Crónica y fotos del 'Madness in the Veins II - Día 1'

Crónica y fotos del ‘Madness in the Veins II – Día 1’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Se había despertado un lunes bastante gris, y el viento y la lluvia me acompañaron durante todo el día hasta que llegué a Riviera para disfrutar del primer día del Madness in the Veins II.

La historia de este festival es cuanto menos interesante. Nace en octubre del año pasado en Barcelona, cuando las giras de Annihilator y Leprous coincidieron en fecha en la Ciudad Condal. Entonces, Madness Live, para evitar el solapamiento y la inevitable pérdida de público, decidió fusionar ambos eventos en un pequeño festival que bautizarían como Madness in the Veins Day.

Y ahora le tocaba a la capital, arrancaba la segunda edición del Madness in the Veins, lo hacía en Madrid y lo hacía con un cartel de lujo: Serenity y Battle Beast nada menos, abrían para unos Powerwolf más potentes que nunca presentando su último disco ‘Blessed & Possessed‘.

Crónica y fotos del 'Madness in the Veins II - Día 1'
Serenity encadenaron su música con agradecimientos al respetable hasta llegar al ‘Spirit in the Flesh’ de su último LP, dejando una sala más completa que la que tomaron al asalto. Fotografía: F.R. García

Y así fue. Serenity, que llegaban con su disco ‘Codex Atlanticus‘ recién salido del horno, saltaron a la palestra con el segundo corte del mismo ‘Follow Me‘, el cual fue bien acogido por una Riviera a medio gas, y con un público de primera fila bastante entregado a una banda que también había arrancado a medio gas, pero que fueron ganando según se sucedieron los temas, muy pocos, cinco en total. Encadenaron su música con agradecimientos al respetable, hasta llegar al ‘Spirit in the Flesh‘ también de su último LP y con el que cerraron su actuación, dejando una sala más completa que la que tomaron al asalto, y a un público más que preparado para la entrada de Battle Beast.

Estos, que tras cosechar un gran éxito con una Sala Arena a rebosar en noviembre del año pasado, volvían a probar suerte en Madrid, y es que con la potencia que tiene esta banda son una apuesta casi segura para cualquier promotor que se precie, ya sea como cabezas de cartel o teloneando a unos enormes Powerwolf que no se dejaron intimidar, ni por la banda ni por la enorme presencia en el escenario de Noora Louhimo.

La formación finlandesa saltaba a las tablas con ‘Let it Roar‘, corte que arrancó con la batería en solitario, pero no tardaron en sumársele el resto de músicos. La sala ya despuntaba dos tercios de su ocupación, que fueron más que suficientes para que se viviese un gran ambiente durante los nueve temas que dejaron los chicos de Noora Louhimo sobre el escenario.

Crónica y fotos del 'Madness in the Veins II - Día 1'
Salvada la ‘balada’ de Battle Beast, un grito desgarrador daba la entrada de ‘Fight, Kill, Die’, y con ella la temperatura seguía subiendo en Riviera. Fotografía: F.R. García

Battle Beast también venían con ganas de caña, y es que su directo es tan arrollador que no deja a nadie indiferente. A ‘Let it Roar‘ le siguieron ‘I Want the World… And Everythind in In‘ y ‘Out the Streets‘ hasta llegar a la bailonga ‘Touch in the Night’, un tema con el que poder lucir esa estupenda keytar de Janne Mjörkroth y poder dar rienda suelta a las voces más suaves de Noora.

Salvada la ‘balada’, un grito desgarrador daba la entrada de ‘Fight, Kill, Die‘, y con ella la temperatura seguía subiendo en Riviera. Tras esta llegó el turno de dar los agradecimientos de rigor a los que habían acudido fielmente a su cita, siguieron con ‘Black Ninja‘ y ‘Iron Hand‘.

