La Estadea Logo

Amon Amarth ‘Jomsviking’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Por fin podemos decir que podemos disfrutar de otro trabajo que no tiene un solo pero, y que desprende significado, fuerza y majestuosidad a partes iguales. Y como no, los responsables han vuelto a ser Amon Amarth. Con el trasfondo de la historia de los Jomsviking, algo así como una especie de ‘cruzados’ al estilo vikingo, con sus propias reglas, y con una visión más cruda y mercenaria, Amon Amarth han desarrollado un disco conceptual como pocos saben hacerlo. Es el primer álbum en el que se atreven a hablar del desamor, la venganza y la muerte, todo junto y servido en 11 porciones llenas de muy buena música.

First Kill‘ comienza con ese sonido de guitarras épico que antecede a los grandes temas. Las guitarras tienen ese toque Iron Maiden clásico, dobladas y grandilocuentes. Las voces de Johan Hegg tienen más significado que nunca, y desgranan la sangrienta historia del vikingo del que habla prácticamente todo el álbum, y que sirve de eje para todas las letras. ‘Wanderer‘ tiene un sonido cercano a las grandes canciones épicas, con una melodía muy familiar que nos recuerda que esta banda es capaz de sacar grandes canciones de ideas melódicas simples y casi pop, aderezadas de un grandioso death melódico. ‘On a Sea of Blood‘ es algo más rápido, con ese sonido característico de la batería y con un doble bombo omnipresente, las guitarras dobladas en armonías diferentes, y las voces graves y desgarradoras. Los arpegios y solos son algo que prepondera en todos los temas, pero que en este álbum se ha convertido en un arte que dominan a la perfección. El estribillo y el puente del corte es de lo mejorcito del disco, con un toque powermetalero muy resultón.

One Against All‘ nos lleva a los terrenos más death y oscuros. Los riffs son criminales, y la batería no deja respiro. Una canción dinámica, y con unas estrofas que parecen narrar en primera persona el tortuoso camino del vikingo con esa forma de alternar las rítmicas puras y las melodías y los estribillos épicos. El tema es quizás algo repetitivo, pero merece la pena por lo pegadizo del estribillo. En ‘Raise Your Horns‘ le dan rienda suelta a su lado más thrasher, con un toque distinto en las voces, llegando casi al grind. Otro estribillo para guardar bajo llave y disfrutar una vez tras otra. Esta es una de las bandas que sabes que te va a entregar melodías pegadizas nada ñoñas y cargadas del mejor folklore nórdico. Los coros de los guitarristas Olavi Mikkonen y Johan Söderberg tienen ese toque que tanto hace reconocer el sonido de la formación a lo largo de sus últimos trabajos.

The Way of Vikings‘ comienza con unos cuernos y sección de viento dando paso a una sesión de riffs rápidos y cambios de clave que permiten que las voces sigan narrando la historia del vikingo enamorado y con sed de venganza. Uno de los mejores temas del álbum de nuevo, con 3 estribillos para elegir, con unas guitarras muy claras y unos solos definidos clásicos y épicos al mismo tiempo. Los solos doblados hacen presencia y completan la foto de esta banda en plena forma. ‘At Dawn’s First Light‘ pasa sin apenas darnos cuenta, y deja una serie de riffs rápidos y enrevesados, haciendo otra demostración de como hacer un tema con técnica pero sin dejar de perder el gancho a lo largo del mismo. Es sin duda de los temas más clásicos y que parecen destinados al directo. ‘One Thousand Burning Arrows‘ es un tema que se desarrolla lento y lleno de simbolismo y melodía. Los cuernos suenan a lo largo del mismo, y comienza a tener algo más de fuerza a medida que crece y las guitarras dejan de nuevo el terreno allanado a la voz brutal que se abre camino en los tonos graves y casi roncos de Johan, y el puente del tema es toda una delicia sónica

Vengeance Is My Name‘ es un tema algo diferente, como sacado de otro álbum, con ese estilo menos lento, y con un estribillo marca de la casa que se hará con los fans más antiguos de la banda, que en esta ocasión se deja lelvar por su fórmula de éxito. El bajo está más presente esta vez. ‘A Dream That Cannot Be‘ tiene a Doro Pesch como colaboradora eventual, mucha caña mezclada con una irreconocible Doro cargada de efectos y algo de feeling añadido por la temática épica, así que el idilio que representan parece no tener buen final. ‘Back on Northern Shores‘ cierra el álbum con todas las cartas que les quedaban bajo la manga, unos arpegios excelentes, toques muy progresivos, un tema largo e intrincado con unas melodías algo más complejas de lo habitual y unos solos que dan de sí casi todo el tema.

Lo mejor

  • Han mejorado mucho en este trabajo.
  • La apuesta conceptual les ha dado un valor añadido.
  • La mezcla de casi todo el trabajo roza la perfección.
  • Las guitarras suenan heavys pero no pierden nada de la fuerza death.
  • Las voces y las letras son excelentes.

Lo peor

  • Abusan un poco de parafrasearse a si mismos.
  • La formula de los estribillso quizás los haga encerrarse en su estilo teniendo tanto talento como tienen.
  • El tema con Doro no parece encajar mucho.

Etiquetas relacionadas