Diablo ‘Silver Horizon’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Cualquiera diría que, con ese nombre, estos podrían ser perfectamente de Cuenca o de Granada, por ejemplo, pero tenemos que irnos hasta la gélida Finlandia para percatarnos de dónde procede este cuarteto metalero. Los mismos acaban de sacar el que es su sexto larga duración, ‘Silver Horizon‘, que nos promete una potente mezcla de melodeath escandinavo con trazas groovies. Vamos a darle un repaso:

The Call‘ se encarga de abrir el LP. Potente desde los primeros segundos, con tintes épicos, desencadena en un riff más machacón. Mientras que una guitarra prosigue con el riff principal, la segunda le aporta el toque groovy a la par que entran las voces cargadas de furia, sonando muy correctas. He de decir que esperaba el clásico gutural, pero la voz natural con aire enfadado le viene mejor al tema, que se desenvuelve genial con altibajos de intensidad para romper la monotonía. La batería tiene sus momentos de tupatupa y sus detalles técnicos, a la par que el bajo acompaña la sección de cuerdas. Una primera pieza equilibrada.

Isolation‘ arranca de nuevo con aires épicos. La batería acompaña aderezando de fondo, hasta que el riff se vuelve más crudo. A partir de aquí entra la voz, que tiene un tinte más melódico y powermetalero. La base instrumental, sin embargo, es puro death melódico, aunque se simplifica respecto al primer corte. El conjunto sigue pesado aunque por momentos se torna algo más repetitivo.

The Serpent Holder‘ tiene unos compases iniciales muy calmados. El instrumental pesado cae enseguida como una losa, quebrando el aura. Conforme avanza tenemos más dosis de riffs grooveros con una base melodeath. La batería trabaja genial los momentos, marcando estupenda, mientras que la guitarra solista se trabaja un segmento a mitad de la canción con un amplio solo (más ambiental que otra cosa).

Retumba la batería, redoble inicial para ‘Into The Void‘. Una introducción demoledora, combinación genial de guitarras y bajo, la percusión marcando sin complicarse. La sección posterior resulta un poco tostón por lo sencillo y repetitivo del instrumental (la voz no acaba de llenar este vacío). Un solo de guitarra a mitad de corte rompe con esto y cambia un poco la dinámica en esta segunda parte.

Illuminati‘ abre con más arreglos de teclado, la batería caldeando el ambiente y una descarga repentina de riffs. El cocktel instrumental posterior es sublime, y es que los arreglos de fondo ayudan bastante. La composición se la trabajan mano a mano el guitarra solista y la batería, aportando mucho en el global. Llegados al ecuador, baja de revoluciones para entrar en un break… seguido de un nuevo solo de guitarra. Los patrones no son innovadores, aunque el resultado es suficientemente bueno.

Prince Of The Machine‘ continúa en la línea de introducción serena con posterior rotura de esquemas por los riffs, aunque en esta ocasión no hay un cambio tan brusco. El resultado es un tema más reposado, al menos en sus dos primeros minutos. A partir de entonces, este se torna similar a sus antecesores, aunque aún guarda un par de ases en la manga en forma de segmentos a medio gas (por velocidad, no por calidad compositiva).

Silver Horizon‘ retorna a la crudeza. Las guitarras protagonizan el comienzo, aunque la pieza se desinfla poco a poco. La batería a estas alturas no aporta nada que no hayamos escuchado previamente en este álbum, perdiendo así una de sus mejores bazas. Aún con todo, el dúo de guitarras siguen en pie para salvar un poco los muebles con una buena combinación: la primera marca simple, y la segunda decora con virtuosidad el conjunto.

Savage‘ me parece un relleno más, un reciclado de todas las facetas de las canciones anteriores. Lo único destacable que tiene respecto a las demás es su outro de teclado. ‘Corium Black‘ empieza más animada y mantiene cierto nivel a lo largo de la composición. Los coros y las subidas y bajadas de intensidad proporcionan algo más de personalidad al global. El interludio va también de menos a más, sucediéndose desde lo más melódico y acústico hasta lo más sucio y guarro. El final es una amalgama de ambos matices, bien trabajados.

El LP da a su fin con ‘Voyage To Eternity‘. El solista decide cobrarse el protagonismo ya desde el primer instante junto al resto del instrumental marcando la base. Conforme avanza nos topamos con una pieza que pretende ser el salto final a la yugular: la batería se vuelve más machacona y los coros, más agresivos. Aunque esto se pierde en la segunda mitad de la canción (que personalmente sigue sin parecerme una obra de arte), culmina el disco de forma en que mantienen la línea. La voz femenina que acompaña a la principal le da ese empujoncito que le sienta genial.

LO MEJOR

El álbum en sí es consistente y ciertamente regular. La conexión entre guitarras se complementa genial con la batería. Esta añade mucho ritmo y personalidad.

LO PEOR

Los patrones compositivos resultan tremendamente repetitivos y el aporte en cuanto a novedades y frescura es realmente escaso.


Etiquetas relacionadas

Lo más visto...

También te puede interesar...