Universal Mind Project 'The Jaguar Priest'
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El 29 de abril saldrá a la venta este impresionante debut de un más que ambicioso proyecto de power metal progresivo. Sus tres años de arduo trabajo de composición y producción dan a este álbum una categoría de altísimo nivel. Amén de unas colaboraciones de gran renombre: Nils K. Rue (Pagan’s Mind) voces en ‘Bargain of Lost Souls‘, Mark Jansen (Epica, Mayan) guturales en ‘Anthem For Freedom‘, ‘Truth‘ y ‘Dreamstate‘, Charlie Dominici (ex-Dream Theater) voces en ‘The Jaguar Priest‘, Diego Valdez (Helker) voces en ‘Awakened By The Light‘ y ‘Seven‘, Alessandro Bissa (Vision Divine) batería en ‘Dreamstate‘, ‘Anthem For Freedom‘, ‘Awakened By The Light‘, ‘Bargain Of Lost Souls‘ y ‘Truth‘, Mike LePond (Symphony X) bajo en ‘Truth‘ y ‘The Force Of Our Creation‘, Emanuele Casali (DGM) teclados en todos los temas, Johan Reinholz (Andromeda) solo de guitarra en ‘The Force Of Our Creation‘.

The Jaguar Priest‘ es un trabajo que necesita unas cuantas escuchas para sacarle todo el jugo por la cantidad de detalles y variedad de matices. Este proyecto su tuvo origen en el año 2012, en manos de su compositor y guitarrista Michael Alexander, quien puso al frente de las voces a un excepcional dueto; Henrik Båth (Waken Eyes, de quienes hicimos reseña recientemente y Darkwater) y la griega Elina Laivera, que a pesar de su juventud está demostrando que además de poseer una magnífica voz es capaz de contribuir en composición en un proyecto tan complejo como este. Alex Landenburg (batería en Luca Turilli’s Rhapsody) completa la formación. Las mezclas corrieron a cargo nada menos que de Simone Mularoni (DGM).

Anthem For Freedom‘ abre el álbum con este dueto tan acertado de voces melódicas. Instrumentalmente el tema tiene una base contundente, pero de sonido limpio, con unas guitarras distorsionadas en segundo plano, dejando que los teclados de Emanuele Casali se hagan protagonistas como ocurrirá en gran parte de las canciones. ‘Truth‘ tiene un estilo que mezcla power metal, voces guturales y metal melódico. Ese doble bombo incesante inhibe el perfil progresivo que abordan en otros temas como ‘The Bargain Of Lost Souls‘, interpretada entre guturales y la potente voz de Nils K. Rue. En este agresivo medio tiempo destacan más las guitarras rítmicas. ‘Dreamstate‘ presenta la faceta más agresiva de metal progresivo, aunque intercalando un estribillo suave y un tempo moderado y arreglos de cuerda en la parte instrumental.

Tengo sensaciones enfrentadas con ‘Awakened By The Light (Universal Mind)‘, ya que me parece uno de los mejores temas del disco, con esa fantástica voz del argentino Diego Valdez (recomendado para seguidores de Jorn Lande o similar), una melodía atrapante y un estribillo que remata a dúo con Elina y que pone los pelos de punta, pero… aquí es dónde el italiano Alessandro Bissa acaba con mi paciencia, abusando una vez más de forma exagerada e innecesaria del doble bombo y de sus redobles mecánicos (tal vez demasiado cuantificados?). ‘A World That Burns‘ es una preciosa balada de piano, voz y cuerda, más propia de cantantes comerciales. En ‘Seven‘ tenemos nuevamente a Diego Valdez derrochando talento, esta vez algo más melódico, pero sin escatimar potencia en un tema que rompe el ritmo entre el metal prog y el power y un estribillo de hard rock melódico con Emanuele dando su toque de identidad. En ‘The Jaguar Priest‘ aporta su peculiar voz el conocido Charlie Dominici, con un tema que a pesar de dar título al álbum y dotar de ese pretendido aire prog metalero (solo conseguido gracias a Emanuele Casali), en mi opinión no está entre los mejores. Con ‘The Force Of Our Creation‘ la cosa cambia a mejor. Una intro muy progresiva seguida de ese delicado dúo que precede un tema lleno de energía en varios pasajes llenos de emoción. Buen solo de guitarra de Johan Reinholz. Cierra este trabajo ‘Xibalba‘, que guarda la esencia de las bandas de power épico con corales, strings y ritmos propios del género.

En este caso me ha resultado difícil de asimilar la mezcla de power con progresivo, ya que solo en algunas canciones consiguen conjugar ambas corrientes. Da la sensación (sobre todo en las primeras escuchas) de que en algunos temas son power y en otros metal progresivo. Un trabajo heterogéneo en estilos pero sin cuajar. Un Mike Lepond que cumple pero que no destaca (si no lo pusiera en los créditos ni me hubiese dado cuenta que era él). Pero sin embargo, un álbum con mucha pegada y de buen nivel que vale la pena escuchar solo sea por disfrutar de ese dúo entre Elina y Henrik.

Lo mejor

  • La producción, las voces y Emanuele Casali

Lo peor

  • Alessandro Bissa y Charlie Dominici

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp