Testament con Exodus en la sala Sala Fussion, Massanassa (Valencia)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Fotografías: Unai Endemaño (Sala Santana 27 – Bilbao)

Giras como la que traía a dos buques insignia del thrash como Exodus y Testament no pasan muy a menudo por Valencia. Por eso acudir a la Sala Fussion el pasado 23 de mayo era algo más que una obligación. Pese al temor a que pudiera haber pinchazo, algo tristemente típico aquí, la dificultad para encontrar aparcamiento cerca de la sala nos daba la primera pista sobre el éxito que se avecinaba.

Fue agradable volver a ver hileras de coches con sus pegatinas heavys reglamentarias, y encontrarnos, en nuestro camino hacia la entrada, con multitud de corrillos en los que no faltaba la cerveza y la música sonando desde algún coche cercano. Fue como volver atrás, a los tiempos en que algunas giras grandes pasaban por aquí.

Mientras apurábamos para entrar, comenzamos a escuchar los primeros compases de la actuación de los californianos Exodus. Iban con diez minutos de adelanto. Al entrar pudimos comprobar que la convocatoria había sido un éxito, y que la gente había respondido, ¡por fin!, a la llamada del metal. Según la organización nos juntamos esa noche unos 600, una cifra que vagamente recuerdo haber vivido con anterioridad.

Lo cierto es que tras haber leído algunas crónicas previas de su paso por Bilbao y, en menor medida por Málaga, esperaba una actuación demoledora. Y quizá por culpa de ese hype excesivo me quedé un poco decepcionado. No vengo a decir que Exodus estuvieran mal, ni mucho menos. Pero sí eché en falta mucha más movilidad sobre el escenario y un poco más de mala leche en la ejecución. De hecho, el que más ganas le ponía era Kragen Lum (Heathen) que sustituía a un Gary Holt que debía andar cumpliendo con Slayer. Por su parte, Altus y Gibson pasaban por allí, dejando algún que otro gesto, pero sin mostrar excesivas ganas. Al menos Steve ‘Zetro’ Souza intentó interactuar un poco más con un público que tampoco lo puso fácil. Al menos desde mi posición no se veía mucha acción por parte del respetable.

testament-con-exodus-en-la-sala-sala-fussion-massanassa-valencia-02

“El sonido no ayudó demasiado a Exodus: Una bola poco definida de la que solo sobresalía con cierta claridad la voz de Zetro, no fue la mejor baza de unos temas iniciales centrado en sus últimos trabajos”

El sonido tampoco ayudó demasiado: Una bola poco definida de la que solo sobresalía con cierta claridad la voz de Zetro, no fue la mejor baza de unos temas iniciales centrado en sus últimos trabajos. ‘Black 13’ y ‘Blood In, Blood out’ de su último disco y ‘Iconoclast’ y Children of a worthless God de ‘The Atrocity Exhibition: Exhibit A‘ fueron el aperitivo del primer momento fuerte de la noche con el clásico ‘Piranha’. No estoy seguro de que sonara ‘The last act of defiance’ que sí sonó en otras fechas, pero sí ‘Blacklist’ y ‘Body harvest’, que tuvieron una buena acogida. El tramo final estuvo enfocado a su época más clásica y así, tras ‘Bonded by blood’ el grupo coronó su set con ‘War is my shepherd’, y sobretodo ‘The toxic waltz’ y ‘Strike of the beast’.

Tras un pausa más bien larga, aparecieron por fin sobre el escenario unos Testament muy deseados. La comunión de grupo y público fue inmediata. A pesar de que se había especulado con un set especial con los dos primeros discos del grupo, al final vinieron tocando canciones de todas sus épocas. Ya desde la inicial ‘Over the wall’ nos dimos cuenta de que el volumen estaba abrumadoramente alto, más de lo que la sala podía soportar sin perder nitidez. Ese fue, sin duda, el mayor pero de su actuación. En este caso, así como con Exodus la voz era lo que mejor se escuchaba, en este caso era Chuck Billy el que menos sobresalía.

“Testament no solo estaban cómodos sobre las tablas, sino que se mostraban activos en cada movimiento, saltando, animando a cantar, posando y haciéndolo pasar bien al personal”

El grupo no solo estaba cómodo sobre las tablas, sino que se mostraba activo en cada movimiento, saltando, animando a cantar, posando y haciéndolo pasar bien al personal. En particular me gustó mucho la actitud de Steve DiGiorgio, que en un momento parecía temible poniendo caras mientras azotaba su curioso bajo de tres cuerdas para, instantes después, posar sonriente junto a alguno de sus compañeros. También me sorprendió la energía de Alex Skolnick que botaba como si tuviera veinte años menos. Por su parte, Chuck Billy iba de un lado para otro con su peculiar micro, incitando a cantar y a montar barullo con mucho más éxito que su predecesor, puesto que se veían cuernos en alto hasta prácticamente la mesa de mezclas.

Las energías del grupo parecían disminuir al llegar ‘Day of reckoning’ y ‘Eerie inhabitants’, pero fue solo un espejismo, o quizá un pequeño (y necesario) respiro para seguir atizando aún más fuerte. Sin apenas espacios entre temas siguieron descargando a un ritmo infernal. Así siguieron ‘The new order’, ‘Trial by fire’ o la desatada ‘Into the pit’, que consiguió formar un mosh bastante respetable. Con el público en su punto álgido, solo tuvieron que dar un último empujón con ‘Disciples of the watch’, ‘DNR (Do not resuscitate)’ y ‘3 days in darkness’ para llevar al éxtasis a la gente. ‘Practice what you preach’ fue la encargada de poner el punto y final a una actuación atronadora y salvaje.

Testament con Exodus en la sala Sala Fussion, Massanassa (Valencia)

“Salvo lo exagerado del volumen, todo fueron buenas noticias. Y sobretodo, me quedo con haber vuelto a vivir un concierto rodeado de tanta gente”

En resumen, muchas piernas cansadas, cuellos doloridos, pero sobretodo, rostros satisfechos por haber vivido el paso de una de esas giras que normalmente quedan a un viaje en autobús de distancia. Salvo lo exagerado del volumen, todo fueron buenas noticias. Y sobretodo, me quedo con haber vuelto a vivir un concierto rodeado de tanta gente. Me gustaría pensar que es un cambio de tendencia, pero temo que sea algo circunstancial. Ojalá nos sigan trayendo estas giras para comprobarlo.

Más sobre

Lo más visto...