Deftones 'Gore', crítica y portada
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Es el momento de valorar uno de los trabajos más complicados de analizar que hemos tenido en bastante tiempo, ya que se trata de una banda como Deftones y de un álbum tan complejo y prismático como ‘Gore‘.

La portada lo dice todo, una antítesis o yuxtaposición en forma de flamencos rosas, pura metáfora de lo que nos va dejando cada tema del disco al reproducirse una y otra vez. Para seros sinceros, lo hemos tenido que reproducir de forma obsesiva hasta que hemos comprendido podido digerir este disco tan ecléctico, ambivalente y cambiante.

Prayers/Triangles‘ se nos descubrió hace unas semanas como un tema amable, relativamente comercial, y orientado al consumo masivo para no defraudar a los fans de su sonido más suave. Nos ha recordado a la época del ‘White Pony‘ (2000), pero con un toque más suave y experimental en las guitarras y la producción. Es un tema redondo que nos trae algunos recuerdos de épocas pasadas, y que en su intermedio y en el final tiene un punto álgido que arrasa con los chillidos de Chino, una canción que sin tratarse en absoluto de un himno, es sin duda uno de los ‘caramelos’ o temas más dulces del álbum. ‘Acid Hologram‘ es muy lenta en su desarrollo y ciertamente experimental, ya que coquetea con ese sonido que recuerda a Weezer por un lado, y con ese toque oscuro que tenían los últimos cortes de su ‘Around the Fur‘ (1997). Los pequeños puentes con voz distorsionada y octavada son una nota de experimentación que no les habíamos visto nunca y que se agradece. La parte final es un paso más en ese compromiso con el eclecticismo y la vanguardia a mitad camino entre el doom y el pop.

Doomed User‘ comienza con un poco de djent, y aderezada por gritos con un tono adolescente y unos riffs posteriores, que derivan en un sonido con reminiscencias a su primer trabajo ‘Adrenaline‘ (1995). Ese paso por todos los momentos sónicos de su trabajo es lo que hace que nos cojan siempre fuera de juego. Los toques de drum&bass de Abe Cunningham y Sergio Vega a medio tema dan paso de nuevo a la melodía, y a esos toques quizás demasiado metidos en los tempos lentos.

Con ‘Geometric Headdress‘ conseguimos una dosis de lo-fi y experimentación en la producción, que con una progresión melódica bastante sobresaliente, tiene uno de los puntos más experimentales de todo el álbum. Los samplers están presentes, y el estribillo es de los más melancólicos entre unos temas algo más cortos y repetitivos que en sus últimos trabajos. Los chillidos finales se ahogan en las guitarras futuristas de ‘Hearts/Wires‘, que con un ambiente experimental y progresivo nos atrapa desde el primer acorte. Este punto experimental nos sigue pareciendo desde el primer día algo que han necesitado mucho tiempo. El tema continua con una frase tímida ‘Nadie puede salvarme ahora’, pesimismo y fragilidad a partes iguales en un tema más ligero que el resto, pero con un sonido algo más pobre en la producción que parece haber enlatado la voz de Chino Moreno.

Pittura Infamante‘ parece un tema de pop-rock de cualquier banda noventera, pero a medida que avanza vemos que la experimentación da paso a una especie de psicodelia en la linea de bandas como Smashing Pumpkins o incluso Devo.

Xenon‘ es otra rara avis en el conjunto, con unas guitarras algo más experimentales y más orientadas a decorar y embellecer que a dar contundencia. Los delays en la voz son himnóticos, y el estribillo algo carente de fuerza. La producción le ha restado algo de pegada al disco en general, aunque le ha aportado naturalidad. A veces es casi como escuchar un ensayo de Deftones, con ese sonido algo pre-producido.

(L)MIRL‘ comienza con un trabajo de experimentación sobre riffs algo inconexos de guitarra y batería, y un tempo demasiado pesado y lento incluso para ellos. Un tema melancólico y triste, casi ensoñado, que levantará alguna reacción a mitad del mismo con esa semejanza a temas como ‘Rivière‘ de su ‘Saturday Night Wrist‘ (2006), pero con toques de doom y gritos al más puro estilo Chino.

Gore‘ da título al disco con un sonido soportado por samplers y unas guitarras en segundo plano que dan paso al estallido djent, nuevos gritos y una mezcla de pop y metal nuevamente cogida con pinzas, que resultará en un tema perfecto para directo pero que nos hace perdernos un poco. Uno de los momentos más brillantes es el final doom con algo de Sunno))) que se han marcado y que nos deja algo estupefactos. Entre tanta experimentación, ‘Phantom Bride‘ es un corte light y que parece sacado de un disco de Depeche Mode hasta que el estribillo saca toda la autocompasión que les quedaba. En ocasiones parece otra banda sonando, y creemos que pese a que líricamente es de los momentos más inspirados, era un tema para poner antes en el disco, ya que suena muy Gore.

Rubicon‘ despide el disco con guitarras casi adolescentes y algo punk, y cuenta con la nota de tener uno de los estribillos más optimistas y dedicados a los fans de la banda y a la adrenalina de los conciertos. El final del tema vuelve al camino algo más progresivo y tribal, algo tarde quizás.

Lo mejor

  • Las letras de Chino vuelven a dar en el clavo, mitad nostalgia mitad rabia.
  • La parte experimental del disco es algo de aire fresco.
  • El trabajo de voces es espectacular.
  • 48 minutos de puro Deftones.
  • Bueno estribillos y ambientación naturalista.

Lo peor

  • La producción, sobretodo la batería está oscurecida y poco editada.
  • La guitarra a veces brilla por su ausencia, ya que los riffs intrincados fallan.
  • Las 8 cuerdas no le hacen justicia al disco en algunos temas.
  • Algunos temas son demasiado lentos incluso para Deftones.

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp