Anx y V de Bala “Cada vez nos ponemos más punkis y no sé hasta dónde va a llegar esto”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Después de escuchar el primer álbum de Bala, ‘Human flesh‘ (Matapadre, 2015), la respuesta al porqué están en boca de cada vez más gente, se hace más que obvia. Si para una persona en la veintena, pueden suponer un soplo de ruidosa y agresiva honestidad, para los que vivimos en primera persona la época dorada del grunge y del rock alternativo americano de los noventa, Bala son un flash-back hecho a base de distorsión, potencia y mala baba. A pesar del paso del tiempo, estos ingredientes siguen conformando las canciones que superan el paso del tiempo, dentro del mundo del rock. Al rock de verdad, me refiero. Independientemente de las fluctuaciones que hace que tenga una mayor o menor cobertura, este enfoque de la música nunca desaparecerá. Algunos lo albergamos en nuestro ADN, corre por nuestras venas, y los sentimientos y emociones que provocan esta mutación pasan de una generación a la siguiente.

Dos chicas que siguen llevando hacia adelante este legado son Anx – que se encarga de la voz y la guitarra – y V – que también berra al tiempo que ataca a su batería – en una catártica descarga de electricidad que han bautizado como Bala.

Tienen todo por ganar y nada que perder. Ese formato básico, lleno de desparpajo y de una actitud juvenil y arrolladora, que te ayuda a mantener con vida lo que fuiste, lo que quieres ser y lo que tienes que seguir siendo hasta que seamos pasto de los gusanos. Bala son instinto, son vísceras, son el impulso primario de autodefensa contra el desgaste que los años producen piel adentro, contra una inercia vital y social, que tiende a hacernos olvidar, a volvernos enfermizamente pragmáticos y desangelados.

Hacen que vuelvas a querer prender fuego a todo aquello que sabes que merece ser incendiado. Te incita a mirar las consecuencias solamente de reojo, a echar fuera toda la mierda, desaprender todas esas enseñanzas huecas y volver a empezar. Querer comerte el mundo desde tu propio punto de vista (e incluso querer “comerte a alguien”) porque todo parece posible. Y desde luego, si siguen creando canciones como las de su debut, para ellas es posible.

Antes de que me ponga a divagar más, vayamos a lo que hemos venido… Anx y V están aquí para, muy elocuentemente, contestar las preguntas que les hemos formulado.

Así que en primer lugar, desde La Estadea queremos dar las gracias a las dos componentes, creadoras y ejecutoras de la agradable bola de ruido que te golpea cada vez que te pones la música de Bala, y remarcar lo generosas que han sido con el tiempo que nos han dedicado, y de la forma tan abierta en que lo han hecho. ¡Gracias chicas!

Bien, empezamos, y la primera es obligatoria. Para todos aquellos que no os conocen: explicadnos como y cuando se gestó una banda como Bala.

Anx: Bala nace poco antes del verano de 2014, cuando tras otros proyectos y experiencias previas, nos proponemos juntarnos para pasarlo bien y hacer mucho ruido por el mundo adelante. Es básicamente lo que hacemos, ¡se puede decir que hemos cumplido el propósito!

V: Nos teníamos el ojo echado, no hay muchas chicas haciendo el macarra por aquí, así que las que estamos, nos conocemos. Un día surgió la posibilidad y con ella, la magia.

La música, además de una expresión artística personal, puede ser un medio de comunicación entre vosotras y las personas que os escuchan. ¿Qué sentimientos tenías necesidad de sacar fuera a través de Bala?

Anx: Hace poco un amigo me comentaba que viéndonos en directo se notaba que estábamos enfadadas con el mundo, me hizo gracia la verdad. Supongo que hay algo de cierto, pues sin duda esto es un modo de desahogo. El propio nombre es revelador en ese sentido ya que expresa rabia, fuerza, ruido… Más que hablar de sentimientos concretos diría eso, que es un desahogo, una liberación que hace que te olvides de todo lo demás.

V: Yo muchos. Tengo mucha mala hostia. El mundo me pone enferma, hay mucho gilipollas y tan pocas balas… (badúm, tsssssss). Es un queme. No me quiero poner en plan profunda, pero hay tantas cosas que se hacen mal que vivo en una guerra constante contra el establishment. Así que voy a hacer todo el ruido que pueda, y en Bala lo de hacer ruido, resulta muy cómodo, jeje.

“Hace poco un amigo me comentaba que viéndonos en directo se notaba que estábamos enfadadas con el mundo (…) Supongo que hay algo de cierto, pues sin duda esto es un modo de desahogo. El propio nombre es revelador en ese sentido ya que expresa rabia, fuerza, ruido…”

¿Cual fue vuestra relación con la música a lo largo de vuestra vida antes de formar Bala? ¿Sois autodidactas, o recibisteis algún tipo de formación?

Anx: Con la música en general, mi relación es de pasión absoluta desde que era bien joven. Siempre digo que las mayores locuras las he hecho por la música (vale, igual por amor alguna también). Cosas como ir a Londres a un concierto, dormir 2 horas en el aeropuerto al terminar, y pillar el avión de vuelta… o no presentarme a muchos exámenes en la carrera porque había un concierto/festival el día anterior que sin duda era más importante… Siempre fue una prioridad para mí.

En cuanto a mi relación con el instrumento, tenía algunos conocimientos de guitarra desde los 9 años, que me apunté a extra escolares en el cole y me enseñaron algunas cosillas. La eléctrica me la compré a principios de 2012 y empecé a fijarme en gente que admiraba (cercana o de grupos que me gustaban), a sacarme canciones… Al momento formé mi primer grupo con una amiga, sin tener prácticamente ni idea. Lo de saber me parecía lo de menos, la verdad. Hay que rodar y aprender. Poco después salieron un par de proyectos más que por unas u otras razones no llegaron a ser “serios”, y después ya llegó Bala.

A día de hoy hago lo que me gusta, lo que me apetece y lo que me sale técnicamente hablando, pero sigo aprendiendo y definiendo mi estilo, aún queda mucho por hacer.

V: Yo tengo melomanía persecutoria desde que tengo recuerdo. Mi MP3 es mi mejor amigo y soy una yonki de la música en general (a excepción del reguetón y del rap, que podrían desaparecer mañana del mundo sin que me inmutase lo más mínimo). Siempre tuve claro que quería tocar la batería. Es más, siempre tuve claro que lo iba a hacer. Pero tardé, no sé a qué estaba esperando, la verdad. Un día, con 17, me dio la pedrada. ¡Me estaba haciendo mayor y aún no había cumplido mi sueño! Así que ahorré unas perras y me apunté a unas clases. No fui muchos meses, la verdad, los justos como para aprender a coger las baquetas y a leer partituras. Esas navidades le pedí a toda mi familia que me regalasen dinero en vez de cosas. Junte 200 euros y me compré la batería más cutre del universo. Y ahí ya empecé a tocar con gente, a hacerme grupos. Tuve unos años de sequía cuando me fui a la Universidad, era una ciudad nueva y me costó encontrar gente. ¡Pero cuando la encontré ya no paré! Y a no ser que se me caiga un brazo, no creo que pare. Cruzo los dedos.

En breve, vuestro álbum ‘Human flesh’ va a cumplir un año. ¿Contentas con como ha ido todo? ¿Esperabais la recepción que ha tenido?. El álbum ha tenido una re-edición, así que supongo que bien…

Anx: ¿Contentas? Estamos flipando… Cuando haces algo porque te sale, con tantas ganas y tanta “pasión”, no te planteas nada más allá. De repente, ver que todo eso era recibido por la gente de esta manera fue un auténtico subidón. Es curioso, porque ha ocurrido todo tan rápido que a veces no nos da tiempo ni a ser conscientes, y tenemos que hablar de vez en cuando entre nosotras y decir “GUAU”, vamos a pararnos un momento a pensar en todo lo que ha pasado en estos dos años”.

