Cult of Luna & Julie Christmas ‘Mariner’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

En el año 2013, y una vez finalizado el proyecto creativo que supuso ‘Vertikal‘, con el lanzamiento de un álbum y un EP, la banda sueca Cult of Luna anunciaba un hiato indefinido hasta que se volvieran a dar las condiciones adecuadas para crear nuevas composiciones. Para los más acérrimos seguidores del grupo, esto supuso un tremendo jarro de agua fría. Si habían tardado cinco años en darle continuidad a ‘Eternal Kingdom‘, esta noticia nos dejaba con la sensación de que pasaría mucho tiempo hasta que volviéramos a oír algo nuevo de los de Umeå, si es que algún día había algo nuevo…

Pero no mucho tiempo después, a finales del 2015, la cosa empezó a moverse y a salir de su letargo. Primero tímidamente, hasta que en pocos días se convirtieron en un torrente de noticias. En primer lugar, la publicación de un split junto a The old wind, llamado ‘Råångest‘, en el que hacían una versión del ‘Last will and testament‘ de Amebix, era publicado a principios de 2016. Luego se anunciaba una gira en la que ejecutarían al completo ‘Somewhere along the highway‘, uno de sus trabajos más celebrados, por el décimo aniversario de la obra. Un poco más tarde, este mismo álbum y ‘Salvation‘ son publicados en vinilo. Y finalmente, la confirmación de lo que muchos ansiábamos: la banda anuncia la publicación de un nuevo álbum para el 8 de Abril, que llevaría el nombre de ‘Mariner‘. Pero había más. El álbum no vendría a ser un disco de la banda al uso, si no que sería una obra colaborativa con la vocalista Julie Christmas, conocida por su actividad en las bandas de post metal estadounidenses Battle of mice y Made out of babies.

También habría alguna noticia no tan positiva, como el hecho de que uno de los miembros más antiguos del grupo, Erik Olòfsson, y también Anders Teglund (en la banda desde ‘Salvation‘) abandonaban el barco. Por otro lado, Kristian Karlsson se incorporaba para encargarse de los teclados y sintetizadores.

Lo primero que a uno le viene a la mente al descubrir la naturaleza de ‘Mariner‘, es el trabajo, también colaborativo, que llevaron a cabo los padres del post metal, Neurosis, con la cantante Jarboe, de aquella en Swans. Corría el año 2003. Algo más de una década después, los pioneros y máximo estandarte del género en Europa, repiten una jugada similar, y ya adelanto, que desde mi punto de vista, con un gran éxito en su cometido.

Todo lo que esperabas de Cult of luna lo encontrarás aquí. El gran mérito de la banda a lo largo de todos estos años, ha sido el de saber reconstruirse entre una obra y la siguiente, pero siempre manteniendo su esencia y personalidad intactas.

Ya nos avisaba la propia banda de que, si ‘Vertikal‘ era una obra contextualiza alrededor del ambiente urbano, y de los ciclos y las rutinas de la ciudad, este nuevo álbum miraba hacia arriba, y era viaje y exploración en el espacio exterior.
Pues dicho y hecho. Con su indiscutible talento, unido al de Julie, han conseguido exactamente eso.

Julie Christmas aparece de forma irregular a lo largo del trabajo, no tanto por su calidad interpretativa, que en los momentos más bajos es como poco de notable, si no en lo que corresponde a su participación activa.

Cinco son los temas que componen ‘Mariner‘, y aunque a una persona poco familiarizada con la banda le puedan parecer pocos, ninguno de ellos baja de los ocho minutos, redondeando un LP que supera los cincuenta.

El álbum da el pistoletazo de salida con ‘A greater call‘, un tema que se va construyendo poco a poco, desde una introducción ambiental, que valiéndose del post rock nos envuelve desde el principio en este “viaje al infinito y más allá”. Tintes épicos por momentos y una Julie Christmas que está un poco en segundo plano en el apartado vocal. El trabajo a los teclados y sintetizadores es magnífico, y se mantendrá a este nivel a lo largo de todo el disco, siendo uno de los apartados más destacados y sobre los que se sustenta la personalidad propia del álbum.

En ‘Chevron‘ y ‘The wreck of S.S. Needle‘ la cosa se pone un poco más seria. Christmas sí que toma aquí el mando absoluto a las voces, llevándolo a un nivel superior y sorprendiendo por su capacidad mimética, y los constantes y radicales cambios de registro. ‘Chevron‘ arremete más intensa, más tormentosa e incierta, con un bajo muy presente y siendo el tema más “urgente”, siempre dentro de los parámetros de esta banda, para acabar desintegrándose en voces suaves y teclados “futuristas”. En ‘The wreck of S.S. Needle‘ vuelven a superarse, con una interpretación vocal magistral y con un sentido de la tensión musical y de los cambios de intensidad realmente portentoso, dejándonos con la boca abierta una vez transcurren sus diez minutos. Impresionantes texturas, Karlsson a un nivel gigantesco y un trabajo de producción inmenso. Potencia y sugestivos pasajes musicales se combinan con la voz de Christmas para conseguir un tema perfecto.

Approaching transition‘ es terreno de Johannes Persson a la voz. Transportándonos a un desierto de nieve y hielo emocional, el tema parece un hermano de su anterior ‘Passing through‘, perteneciente a ‘Vertikal‘, pero más largo, más intenso, más árido y más desgarrado con el paso de los minutos.

Finalmente enfilamos el último tema, ‘Cygnus‘. Éste pasará directamente a engrosar, junto a ‘Dark city, dead man‘, ‘Ghost trail‘ o ‘Sleep‘, ese grupo de temas extensos (un cuarto de hora) en los que son unos maestros artesanos. El tema nos arrastra por varios escenarios, desde un inicio misterioso y sugerente, que se va transformando en fuerza viva, siguiendo por un sendero desolado y minimalista a medio camino, para desembocar en seis minutos finales apoteósicos, intensos y épicos. Christmas salta del susurro estremecedor a la histeria crispada con pasmosa agilidad y comparte con Persson una interpretación fantástica. En un final que deja sin aliento, capas de sonido se van incorporando y aumentando en su intensidad, armonías vocales, electricidad, guitarras hipnóticas, mantras elaborados con percusiones. Los astros se alinean para dar nacimiento a esta composición.

Una vez más lo han vuelto a hacer. Se han tomado su tiempo, han buscado su inspiración y con ayuda de su pericia musical y su afán artístico de siempre ir un paso más allá, lo han agitado todo hasta entregarnos otra obra profunda, llena de matices, original y con personalidad propia.

Cult of Luna (con Julie Christmas en esta ocasión) no pueden ser etiquetados “simplemente” como músicos, son alquimistas del sonido.


Lo mejor

  • Pase lo que pase e intenten lo que intenten, lo hacen fenomenal. Otra vez.
  • Cinco temas, cinco maravillas.
  • Los teclados y sintetizadores son increíbles durante todo el álbum.

Lo peor

  • Nada. En absoluto. De verdad.

Etiquetas relacionadas

Lo más visto...