La Estadea Logo

Millencolin y Templeton Pek en Vitoria-Gasteiz

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Después de 7 años sin publicar trabajos de estudio, los Suecos Millencolin giran por todo el mundo para presentar su nuevo CD ‘True Brew‘. Desde el 2005 que les vi por primera vez, en la mítica sala Jam de Bergara, las cosas no han cambiado mucho dentro de Millencolin. Como suele ser habitual en sus giras Europeas, se llevaron bajo el brazo a Templeton Pek, banda de punk-rock de Birmingham.

A las 20:30 puntual, la Jimmy Jazz abría sus puertas, la cola no era muy larga lo que preveía que la cantidad de público no iba a ser muy grande. La sala se lleno muy rápido, el frío que hacia en Gasteiz no invitaba a estar fuera charlando y tomando unas cervezas.

A las 21:15 se apagaron las luces y comenzó a sonar una intro atronadora, con sirenas de policía y sonidos grabes, para dar la bienvenida a Templeton pek. El trío Británico comenzo el concierto a una velocidad de vértigo, tocando 3 canciones de su penúltimo CD ‘Signs‘. La sala disfrutó mucho de esos primeros 3 temas, dejándonos a todos con la boca abierta. Neal Mitchell, frontman de la banda, dio un clase magistral de canto, con unos agudos muy bien ejecutados.

Después de un pequeño parón y un trago de agua, Kev Green (guitarra) comenzaba con la intro de ‘One More Enemy‘, quinto tema de su nuevo álbum ‘New Horizon‘, del cual dejaron varios cortes. Bajaron el ritmo loco del concierto con ‘Clarity‘, un gran tema de su primer EP ‘Slow Down For Nothing‘. Tras una corta despedida, y pedir perdón por su ingles Británico, finalizaban tocando ‘Damage Control‘, temazo de su ultimo CD. Abandonaron el escenario ovacionados y entre aplausos de todo el recinto.

Millencolin y Templeton Pek en Vitoria-Gasteiz
Aparecieron en el escenario los 4 componentes de Millencolin y comenzaron a sonar los inconfundibles acordes de ‘Egoncentric Man’. Fotografía: Aitor ‘Casco’

Media hora de cambio de backline, los nervios flotaban en el ambiente. Tras su anterior visita hace años en la sala Santana 27 de Bilbao, la gente estaba esperando a las leyendas del skate-punk como agua de mayo. De repente se apagaron las luces, bajó la música y se iluminó el enorme fondo de escenario mientras comenzaba una intro. Aparecieron en el escenario los 4 componentes de Millencolin y comenzaron a sonar los inconfundibles acordes de ‘Egoncentric Man‘ primer tema de su nuevo CD ‘True Brew‘. Empalmaron el final de esta primera canción con uno de sus canciones mas conocidas, ‘Penguins & Polarbears‘. Prosiguieron con un temazo del ‘For Mokeys‘, y con unos de sus principales himnos ‘Fox‘. La sala y el grupo comenzaban a calentar motores, y ya se podían ver y sentir por las primeras filas los primeros pogos de la noche. Durante todo el concierto alternaron temas de su ultimo trabajo con otros de sus primeros álbumes, dando un repaso memorable de canciones míticas de toda su carrera, y dejando de lado por completo ‘Machine 15‘.

Una hora después del comienzo del concierto abandonaban el escenario uno a uno mientras tocaban ‘Mr. Clean‘. Se apagaron las luces, pero el espectáculo no había terminado. Mientras que el público coreaba Millencolin, comenzó a sonar los acordes de ‘Black Eye‘ y volvían a salir. Culminaron el concierto con ‘No Cigar‘, y por petición de Erik se formó un gran pogo en toda la sala. Todos los asistentes recordamos las frías tardes de invierno jugando al Tony Hawk 2. Mientras encendían las luces de la sala – y con Blink 182 de fondo – los suecos se despedían, con cara de satisfacción, regalando decenas de púas y un par de baquetas a los jóvenes de primera fila.

Una noche perfecta la que vivimos los asistentes a la Jimmy Jazz. Templeton Pek, garra y ganas de arrasar, Millencolin, años de experiencia y miles de conciertos a sus espaldas, ¿qué mas se puede pedir?. Por poner dos pegas a la gran velada ofrecida, los técnicos de luces se cebaron un poco con los focos rojos en los dos conciertos, y Millencolin no tocaron ‘The Ballad‘. Salí de la sala con una sonrisa de oreja a oreja, me puse la visera hacia atrás, cogí mi skate y marché para casa, que el viernes había que madrugar.

Etiquetas relacionadas

También te puede interesar...