Sunburst 'Fragments of Creation'
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

LLega a mis altavoces un excelente debut de una banda griega liderada por Vasilis Georgiou y Gus Drax, que también demuestran su talento en otro grupo muy similar y reciente, Black Fate. Para esta ocasión se acompañan de Kostas Milonas (Blacklegs, N.U.R.V, G.K Group) a la batería y Nick Grey (End of Innocense, Jailcat) al bajo. Completan la producción con los siguientes músicos invitados: John K. arreglos de orquesta en ‘Remedy Of My Heart’; Bob Katsionis (Firewind, Outloud, Serious Black), teclados en todos los temas excepto en ‘Reincarnation’ y ‘Remedy Of My Heart’; y Mina Giannopoulou, coros en ‘Remedy Of My Heart’, coros en ‘Break The Core’ y ‘Remedy Of My Heart’.

Se confiesan inspirados por Dream Theater, Nevermore, Conception y Symphony X. Yo añadiría también a Vanden Plas o Fates Warning, bandas que han teloneado y de las que me parece evidente su influencia en ellos. También he de decir que el timbre vocal de Vasilis es uno de los más estandarizados que he oído, no obstante maravilloso. Pero resulta inevitable que te venga a la mente otros cantantes como Kiske, Andre Matos o Roy Khan.

A primera escucha, me parece una propuesta más metalera y mejor producida que Black Fate gracias a la notable labor de mezcla y masterización de Panagiotis Katsaounis. Además se les nota absolutamente sumidos en el perfeccionismo, y ajustados a raja tabla a un estilo que lleva años funcionando a través de otros cientos de grupos; El Power Metal con algunos arreglos más elaborados, y así poder venderlo como “Metal progresivo”, aunque como suele ser habitual con este tipo de bandas, no encuentro el “prog” por ninguna parte por mucho que busque.

Una portada muy bien elaborada por el propio Vasilis, ilustra estas diez canciones compuestas con detallismo consiguiendo transmitir mucha potencia con las cuatro primeras, incluido su single ‘Dementia‘ o ‘Reincarnation‘ con unas guitarras rítmicas más agresivas y rápidas, o más adelante ‘End of the game‘. O mucha elegancia y emotividad como en ‘Lullaby‘ o ‘Forevermore‘ (mis dos temas favoritos además de ‘Dementia’). Por otra parte, ‘Beyond The Darkest Sun‘ es una magnífica canción instrumental de metal neo-clásico a lo Malmsteen, dónde Gus Drax deja patente su técnica y buen gusto en cada rítmica y en cada solo. ‘Break the Core‘ contiene la esencia dramática y siniestra que discurre a lo largo de buena parte de este trabajo, incluyendo voces guturales. Cierran este trabajo con ‘Remedy Of My Heart‘, una suite de más de doce minutos, que no por ello sinfónica ni progresiva (perdón por la insistencia) pero que te consigue meter en situación desde el inicio de esa lograda intro de orquesta y coral propios de una banda sonora.

Lo mejor: La producción en general, el talento interpretativo de Vasilis y Gus.
Lo peor: Exceso de perfeccionismo (batería deshumanizada) y se espera que afiancen su propia identidad.


Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp