Exodia y Onslaught en la sala Rock City, Valencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Miércoles entre semana a las afueras de Valencia. En la Rock City se preparaba el evento que en un principio iba a acoger a We All Fall, Exodia y los cabeza de cartel, Onslaught. Finalmente, los primeros no tuvieron la oportunidad de asistir debido a una serie de problemas, y el cartel se quedó únicamente con Exodia como teloneros de los británicos.

Así, los valencianos saltaron a escena puntuales y con un reducido número de asistentes en la sala. Sin embargo esto no fue excusa para bajar el pistón, ya que salieron con ganas de comerse el mundo, especialmente su vocalista, Amando, que pese a estar afónico cumplió con su cometido y arengó todo lo posible al escaso personal que tenían delante. Respecto a esto, seguro que no tuvieron la mejor experiencia de su carrera, ya que el ambiente fue bastante frío durante casi toda su actuación. Por ellos no faltó un correcto despliegue de potencia, y es que no se les puede reprochar en absoluto porque tocaron como si la vida les fuera en ello, algo que he de respetar tras observar a un público que permanecía callado e impasible. En lo que se refiere a su listado de temas, interpretaron de sus dos LP hasta la fecha (‘Slow Death‘ y ‘Hellbringer‘), tales como ‘Town Of No Return‘, ‘Wicked Seed‘, ‘World’s Cancer‘ o ‘150% Attitude‘. El sonido estuvo equilibrado excepto los agudos a las dos guitarras que no sonaron todo lo bien que pudieran. Aun con ello, su recital cumplió y entretuvo al respetable, que incluso se atrevió por fin con un pequeño wall of death hacia el final de su actuación. Cerraron su show con una cover de Iron Maiden, ‘Aces High‘, para dejar paso a Onslaught.

Exodia y Onslaught en la sala Rock City, Valencia
Exodia salieron con ganas de comerse el mundo, especialmente su vocalista, Amando (…) Por ellos no faltó un correcto despliegue de potencia (…) tocaron como si la vida les fuera en ello. Fotografía: San Sagaz

Los ingleses salían a las tablas con ganas de liarla ante un público que fue en aumento progresivamente desde que terminó Exodia, pero que finalmente no llegó a llenar ni la mitad del local. Su repertorio musical fue completo, tocando temas de todos sus álbumes hasta la fecha. Abrieron cañeros con su ‘Angels Of Death‘ y se marcaron un extenso setlist con otros temas como ‘Killing Peace‘, ‘Sound Of Violence‘, ‘Seeds Of Hate‘, ‘Metal Forces’ o ‘66 Fucking 6‘ con su thrash guarro y punkarra. No había escuchado ni la mitad de las piezas que ejecutaron, pero de las que sí que reconocí puedo decir que su directo mantuvo la esencia, la garra y la brutalidad de las versiones originales de estudio.

Sus guitarristas aunque estuvieron un poco parados, lo clavaron en lo musical, tanto el joven Iain como el veterano Nige Rockett (único miembro que ha permanecido en la banda desde que ha estado activa). Su bajista, Jeff, actuó más animado y compartió parte de su energía con los espectadores, a los que animaba encarecidamente para acercarse todo lo posible a los pies del escenario. Mención especial al batería, Michael Hourihan, que se marcó un verdadero recital y su doble bombo todavía me retumba en el cráneo, y también a su cantante, Sy Keeler, que micro en mano jugó con graves y agudos, algo que me sorprendió gratamente ya que me esperaba algo más de monotonía. Se mostró muy sólido y competente en su labor, aunque algo desanimado ante un público que en su gran mayoría no se conocía los temas. Pese a ello, completaron un bolo notable al que pusieron la puntilla final con su clásico ‘Power From Hell‘ seguido de ‘Thermo Nuclear Devastation of the Planet Earth‘. Su despedida fue algo fría, supondremos que fruto del escaso público y la poca descarga de adrenalina, en gran parte gracias a la ubicación del concierto en el calendario semanal.

Exodia y Onslaught en la sala Rock City, Valencia
Los guitarristas de Onslaught aunque estuvieron un poco parados, lo clavaron en lo musical, tanto el joven Iain como el veterano Nige Rockett. Fotografía: San Sagaz

El sonido de la velada en general tuvo potencia suficiente para transmitir la energía del thrash de ambas bandas pero sin excederse, lo cual agredecieron los oídos de los presentes. El juego de iluminación y los cañones de humo dieron el toque ambiental perfecto cuando era el turno de Onslaught. Un evento entretenido al que no se le pudo pedir mucho más. A partir de ahora, los británicos prosiguen con su gira por España y pronto acudirán a Sudamérica. Por parte de Exodia, la gira de su Hellbringer sigue en marcha.

Agradecimientos a San Sagaz por su colaboración con las fotos del concierto.

Etiquetas relacionadas

Lo más visto...