V: Yo vivo en una especie de sueño permanente con respecto a esta movida. Todo es genial. La acogida es burrísima, todavía no me lo explico. Llevo años pateándome las salas gallegas y sé lo jodido que es tener gente en los bolos, pero con Bala todo es distinto. Allá donde vayamos tenemos un público majísimo. Es más, me enorgullece decir que tenemos unos “fanses” de lo más “estupentástico”. ¡¡¡Yo al menos no he conocido a ninguno chungo!!! Reeditamos, sí, porque nos quedamos sin copias. Y yo quiero que cada español tenga un Human Flesh en casa, que sale una virgen zombie que queda muy bien la pongas donde la pongas. Pero bueno, poco a poco…

“Cuando haces algo porque te sale, con tantas ganas y tanta “pasión”, no te planteas nada más allá. De repente, ver que todo eso era recibido por la gente de esta manera fue un auténtico subidón”

Vuestro primer álbum, editado por el sello Matapadre, ha visto la luz en su forma digital y en vinilo… ¿Qué pasa con los humanos que aborrecen descargar archivos y no tienen plato para vinilo? ¿El cd “ha muerto”?

Anx: La verdad es que las dos somos un poco anti­CD. Personalmente me gusta mucho la parte “romántica” del vinilo, el formato grande, el arte de las portadas (tengo varias enmarcadas), no sé… es como que aprecio muchísimo más un vinilo (o una buena edición digital) que un CD. La mayoría de los que tengo están rayados, no suenan bien… No suelo comprar ese formato ya, sólo los escucho en el coche. Pero bueno, sí me da rabia cuando alguien nos pide el disco en CD y no lo tenemos… está claro que ha sido nuestra decisión no sacarlo, pero hay mucha gente que no entiende el rollo del vinilo, o que piensa que es una moda pasajera. No sé, la música en vinilo fue la que conocí en mi casa desde que era una enana y para mi es lo normal.

V: Mira, como melómana perdida te digo una cosa. Tengo cedés a punta pala, y creo que hay una criatura que cuando no miras viene a rayarlos. Recuerdo comprarme cedés y tratarlos como si fuesen recién nacidos, no sacarlos de casa bajo ningún concepto y guardarlos siempre en sus cajas inmediatamente después de usarlos, y… ESTÁN RAYADOS. Me parece un formato de mierda, con perdón. No duran, incluso las cajas se rompen con una facilidad pasmosa, el artwork no luce nada en un formato tan pequeño… Los tengo relegados al coche, es el único lugar del mundo en el que los utilizo. Pero les deben quedar dos telediarios, porque hay muchísimas radios de coche que ya sólo vienen con USB… así que lo dicho, por mi que vaya muriendo, que no lo voy a echar de menos.

No hace falta más que ver algún directo de los vuestros, como para saber que en vuestra propuesta, la energía es un ingrediente esencial, y que sois un “animal de escenario”…describidnos a los que estamos al otro lado del telón, que es eso que os produce tanto bienestar, estando ahí arriba.

Anx: TODO, absolutamente todo influye. Ver a la gente ahí delante con ganas de ver qué vas a liar, el sonido sublime de esa batera que parece que lleva fuego atravesándome el cerebro, el volumen de los amplis, las caras de disfrute total de las dos, mirarnos fijamente y que todo fluya… es complicado de explicar, es una sensación insuperable. Hemos rodado mucho en muy poco tiempo, y al principio siempre te preocupan cosas como no equivocarte o hacerlo más o menos bien… Pero a base de darle caña se gana seguridad, y a día de hoy sólo nos importa desahogarnos y divertirnos. Y sin duda lo hacemos.

V: Pues en primer lugar, el instrumento que tengo delante. Me pone muy burra y es la cosa más divertida del mundo. Hacer ruido es una cosa muy terapéutica, os lo recomiendo a todos. Y tocar la batería también. Se descarga que flipas. Tiene sus momentos álgidos, sus clímax, y sus bajoncillos, necesarios también para volver a venirse arriba. Luego está la compañía. Ver la melena de la rubia, con esa cara de buena que tiene, menearse satánicamente, escuchar su guitarra rugir que parece que se va a caer el garito, y escuchar sus gritos del inframundo, pues también ayuda. Los temas también molan mucho, son muy divertidos de tocar. Supongo que es la combinación… y al final, si te lo pasas bien, se nota. Creo que la gente lo percibe.

“Estamos creando a nuestro segundo vástago y la verdad es que estamos muy engoriladas. Cada vez nos ponemos más punkis y no sé hasta dónde va a llegar esto, pero me muero de ganas de saberlo”

Cuando estáis tocando en vivo, se ve que os metéis en la música, que la vivís, pero sobre todo me da la impresión de que V, quizá por estar ahí resguardada detrás de su batería, cierra los ojos y parece que se va muy lejos ¿Se puede saber a dónde?

V: Cierro los ojos porque, no sé si has estado encima de un escenario, pero con los focos no se ve absolutamente nada. ¡¡Y me pone muy nerviosa eso!! Antes de empezar te subes a la batera, ves a tus colegas o a la gente ahí de risas en primera fila, y tal, y todo bien. Pero encienden los focos y ya no ves nada. Es como si de repente tocases para un agujero negro. Pero también los cierro porque me meto más en la movida, en los ensayos también lo hago, no sé, es como que reniegas del resto de la información que te llega por los ojos (que es muchísima, si no prueba a cerrarlos) y te centras sólo en el oído y en el tacto de las baquetas contra los tambores y los platos. Mola mucho más.

¿Hay alguno de vuestros conciertos del guardáis un mejor recuerdo o al que le tenéis más “cariño”? Contadnos por qué…

Anx: Es complicado quedarse sólo con uno, hay muchos que han sido muy especiales. Pero venga, voy a decir el que dimos el año pasado en la Sala Real de Aguiño: uno de los organizadores no llegó a tiempo a vernos, y cuando llegó nos pidió que tocásemos un tema, por no quedarse sin vernos. Total, que el ambiente se caldeó y acabamos dando un concierto entero, tocamos dos veces seguidas. Brutal.

V: Buf, hay tantos… pero hace poco tocamos en el cumple de un muy buen amigo, que montó un festival para celebrar su nacimiento, y fue en una carballeira guapísima en el medio del monte. Estábamos rodeadas de amigos, acababa de empezar el verano… No sé el resto de la gente, pero yo me lo gocé muchísimo.

Anx: Jajajaj, sí. Yo ese día estaba bastante fastidiada y con antibióticos, pero a V no había quien la bajase de ahí, menuda montó…

¿Tenéis ya algo planeado de cara a un futuro lanzamiento o todavía queréis exprimir este álbum y este buen momento un poquito más?

Anx: ¡Estamos preparando un rico disquito nuevo! Entre tanto sarao es complicado organizarse para ensayar todo lo que nos gustaría, pero finalmente lo estamos consiguiendo y la cosa avanza rápido. Ya estamos tocando en directo algunos temas que formarán parte de lo nuevo.

V: ¡Sí, sí! Estamos creando a nuestro segundo vástago y la verdad es que estamos muy engoriladas. Cada vez nos ponemos más punkis y no sé hasta dónde va a llegar esto, pero me muero de ganas de saberlo.

¿Tenéis un método concreto para componer los temas, o cada uno sigue su propio proceso?

Anx: Tenemos la suerte de que todo fluye muy bien en los ensayos, la verdad. A veces vamos con algún riff o alguna idea y a partir de ahí sale un tema. Otras, diría que la mayoría, simplemente nos ponemos a tocar y siempre hay algo que nos mola y decimos “eh, aquí hay un tema”. Entonces ya nos detenemos ahí y tratamos de darle forma.

V: Tenemos el mítico método de, “tócate ahí algo”, “no, más grave”, “vale, pero ahí hazlo chichichichi, ¿sabes?”, y básicamente es eso, y fozar. Tocar movidas y ver qué nos mola, qué no, juntar partes de cosas y probar otras. La verdad es que no nos rallamos mucho, es todo súper fluido y natural y nos suele gustar todo a la primera.

“Tenemos la suerte de que todo fluye muy bien en los ensayos, la verdad. A veces vamos con algún riff o alguna idea y a partir de ahí sale un tema. Otras, diría que la mayoría, simplemente nos ponemos a tocar y siempre hay algo que nos mola y decimos ‘eh, aquí hay un tema'”

Está claro que os gusta el formato de videoclip, hasta el punto de que habéis sacado tres, si no me equivoco… ¿Qué vídeos de otras bandas tenéis como referencia?

Anx: Tenemos tres sí, ¡y si nos dejan casi hubiésemos hecho un vídeo para cada tema del disco! Pero es tan corto que no era plan. No te creas que nos hemos fijado mucho en vídeos de otras bandas para hacer los nuestros. Sí que hay muchísimos que nos gustan y que vemos continuamente, pero a la hora de hacer los nuestros, cada director ha hecho lo que le ha dado la gana. Pista libre. De hecho, el primero fue un poco distinto, porque fue el proyecto de un taller de videoclip con el gran Javi Camino en el que tuve la ocasión de participar, y fue una suerte poder tener esa oportunidad y contar con un equipo tan guay.
Tengo grandes recuerdos de ese rodaje con sangre falsa maloliente, muy divertido todo.

V: Sí, personalmente a mí me flipa el mundo del videoclip. Podría pasarme horas hablando de vídeos que me molan pero mejor te hablo de directores. ¡Me refliparía poder hacer un videoclip con Spike Jonze! (NdR: Beastie boys, Weezer y un largo etcétera).

‘Tripas + chained’ es el título del tema que abre el disco, ‘Human flesh’ es otro de ellos, y luego el vídeo de este tema… ¿os gustan las pelis con casquería a saco?

Anx: ¡jajaja! definitivamente sí. Se nos ve el plumero, ¿no?

V: Seh, bueno, un poquito. Nos gusta la carne ;)

Siguiendo con las temáticas escabrosas… ¿Por qué una canción llamada Joan Vollmer? ¿Es ella una inspiración especial para vosotras u os atrajo la historia que la rodea?

Anx: Aquí hablo por mí. Empezar a conocer y leer la obra de Burroughs hace ya bastantes años me llevó a ella. Empecé a investigar mucho en su historia, su obra, su vida y su triste final… me dejó tocada ¿eh? Menudo dramón. Desde entonces siempre la tuve muy presente, y era para mí una cuenta pendiente dedicarle unas palabras, una especie de homenaje particular…
Tanto en el diseño del disco como en las letras hay varias referencias a ella. ¡Ay, Joan!

V: Sí, esa canción fue cosa de la rubia. Yo no tuve nada que ver.

“Las dos tenemos unas vidas muy relacionadas con la música en todo momento, tanto por ocio como por trabajo. Es muy fácil vernos asistiendo a conciertos o festivales y, a mi (Anx), organizándolos o trabajando en ellos”

Dejemos la carnaza y pongámonos tiernos… cuando era chaval, si me gustaba una chica, siempre aparecía con un cassette en el que le grababa un recopilatorio con canciones que me gustaban… los éxitos fueron discretos (los míos, lo que grababa era apoteósico), pero me lo pasaba de coña haciendo esos mixes… si tu hicieras semejante cosa ¿que grabarías?

Anx: Jajajaja qué maravilla. Yo también hacía esas cosas, dependiendo de para quién fuese incluía unas canciones u otras. Después también ya durante la carrera tenía un montón de “mezcladillos” hechos especialmente para las fiestas en los pisos, pero vamos, esos de tiernos tenían poco. Si lo hiciese a día de hoy, hmmmm, a ver escucho de todo y me gustan muchos grupos tranquis también (adoro a Low, por ejemplo), pero la verdad es que estoy en una etapa bastante macarrilla y creo que trataría de conquistar a quien fuese con cosas como METZ, Ty Segall, Uncle Acid & the Deadbeats, Melvins… por decir cosas que escucho estos meses a tope. Bueno, y Weezer que no falten, que a pesar de sus grandes guitarreos tienen un punto muy romanticón.

V: Ay, eso lo hago yo mucho también, ahora ya con el internet no tanto, pero siempre le grababa recopilaciones a la gente que me caía bien, porque siempre tuve un gusto excelso y exquisito y me gustaba compartirlo. Era en parte un poco una excusa para poder poner lo que me gustaba a mí en cualquier casa o circunstancia, pero bueno. Ahora mismo, si tuviese que grabar uno, pondría a los Cherry Bloom, a los Queens, a Jesus Lizard, a Led Zeppelin, a los Distillers y a los Pixies, mínimo. Y pondría varias canciones de cada uno, que una sola no es representativa.

