Evil Impulse ‘Who’s Gonna Kill Who?’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

No todo el buen thrash manchego son Angelus Apatrida, ni mucho menos, y una de las grandes pruebas de ello es Evil Impulse. Esta formación oriunda de Ciudad Real lleva en activo desde 2012, y hasta ahora cuenta con un EP (‘Flames From The Ground‘, 2013) y un LP que salió en septiembre del año pasado con el título de ‘Who’s Gonna Kill Who?‘, al cual le vamos a dar cera en esta reseña.

Algunos de sus datos técnicos: fue grabado en los Vinilo Records de Ciudad Real en 2014 con colaboraciones de Roberto Cappa (Deliryüm, Dark Moor) y Jed Simon (Strapping Young Lad, Devin Townsend y Tenet, entre otros). Fue editado y destribuido en marzo de 2015 y salió a la luz medio año después únicamente en formato digital.

Vamos al ajo:

El primer tema, con el mismo nombre del disco, abre calmadito. Una calma que apenas dura 40 segundos hasta que un pisotón groovero nos saca la paz por las orejas. Los riffs evolucionan progresivamente con una batería contundente, dando un poquito de tregua en el ecuador, donde tanto el instrumental se torna más rítmico y la voz de Toño deja un poco los guturales. Este puente abre para un solo de guitarra que va de menos a más. El primer corte tiene elementos básicos esenciales para pensar que el resto del disco va a ir mejorando.

Lobotomizer” arranca con la batería aporreando que da gusto, con un doble bombo endiablado. Enseguida los riffs nos llueven del cielo, cuya combinación con la percusión da ese acento groove a la composición. En el estribillo de nuevo la voz se torna más limpia y “apreciable”: esa diferencia respecto al gutural le sienta muy bien, haciendo más llevadera la escucha. Tras la repetición de este trozo, el solista se marca su correspondiente solo mientras que el guitarra rítmica le acompaña genial junto a la batería que da mucho juego para dislocar los cuellos de los oyentes.

Con un riff genial entrando lentamente en fade in llega “Fragments”. El conjunto es compacto y muestra ese ritmo tan característico del groove metal, aunque le falta algún punto extra que le haga destacar más allá de lo mostrado hasta ahora. Este tema en sí es corto y finiquita en menos de tres minutos.

Para entonces llega “No Mercy”, que entra un poco más pesado y sincopado, otorgando un poquito de esa variedad necesaria para romper la monotonía. De nuevo gran trabajo de los riffs en combinación con la batería, que sin grandes florituras se trabajan los pasajes mano a mano con un resultado óptimo (tan óptimo como varias vértebras cervicales fuera de su sitio).

Evilized” es todo lo contrario, entra raudo y furioso al estilo death/thrash aunque baja pronto de revoluciones para pasar de nuevo al groove. A destacar en esta pieza por encima de todo el juego de guitarras en el estribillo, que rompe con el clásico riff machacón y rítmico. En el puente este riff vuelve a ser el del principio, veloz y endiablado: la rítmica lo mantiene y el solista deja un par de detalles muy interesantes. Se intercala de nuevo con los riffs grooveros hacia el final del corte, creando una gran combinación.

With The Knives… Between The Teeth” se torna más oscuro y pesado con una intro de bajo sucedida por un instrumental simple pero acompañado de forma genial con los guturales. Los riffs posteriores, alguno con destellos de black metal, desembocan en otros de nuevo más grooveros. El repertorio y el juego que le dan a estos aporta frescura al material.

It’s Time To Revolution” juega las mismas bazas que las anteriores composiciones, aunque con estribillo más definido y pausado y un solo más extendido donde no prima tanto el shred sino el ambiente que crea.

Toca el turno de “War (Divine Punishment)”. Aquí la fórmula riffera al estilo black vuelve a cobrar protagonismo con un pasaje instrumental a modo de interludio dominado por las guitarras (acompañado fielmente por la sección rítmica trabajando sin descanso).

Devil Redneck” es otro tornado blast beats bien conjugados con guitarras y bajo. La voz de Toño pasa por registros variados: guturales más graves y crudos, otros más agudos y afilados y finalmente, voz lírica rasgada. El puente a mitad de tema rompe devastador desde el minuto 2 con una brutal combinación riffera aderezada con el bajista y batería marcando bien. Poco más adelante, nuevo solo de guitarra, estribillo y final.

El penúltimo corte es el primero que escuché de los ciudadrealeños a través de su videoclip. “Ancient Paradox” arranca desde el primer segundo sin piedad: no va a tope de revoluciones, ni falta que le hace. Hacia el minuto y medio llega el segmento más calmado de todo el LP, un pasaje que recuerda a los primeros segundos del álbum, con un aura tibia y triste. Enseguida esta se destroza con otro pisotón, un solazo de guitarra y el cerebro por los aires.

Regulator of Waves” pone el punto y final al disco. La canción toma un cariz negruzco gracias a los riffs sombríos y la voz, cuyos tonos líricos predominan en intensidad y le dan a los estribillos un carácter melancólico y enérgico a la par. A través del solo final llega de nuevo el estribillo, que acaba resultando muy pegadizo…

Notable debut de Evil Impulse, con un LP cargadito de un buena dosis de groove con pequeños tintes de thrash, death y black en algunos temas. Potencia, carácter y buen hacer, tres bases que cimentan un álbum contundente y compacto.


LO MEJOR

  • Las brutales combinaciones riffs/percusión
  • La variedad de registros vocales y el juego que se le da en los diversos fragmentos de los temas
  • Todas las canciones tienen algún punto a destacar, y la influencia del metal extremo en general en la composición le da un toque crudo y potente con personalidad

LO PEOR

  • Quizá la innovación en los patrones compositivos le hubiera venido bien al disco. Las canciones repiten estructura a lo largo de los once cortes, siendo la única baza que puede generar monotonía

Más sobre

Lo más visto...