Sad Eyes ‘Ad Dicti On’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Tras unos primeros compases brutales, el disco comienza con el corte ‘Lunium‘, que si bien comienza con unas líneas melódicas muy progresivas de guitarras, rompe con una voz desgarrada muy propia de bandas como Brujería, Asesino o los mismísimos Napalm Death. Sobre todo la contraposición de growling con los gritos desgarrados más agudos hacen que se comience a saborear un grindcore muy expresivo. Los solos rapidísimos y una batería precisa completan un paisaje sonoro a veces próximo a unos Bloodbath más asentados en los blast beat. Hay que decir que la calidad del sonido y la mezcla permiten escuchar cada detalle con mucha fidelidad, si bien algunas veces la caja queda enmascarada con la voz, las guitarras llevan el tiempo y no dan lugar a descanso. Los riffs de ‘Voluptas‘ dejan paso a un tema más a medio tiempo, con unos solos dignos del mejor solo de los primeros álbumes de Carcass. Sad Eyes han tenido una progresión increíble desde los primeros trabajos, dejando a un lado las concesiones en materia de voces, mucho más claras y con mayor presencia en este trabajo.

Las letras son esquizoides y muy directas, sin miedo a las rimas ni al fraseo rápido al que nos tienen acostumbrados. Sobretodo ahondan en las personalidades mezquinas, en el odio que parecen ahogarnos detrás de cada desengaño, en relaciones personales deshechas, y en el dolor y en los sentimientos que desbordan nuestro intelecto y que nos hacen desear alimentarnos de nuestros miedos y comportarnos como simples animales.

Con ‘Cognitio‘ comienzan una andadura más melódica, cerca de bandas como The Crown, con una personalidad a la guitarra muy propia. Quizás destacaríamos de este tema los patrones cambiantes y los mexi blast de la batería muy trabajados. La melodía de la guitarra hacen de este tema uno de los más indicados para el headbanging, con unos solos más difusos con delays y atmosferas muy al estilo de estandartes de primera línea del death nórdico, dejando el grindcore para paisajes más cortos.

Con una guitarra solista muy presente, la inspiración thraser está presente en el comienzo de ‘Tangere‘, que se va transformando en brutal death para dejarnos pasajes que juegan con los cambios de rítmicas y tiempo, con un cambio entre voces que para nosotros es la seña que distingue este trabajo.

Con ‘Ipse‘ vuelven al death melódico, con unos solos de una ejecución perfecta, tappings incluidos, y con esas dobles voces de la casa. Se nota mucho que las voces se han ido incluyendo pensando en las respuestas, y que la composición se ha cuidado en detalle. La batería se hace presente con un doble bombo y unos timbales muy acertados, con patrones no muy complejos pero tremendamente resultones.

Con ‘Vincere‘ escapan al terreno de los traumas y la insatisfacción personal. La frase “Necesito más” deja claras las luchas internas en las letras y la idea general del disco, una adicción, una desolación interior que provoca pesadillas y no deja descansar a quien escucha este disco brutal. Lo más difícil que consiguen con ‘Vulnus‘ es mantener el interés en la rítmica, ya que se acelera y se desacelera con riffs y redobles, cambiando de compás a voluntad. El trabajo a la batería es increíble de nuevo, con una caja muy característica en el grind que hará las delicias de cualquier seguidor del género.

Los solos de ‘Somnus‘, trepidantes, enormemente melódicos pero muy rápidos a la vez. Es uno de los temas más instrumentales del álbum, con una progresión que vuelve a recordar a los tan vitoreados Bloodbath. ‘Enodo‘ vuelve con el grind en la onda de Brujería, con uno de los solos más rápidos e inspirados del disco, con una melodía increíble tocado a una velocidad casi sobrehumana.

Ad DIcti On‘ despide un disco coronándolo con trémolos y un aura experimental. La producción de las guitarras solistas quizá tapa un poco el resto del conjunto, pero los solos con wah-wah a mitad de tema están perfectamente elaborados. El death melódico y la expresividad de la guitarra ponen broche final al álbum, dejándonos con muy buen sabor de boca y con ganas de más.

LO MEJOR

  • No te deja descansar ni un minuto, así que es el disco perfecto para llevarte a trabajar o para ponerte con los colegas en el coche.
  • Los cambios entre unas voces y otras hacen del álbum una opción muy dinámica dentro del subgénero.
  • Los solos son de una factura impecable.
  • Las letras están a la altura todo el disco.

LO PEOR

  • El bajo está relegado en la mezcla, y se echa en falta algo más de dinámica en el mismo.
  • Las guitarras rítmicas son armonizadas igual en ambos lados del estéreo durante casi todo el álbum, dando la sensación a veces de necesitar un complemento armónico octavas arriba o incluso abajo con un bajo demasiado apagado.
  • La batería carece de dinámica en el rango grave, algo que si bien es característico del genero le habría dado aún más potencia al álbum.

Más sobre

Lo más visto...