¿Con que se distraen Anx y V cunando no están ensayando o arrasando escenarios? ¿Papifoflexia, salto base, ornitología…?

Anx: Las dos tenemos unas vidas muy relacionadas con la música en todo momento, tanto por ocio como por trabajo. Es muy fácil vernos asistiendo a conciertos o festivales y, a mi, organizándolos o trabajando en ellos. Prácticamente todo en mi día a día está relacionado de alguna manera con la música…

V: Poco tiempo hay para la distracción, la verdad. Entre curro y estudios… yo personalmente me hallo en una etapa de mi vida en la que no paro de hacer cosas en todo el día. Y los ratitos libres que me deja esta vida ajetreada… pues me gusta pasarlos con los amigos, con mi familia y con mi perro.

“Si me dices que me puedo dedicar solo a tocar me pondría a estudiar tantísimo que esto podría convertirse en un grupo de “freejazz súper ninja”. La verdad es que no me lo imagino (…) Es más, me parece una ilusión más que una realidad, todo ese rollo de las súperestrellas”

Habéis crecido mucho, y sois una grupo que le empieza a sonar a todo el mundo…el hecho de llegar al siguiente nivel, que esto se convierta en “un trabajo”… ¿Habéis pensado en ello? ¿Sentís más ilusión o vértigo ante esa perspectiva?

Anx: Uf, no te voy a mentir, levantarme por la mañana y pensar “hoy lo único que tengo que hacer en todo el día es tocar, tocar y tocar” sería el paraíso. También me gustan mucho las otras cosas a las que me dedico a día de hoy, pero si algún día pudiese dedicarme sólo al grupo sin duda sería un sueño hecho realidad. Pero dejemos que las cosas fluyan. De momento no nos hemos planteado vivir sólo de eso. Nuestro propósito es ir haciendo lo que nos pide el cuerpo, y lo que tenga que venir ya vendrá.

V: Uy, yo si me dices que me puedo dedicar solo a tocar me pondría a estudiar tantísimo que esto podría convertirse en un grupo de “freejazz súper ninja”. La verdad es que no me lo imagino, creo que eso queda muy lejos. Es más, me parece una ilusión más que una realidad, todo ese rollo de las súperestrellas… creo que eso se acabó ya un poco, todo ese modelo de negocio, lo de los discos de oro… vamos, tal y como conocí yo la movida. No sé, la verdad es que no me preocupo en absoluto por el tema. Me gusta lo que hago y seguiré haciéndolo mientras lo disfrute, me da igual hacia dónde me lleve. Y con esta rubia al lado, me lo paso tan bien que me iría hasta Mordor de picnic. A tocarle a los orcos unas canciones.

Tenéis ya una serie de conciertos programada para Julio y Agosto. Y después… ¿hay preparado algo de cara al otoño que nos podáis desvelar?

Anx: Hay cosillas bien ricas próximamente, con tu permiso aprovecho para informar al personal de todo lo que ya se ha anunciado, pero ojo porque pronto serán muchas más fechas, a ver si alguna os pilla cerca:

13 de agosto, festival SonicBlast (Moledo, Portugal)
14 de agosto, festival O Marisquiño (Vigo)
19 de agosto, festival Osa do Mar (Burela)
3 de septiembre, festival Arteficial (Ribadavia)
17 de septiembre, Festunizer (Valencia)
13­-15 de octubre, Monkey Week (Sevilla)
19­-22 de octubre, Keroxen (Tenerife)

Bueno, os damos rienda suelta para que invitéis al personal a vuestros próximos conciertos y que dejéis aquí el mensaje que queráis.

V y Anx: ¡Veníos, chavalada! ¡Acercaos a dejaros freír las orejas! Vamos a dar cera de la buena, ¡no dejéis que os lo cuenten! ¡Viva la vida! ¡Y el rock ’n’ roll! ¡Paz! ¡Salú y República!

Fotografía de portada: Rodri Porcelli en Estudios Montealto

Más sobre

Lo más visto...