Lich King, Impalers, Sons Of The Beast y Maniac Forces en la Sala Paberse Matao, Valencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La sala Paberse Matao de Sedaví era el bastión del thrash en Valencia la noche del pasado 27 de noviembre. El evento reunía a cuatro potentes bandas del panorama: por una parte, los locales Maniac Forces con su thrash/black al estilo de la vieja escuela, crudo y directo. Por otro, los madrileños Sons Of The Beast (anteriormente conocidos como Beast a secas), junto a ellos, los daneses Impalers, y como cabeza de cartel, los americanos Lich King, que están de paso por nuestro país en su Europe Gone Dead Tour 2015.

La apertura de puertas era a las 21:00 y el concierto comenzó un par de minutos después de las 22:00 de la mano de los Maniac. En una formación power trío con Alan Beerkiller a la batería y voces, Adrià Vomiterror en el bajo y Alex en guitarra, los valencianos comenzaron con una intro instrumental para lanzarse de lleno con su repertorio propio. Este se conforma de cortes de las dos demos que han sacado hasta la fecha como ‘Angel Dissector‘ y ‘Vomit n’ Roll‘. Tocaron también un tema nuevo (‘La Causa Final‘, cantada en castellano) que tienen previsto incluir en el que será su primer y futuro LP. Aunque se mostraron competentes sobre las tablas, el guitarrista acusó serios problemas de sonido con su instrumento debido a la mala conexión del jack. Tras solo 20 minutos de bolo y nada más finalizar ‘Slaves of Torment‘, el propio guitarrista lanzaba la guitarra al suelo y se metía en los camerinos. La actuación de Maniac finalizaba de la manera más punkarra posible. Aún con la brevedad de su show, dejaron buenos detalles de calidad aunque no consiguieron caldear el ambiente, ya que la sala se encontraba casi vacía en ese momento.

Crónica Lich King, Impalers, Sons Of The Beast y Maniac Forces en Valencia
La actuación de Maniac finalizaba de la manera más punkarra posible. Aún con la brevedad de su show, dejaron buenos detalles de calidad. Fotografía: Víctor Arqués

Cuando llegó el turno de Sons Of The Beast ya había algo más de público, además de estar algo más entregado. Los madrileños, que llevan en activo desde 2010, venían a Valencia con ganas de dejar su huella. Y vaya si lo hicieron… Su sonido estuvo en condiciones, a destacar la enorme labor de su vocalista y su guitarra solista, que le dieron un nivel alucinante a su actuación sin restar mérito al resto de la formación. Hicieron sonar principalmente piezas de su LP ‘Infernal Hangover… Wrecked In Space‘ como ‘The Astrobastard‘, ‘Nukes For Food‘ e ‘Infernal Hangover‘, además de otros suyos propios de otros discos como ‘Thrash Metal Holocaust‘, de su segundo EP ‘Thrash Metal Propaganda‘. Los hijos de la bestia pusieron mucho más ánimo y énfasis en el respetable, que ya agitaba las cabezas al ritmo de su thrash y esto se agradeció. El culmen de su actuación fueron las dos covers finales que se marcaron y me llevaron a la primera fila para darlo todo: ‘Rotten To The Core‘ de Overkill y ‘Toxic Waltz‘, de Exodus, ejecutadas de una forma genial. El listón iba en aumento…

Pero eso no sirvió de excusa para que Impalers se achantaran, ni mucho menos. Los daneses lo dieron todo desde el primer minuto en un vórtice caótico que continuó la dinámica de los Sons Of The Beast. Los cuatro nórdicos realizaron un despliegue espectacular de sus medios y no se quedaron cortos. Todos ellos mostraron un nivel altísimo en sus respectivas tareas: la sección rítmica estuvo de lujo, con un batería muy dinámico y un bajista con mucho juego, tocando a dedo y con gran técnica y precisión. En las guitarras, un dúo magnífico que se combinó riffs y solos. Uno de ellos, el cantante, hizo gala de su voz áspera en casi toda la actuación e incluso se marcó un par de potentes guturales que le añadió color a su repertorio. Respecto al setlist, se basó en los tres álbumes que tienen hasta la fecha, uno de los cuales acabó en mi poder. Tuvieron sus ratitos de juerga (tocaron un segmento del ‘(Empty) Tankard‘ de los germanos e interactuaron con el público de coña en más de una ocasión) y los combinaron con su casi impoluta actuación. Casi porque como única pega podemos poner la dichosa conexión del jack del solista, que le dejó tirado a mitad en dos canciones. Nada grave.

Crónica Lich King, Impalers, Sons Of The Beast y Maniac Forces en Valencia
Impalers lo dieron todo desde el primer minuto en un vórtice caótico (…) Realizaron un despliegue espectacular de sus medios y no se quedaron cortos. Fotografía: Víctor Arqués

Con poco más de la mitad de la sala llena y las expectativas bien altas, tocaba la hora de los cabeza de cartel. Lich King comenzaban con la sexta marcha ya puesta, su nuevo cantante, Ryan Taylor, con la séptima, y es que no paró de menearse tanto con patadas de karateka, saltitos y demás carreras al backstage cuando tenía oportunidad. Sus dos guitarristas dieron el color con sus riffs pegadizos y machacones, mientras que el batería y el bajista quedaban un poco más en segundo plano desempeñando sin embargo su faena correctamente. Pese a esos detalles, el conjunto estuvo a la altura de lo esperado, con un show enfermizo donde se originaron diversos pogos y mosh pits, en el cual además subieron al escenario algunos miembros de Impalers para dar de beber cerveza a los propios Lich King mientras seguían tocando. Con toda la juerga encima, ejecutaron un extracto extraño de su cover del ‘Hot For Teacher‘ de Van Halen, e incluso finiquitaron la noche con su tema ‘Black Metal Sucks‘.

Una noche excelente en todos los ámbitos por parte de las bandas a excepción del pequeño incidente aislado con Maniac Forces. La asistencia fue mejor de la esperada en un comienzo, la calidad del sonido fue notable en toda la velada y abundó el buen rollo y saber hacer de los encargados y presentes.

Lo más visto...

También te puede interesar...