La Estadea Logo

Riverside ‘Love, Fear and the Time Machine’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Los polacos Riverside publicaron su sexto trabajo el pasado 4 de Septiembre a través de InsideOut, sorprendiendo a los fans y yo creo que a la escena del rock progresivo europeo en general.

Esta banda, que nos tiene acostumbrados a trabajos más rockeros, en esta ocasión ha decidido irse a un estilo más acústico. El disco trata temas tan universales como el amor, la decepción o la percepción del tiempo de una manera sencilla y elegante. La voz de Mariusz Duda te toca la fibra sensible a través de letras intimistas, consiguiendo meterte de lleno en situación, y acabar sintiendo de verdad lo que estás escuchando. Describiéndo todas estas emociones, el disco nos muestra las contradicciones del amor, el miedo y el paso del tiempo. Los pilares sobre los que se construye una vida ni más ni menos como argumento. Sólo se puede hacer una cosa con algo así: poner todos los sentidos y disfrutar.

Aunque quizá los temas más elaborados estén al final del disco, para mi los tres primeros son un regalo para los oídos. ‘Lost (Why Should I be Frightened by a Hat?)‘ ya empieza con una melodía de voz y arreglos de guitarra envolventes. El toque progresivo aparece a mitad de canción, junto con teclados setenteros para acabar de definir el estilo. El tema lleva un poquito de todo lo que escucharemos después a lo largo del disco, con lo cual, es perfecto para empezar.

Under The Pillow‘ es un tema elegante y con una evolución pausada. Algo más intensa, la canción parece una invitación directa a la reflexión, y los arreglos finales de guitarra y piano son un poco más recargados. ‘Addicted‘ continúa en esa línea, haciéndonos pensar sobre nuestra propia vanidad, el uso de la imagen en las redes sociales para suplir las propias carencias y el valor real de cada uno… «There’s a mask upon my face I can’t live without…». Me encanta la melodía del puente del tema y el estribillo. Éste resulta melancólico y el mensaje es claro, de los que se te quedan en la cabeza en una escuchada.

Caterpillar and the Barbed Wire‘ se va cogiendo al hilo de una melodía de bajo predominante. En la parte central se aprecia la guitarra acústica, que le da un toque más sentido al tema, y tras esto, progresión de arreglos de guitarra y piano que van creciendo en intensidad hasta el final.

El disco se va equilibrando en su estructura entre temas más elaborados instrumentalmente, como puede ser ‘Saturated Me‘, y otros más sencillos musicalmente hablando, pero de una fuerza emotiva enorme. ‘Afloat‘, por ejemplo, es melancolía en estado puro.

«Un disco diferente a lo que nos tiene acostumbrados esta banda, con lo cual supongo que para apreciarlo bien es conveniente saber de qué va y evitarse sorpresas. Es relajado, sencillo y a la vez elegante y conmovedor»

Discard your Fear‘ es el tema que algunos han considerado como el más comercial del disco. Si por comercial entendemos como más “accesible” a mayor variedad de público, estoy de acuerdo. El inicio, me ha recordado a “Halo” de Porcupine Tree pero luego evoluciona en un sentido melódico muy diferente.

Towards The Blue Horizon‘ es un tema conmovedor. En él, Duda dirige la vista atrás para hablar de un pasado que se echa de menos y al que ya no se puede volver. Me ha llamado la atenión especialmente la última estrofa del tema, cuando escuchas: «Where are you now my friend?, I miss those days…», notas cómo algo te hormiguea en el pecho… es nostalgia directa en vena.

Y llegamos a ‘Time Travellers‘, tema acústico, con un tramo final de piano precioso y ‘Found (The Unexpected Flaw Of Searching)‘, que cierran este viaje instropectivo que reflexiona sobre el amor, el miedo y el paso del tiempo. Al final parece que se acaban conectando todas las incertidumbres y miedos para dar forma a la propia aceptación de uno mismo y de la vida, incierta, cambiante y hermosa…

Creo que este disco puede dejarte una sensación agridulce. La sensación que se tiene cuando algo te hace mirar hacia dentro y no sabes bien si estás preparado para asimilar lo que te vas a encontrar. Sin embargo, llevado por la voz de Mariusz Duda en su registro más cálido, el paseo emocional se hace agradable. Es un disco diferente a lo que nos tiene acostumbrados esta banda, con lo cual supongo que para apreciarlo bien es conveniente saber de qué va y evitarse sorpresas. Es relajado, sencillo y a la vez elegante y conmovedor… Para mí la sorpresa ha sido agradable, ahora cada cual que juzgue por sí mismo…


Etiquetas relacionadas