas que desfilaron por las tablas de la Sala Agora Live en una noche desapacible por el furibundo vendaval que azotaba a todo aquel que se decidió a salir de casa.

Los primeros en salir a las tablas fueron los valencianos Quelonio. Un grupo enfocado hacia el heavy metal de corte más clásico y que cuenta ya con tres disco en su bagaje. Sobre el escenario se desenvolvieron con la solvencia que da tener detrás una larga trayectoria como grupo, y pese a pequeños fallos en el sonido de la sala (la guitarra solista iba y venía según los temas), cumplieron con suficiencia la tarea de ir rompiendo el hielo ante un público todavía no muy numeroso y situado a una distancia del escenario un tanto excesiva. De paso, dejaron entrever que tienen nuevo trabajo en camino. Por ponerle algún pero a la actuación, eché de menos que Teresa Broseta ejerciera con algo más de intensidad su papel como frontwoman, así como algo más de interacción y movilidad de los miembros del grupo.

Crónica de Systemia, Dry River y Quelonio en Valencia

Los grandes desconocidos de la noche para mi eran los castellonenses Dry River, a los que reconozco que solo conocía por su último video (visto aquí). Lo primero que llama la atención es la puesta en escena de su directo. Al igual que en el video, el grupo comparece como si fuera una banda de bodas, bautizos y comuniones, con unos cantosos trajes de lentejuelas doradas. Además, van acompañados de un par de adláteres que se dedican a la coña gruesa durante toda la actuación. También les podéis ver en el video. Además de eso, Ángel Belinchón ejercer de perfecto maestro de ceremonias, llevando el tiempo de la actuación y sabiendo divertir y mantener atento al público.

Musicalmente son bastante difíciles de encuadrar, y la variedad de momentos musicales que ofrecen. Podrían pasar por una auténtica orquesta de verano, por grupo de rock al más puro estilo Queen, por una formación del progresivo más furiosamente moderno o simplemente un grupo de buenos músicos que se dedican a juntarse y tocar ‘lo que salga’. Teclados a gogo, solos, saxo, guitarra española… Hay de todo, y todo encaja en una extraña y divertida harmonía. Os recomiendo que si tenéis la oportunidad de verles, no la dejéis escapar. Os sorprenderán.

Los encargados de poner el broche final a la noche fueron los progresivos locales Systemia, quienes ofrecieron un buen repaso de los temas que incluye su disco debut, ‘Reinicio‘ y demostraron que andan sobrados de técnica y buen hacer en la ejecución. Sin embargo, no pude dejar de notar una cierta falta de conexión con el público. Y es que, pese a lo trabajado que tienen el repertorio y a la sobrada calidad musical, creo que todavía les falta trabajar el directo.

Crónica de Systemia, Dry River y Quelonio en Valencia

Y es que sobre el escenario, estos cinco músicos se mostraron como islotes, sin apenas gestos de complicidad mutua, con poca movilidad y demasiado pendientes de sus propios instrumentos. Solo José Broseta, más acostumbrado a estas lides no solo por su papel de frontman sino también por estar más curtido gracias a su trabajo en Opera Magna, hizo de puente entre el grupo y los asistentes. Ojalá con el paso del tiempo puedan seguir sumando fechas a su historial y ganando en frescura a la hora de actuar.

En definitiva, una noche que sirvió para demostrar que al menos las bandas locales tienen todavía algo de tirada entre el público valenciano, puesto que la asistencia fue bastante decente. Eso sí, no dejó de sorprenderme en toda la noche la distancia que hubo en todo momento entre el público y el escenario (2-3 metros), sin que nadie supiera acercar a público y grupos para dar mayor calor a las actuaciones.

También te puede interesar...

Comentarios