La Estadea Logo

Moonsorrow ‘Jumalten Aika’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Desde hace tiempo, los músicos de black metal en Finlandia se rebelaron contra la temática odinista de unos dioses que no les corresponden, y una cultura que les invadió y les doblegó durante siglos. No resulta nueva esa cierta rivalidad entre las bandas del género de Finlandia y Noruega, y que en ocasiones terminaba con amenazas de muerte o agresiones en conciertos.

Los finlandeses Moonsorrow por su parte nunca han gustado de polémica, y se han dedicado a hacer suya esa idea de pasar del satanismo y la mitología vikinga para hablarnos de un panteón distinto y propio de su cultura. En los pocos cortes de este álbum, se narran ciertos mitos y transiciones hasta el Origen del hombre en la Tierra, y se rinde tributo a la naturaleza y a sus poderosos dioses.

Jumalten Aika‘ es el primer tema de este nuevo trabajo, que comienza con una introducción tribal que nos ha recordado un poco a algo del material de Wardruna, con arpas de boca y sonidos zumbantes mientras la percusión y la voz hacen su trabajo al estilo de Conan El Bárbaro. Una intro que no es más que un espejismo, ya que las guitarras y la voz te despedazan en los primeros compases, con un trabajo de V.Sorvalli desgarrador mientras los arreglos orquestales nos recuerdan al sonido de los primeros discos de Borknagar. La progresión dentro del tema va creciendo, y llevándonos hacia el terreno que han explorado ya Dimmu Borgir, la grandeza orquestal y las voces limpias. Con un interludio acústico, el tema se abre hacia el estilo de los grandiosos Emperor, con sinfonías más lentas y voces más estridentes. Esta banda da para mucho, y no sólo son capaces de entregar los temas más increíblemente largos, sino que no aburren ni un momento. En un último movimiento transponen toda la melodía de nota y entregan algo de estribillos sinfónicos a lo Dimmu Borgir.

Ruttolehto incl. Päivättömän Päivän Kansa‘ comienza con unos coros al más puro estilo de banda sonora. El tema es más rápido y tiene toda la personalidad propia de Moonsorrow. Una rítmica bastante interesante, y una melodía que la guitarra acústica hace más épica si cabe. Una parte sinfónica excelente nos deja paso a unas voces que nos traen a la mente a Samael, y aunque el tema sigue serpenteando hacia los derroteros sónicos de Dimmu/Emperor/Dissection, nos preparan una sorpresa en forma de interludio con flautas y más percusión tribal. Los cantos y los versos en finés hacen el resto para crear la atmósfera más mágica de todo el trabajo. Volvemos con más black del bueno, y terminamos con más folk y unas voces bitonales similares a las de los monjes mongoles llamadas Throath Singing.

Suden Tunti‘ es el tema más corto del álbum, y eso que tiene más de siete minutos de intensidad y ritmos de bajo y batería entrecortados y omnipresentes. El nombre de esta canción sería algo así como ‘La hora del lobo’, así que podemos aseguraros ferocidad y unas melodías bastante agresivas, con coros gritados y las voces marca de la casa de Ville. La parte final del tema es algo más lenta, y el bajo y las guitarras de Henry Sorvali suenan más potentes que nunca.

Mimisbrunn‘ es un tema que comienza lento y acústico, pero con una atmósfera y melodías más allá del tiempo. Este corte es especialmente bueno, y su melodía te deja casi en trance. Fuera de toda comparación, desarrollan todo su potencial creativo y componen una atmósfera con menos voces, acompañando todo con una increíble sinfonía, cuidada al más mínimo detalle y adornada por las acústicas. Todo se recrudece hacia la mitad, y la batería de Marko Tarvonen resuena como lo hiciera en su día la de Faust en Emperor.

Ihmisen Aika (Kumarrus Pimeyteen)‘ tiene rítmicas más en la línea de otros trabajos de la banda, y aunque no desentona el sonido es más oscuro y crudo. Los juegos con la caja y la rítmica lenta y machacona le dan ese toque especial. Quizás algunas de las partes más intrincadas respecto a composición y guitarras, pero desde luego uno de los cortes más cañeros de todo el trabajo. El bajo de Ville suena especialmente virtuoso en él, y la atmósfera de los coros es simplemente brillante. Nos ha recordado un poco a los disco más eléctricos de Summoning. Pasados los seis minutos, volvemos a la velocidad y los ritmos más feroces, y casi sin quererlo llega una parte progresiva que no esperabas y que le da mayor majestuosidad al conjunto del disco. El final es perfecto para terminar conciertos, épico y lento, nos transporta casi sin darnos cuenta al final, pasando de 65 minutos que han pasado demasiado rápido, y las voces en reverso nos amenazan con volver pronto.

Lo mejor

  • La grandiosidad de las melodías.
  • El trabajo de voces no se hace pesado en ningún momento.
  • La parte folk del disco es una pasada, y nunca sabes cuando va a saltar.
  • El disco pasa en un suspiro, y eso que es largo comparado con otros trabajos.
  • El mejor momento de forma y un pilar para las futuras generaciones de fans del black metal.
  • La ambientación sinfónica es de lo mejor que hemos escuchado.

Lo peor

  • La duración de los temas echará para atrás a los que buscan una fórmula comercial.
  • El idioma finés es algo complejo de descifrar, y cantado aún más.
  • La falta de solos puede ser un problema para algunos fans más clásicos.

Etiquetas relacionadas