La Estadea Logo

The Corona Lantern ‘Consuming the Tempest’

Vaya. He de decir que no estoy familiarizado con la escena metálica de la República Checa, y que ni siquiera conocía demasiadas bandas provenientes de este país, cuando, cayó en mis garras este ‘Consuming the tempest‘.
Con el conocimiento previo de que la banda se movía como pez en el agua entre los subgéneros del doom, y empujado en cierta medida por lo exótico de su procedencia, me lancé de lleno y a fondo con su álbum. Y después de escucharlo repetidas veces, no puedo estar más que satisfecho con esta elección.

Ahora toca detallaros lo que nos ofrece este quinteto integrado por nombres impronunciables para mi.
Los componentes que dan vida a The Corona Lantern son Daniela “Dahlien” Neumanová a las bestiales voces, Igor Krakhmalev como guitarra – que fueron los dos impulsores primarios del proyecto – y completan la alineación Dima Borovkov al bajo, Šimon Hajdovský a la batería y Tonda Smrcka como guitarrista en el directo.

Este ‘Consuming the tempest‘ (que podéis escuchar/adquirir en su Bandcamp) ya lleva un tiempo rondando por ahí, pues salió a finales del año pasado, en concreto el 12 de Noviembre de 2.015, en formato digital. Posteriormente, ya en marzo de este año, la banda lanzaba el álbum en formato físico. Viene en forma de un bonito digipak, con un atractivo diseño, llevado a cabo por la propia vocalista de la banda, bajo el nombre de Dahlien Design. Hay que añadir, que en el formato físico, además, vienen recogidos de modo adicional, los dos temas que componen la primera referencia que el grupo había creado a principios de 2.015, el EP de nombre ‘MMXL‘.

Empezamos a deshojar el álbum, con la incertidumbre de qué nos encontraremos en el camino…
Abre una intrascendente intro titulada ‘Vertical whispers‘, de apenas treinta segundos, que enlaza directamente con el meollo del disco, comenzando por ‘Sleeping on warm ashes‘, ‘Apathy that resonates‘ y ‘Incompatible structures‘.
Aquí ya puedes empezar a frotarte las manos por lo que te espera. Sólo los primeros lentos y agónicos compases que dan inicio a esta letanía doom, teñida con death y sludge, son suficientes para que empieces a salivar. En ‘Sleeping on warm ashes‘ las guitarras se vuelven ariscas y dañinas a la vez que entra la voz de Daniela, que te deja de piedra y te hace rogarle a los dioses por sus cuerdas vocales. Un tono apocalíptico y una textura desgastada, que te deja absolutamente drenado de cualquier esperanza de encontrarle sentido a esta existencia. Sólo te dejas llevar. Un guitarra se va enroscando y se contornea sobre la base gruesa y distorsionada de guitarra rítmica y un bajo y batería contundentes, lentos y apagados. Todos los elementos se confabulan para que el corte se desarrolle de forma atractiva hasta su final.

Apathy that resonates‘ se desarrolla por los mismos paisajes que su predecesora y está hecha con los mismos ingredientes. Base robusta y contundente, que te aplasta como si una manada de elefantes pasaran por encima tuya. Guitarras con un buen abanico de recursos, para dotar al tema de la necesaria vitalidad. Y las voces que siguen siendo las que tendría un súcubo cuando te descubre su verdadera naturaleza. Llama la atención, el verdadero esfuerzo de la banda por ofrecer algo diferente dentro de la escena doom/sludge y en este tema lo consiguen con creces. Un buen cambio de tempo para encarar la resolución que lo acerca por momentos al post, o incluso al black, y que lo terminan de definir como un tema brillante.

En ‘Incompatible structures‘ la tormenta no amaina. Una vez más, y a pesar de conservar el mismo tono a lo largo de todo el recorrido hasta ahora, siguen siendo capaces de dotar a sus composiciones de los suficientes elementos distintivos que aporten a cada uno de los temas su propia personalidad. En este caso el desarrollo de la batería, inquieta y variada. Un efecto desconcertante, como un zumbido, dota al tema de un extraño atractivo, produciendo al oyente una sensación de vulnerabilidad ante un peligro desconocido. Y esas tétricas melodías que consiguen con las guitarras, logran ese equilibrio entre ser asequibles y pegadizas, y no perder nada de su contundencia metalizada.

A ray of black light lantern‘ supone una pequeña alucinación en este océano doom/sludge. Todo algo más delicado y con un toque de misticismo, que lo aleja tímidamente de sus predecesores. Voces menos abrasivas, misma desolación. Lo podemos considerar una pequeña bocanada de aire, para afrontar el álbum hasta su desenlace.

Te pareció otear tierra, encontrar un salvavidas, pero no, ‘Beaneath the leaves of solitary‘ te devuelven de un porrazo a la realidad de este páramo de infinitas aguas negras y densas. Una batería más progresiva y olas gigantes en forma de riffs monolíticos. Aquí adquieren ligeramente, en su desarrollo, un tono hímnico, acercándoles un poco a bandas como Behemoth, pero sin resultar tan grandilocuentes.

Cierran el trabajo con el tema que da nombre a su álbum ‘Consuming the temptest‘. Los elementos que suponen las señas de identidad de la banda vuelven a hacerse perennes, y después de sus ocho minutos y medio, quedas convencido de lo bien que se maneja este quinteto de Praga. El equilibrio entre rabia y resignación se puede rozar con la yema de los dedos y nos empuja al abismo nihilista, desde el que la única realidad que puedes atisbar, es que volveremos a la nada cuando este callejón sin salida biológico, que es nuestra especie, se extinga por fin.

Todo esto, complementado, por unos textos notables y bien trenzados, que dan más sentido si cabe, a la música con la que se combinan. Puede parecer para algunos algo más accesorio, pero no lo es. Para mi no lo es. Bien también en este apartado.

Habitualmente, escondemos en el laberinto de nuestro subconsciente la certeza de nuestra propia naturaleza aniquiladora, y nuestra impotencia e imposibilidad existencial de escapar de todo ese proceso. Lo hacemos para mantenernos cuerdos, que no se pierda el inestable equilibrio psicológico con el que tenemos que superar cada día de nuestra existencia. Unos lo hacen mejor, otros lo hacemos peor.
Sólo bajo ciertos estímulos podemos vislumbrarnos en nuestra verdadera, deprimente y devastadora esencia.
El doom/sludge es uno de esos estímulos y de The corona lantern son una gran banda de doom/sludge.

Lo mejor

  • Un buena carta de presentación. Canciones buenas, entretenidas y trascendentes.
  • Consiguen ponerle su punto personal a los temas.

Lo peor

  • A mi se me queda un pelín corto.
  • A pesar de que a mi la voz me gusta mucho y me transmite, la poca variedad de registros le puede resultar monótona a algunos oyentes. Para gustos.

Etiquetas relacionadas

También te puede interesar...

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.