Y llegaba el final, Battle Beast con una sala más que ganada daba el toque de gloria a su actuación concatenando dos temas que son una auténtica locura en directo: ‘Enter the Metal World‘ y ‘Out of Control‘ serían los elegidos para dejar las puertas del infierno totalmente abiertas para que Powerwolf tomase el recinto.

Y así lo hicieron. Mientras sonaba el ‘Lupus Daemonis‘, la sala vibraba son una ansiedad que explotó en cuanto saltaron los alemanes a la palestra. Powerwolf venían presentando su último trabajo ‘Blessed & Possessed‘, editado en julio de 2015 y como no podía ser de otra forma, abrieron con el tema homónimo del LP. Sin embargo, no cayeron en el error de despachar el disco sin más, sino que con los 17 cortes que se tocaron pudieron dar un más que decente repaso a sus 13 años de carrera.

Crónica y fotos del 'Madness in the Veins II - Día 1'
Mientras sonaba el ‘Lupus Daemonis’, la sala vibraba son una ansiedad que explotó en cuanto saltaron Powerwolf a la palestra. F.R. García

Mientras sonaban ‘Coleus Sanctus‘ y ‘Amen & Attack‘ no pude darme cuenta de todos los detalles, dado que mi labor se centraba más bien en el interior del foso, así que no fue hasta el cuarto tema ‘Sacred & Wild‘, cuando pude apreciar su espectáculo en todo su esplendor. Un escenario sobrio pero bien cuidado, con fondos que imitaban vidrieras y sendos aves fénix como soportes para los teclados, pero también me percaté de un detalle que no me gustó tanto: no había un bajista: el bajo sonaba, pero no había un bajo en el escenario, un detalle que no mermó en absoluto el show, pero que no me gustó.

Músicos a parte, tras ‘Sacred & Wild‘ le tocó el turno ‘Army of the Night‘, otro temazo de su último disco que iría seguido por ese tema cuyo título hace honor a ese momento mañanero en el que alguno nos hemos levantado algo rígidos, hablo, por supuesto de ‘Resurrection by Erection‘, al que le siguió nuevamente el ‘Blessed & Possessed‘ representado en este caso por uno de los temas más ‘fiesteros’ de la banda: ‘Armata Strigoi‘ que arrancó algunos bailoteos del respetable.

Tras este, Falk Maria (teclista), que junto con su compañero Attila Dorn se había dedicado a aprovechar los tiempos sin teclas en los temas para patearse el escenario animando a un público ya de por si entregado, abandonó un segundo el escenario, para volver enarbolando la enorme bandera de la banda, gesto con el que se dio salida al ‘Dead Until Dark‘. Mención de honor a las cuerdas, que no se pararon durante más de 15 segundos a lo largo de todo el concierto.

Después llegarían ‘Let There Be Night‘ y ‘Werewolves of Armenia‘, no sin una parada entre ambas para interactuar con el público, el teclado y la voz se dividieron a la sala para enfrentar a las dos facciones creadas en un duelo de ovaciones. ‘Saturday Satan‘ e ‘In the Name of God‘ fueron seguidas por ‘We Drink Your Blood‘ y ‘Lupus Dei‘, tras la cual los músicos abandonaron el escenario.

Con este parón se encendieron líneas de fuego en el escenario y saltaron los músicos a la palestra para ofrecer el bis, que consistió en tres temas: ‘Sanctified With Dynamite‘, ‘Kreuzfeuer‘ y ‘All We Need is Blood‘, antes del cual, se deshicieron en agradecimientos para con el respetable, especialmente, por el hecho de estar siempre al pie del cañón, como demostraron acercándose un lunes especialmente lluvioso a La Riviera para compartir una tarde con ellos.

Crónica y fotos del 'Madness in the Veins II - Día 1'
Powerwolf montaron un escenario sobrio pero bien cuidado, con fondos que imitaban vidrieras y sendos aves fénix como soportes para los teclados. Fotografía: F.R. García

PUBLICIDAD

También te puede interesar...

Comentarios