El otro lado del metal (LII): David Collados

El otro lado del metal (LII): David Collados «Creo de verdad en la música y la calidad de las bandas que represento»

El otro lado del metal (LII): David Collados

Más sobre

Nombre: David Collados Almansa
Profesión actual: Management, contratación y promoción de artistas. Montador cine.
Labor asociada dentro del mundillo: Director de DC: Rock Artist Management, redactor (Solo Rock), locutor (Corsarios del Metal)
Enlaces relacionados: Facebook Oficial / Solo Rock

Cuéntanos quién eres, y cuál es la faceta por la que te conocemos en el mundillo.

Pues soy David Collados Almansa. Y la verdad es que no sé si soy una persona conocida en el mundillo [risas]. Se me hace grande decirlo de esa manera. Pero si la gente me puede conocer de algo, es por alguno de los siguientes motivos. Por llevar 16 años como colaborador habitual de la web www.solo-rock.com donde hago entrevistas, reseñas de discos, crónicas de conciertos, etc. También por mi paso como locutor radiofónico en el programa Corsarios del Metal de Radio Enlace en el que estuve cerca de cuatro años. O más recientemente por mi labor como manager de bandas de rock y heavy bajo el nombre de D.C: Rock Artist Management. Ahora mismo llevo a las bandas Phase II Phase (hard rock melódico), Sexplosion (hard rock sleazy), Third Dim3nsion (power metal), Electric Tattoo (hard rock) y The Bloody Mary Rock’n’Roll Band (versions variadas). Y también he llevado a Sixx Ways (versiones) hasta su disolución el pasado año y a The Expendables (versiones).

¿Cuánto tiempo llevas en el mundillo de la música?, ¿y cómo manager?

Pues el tiempo que llevo lo he comentado en la pregunta anterior. Más o menos de manera más activa desde dentro unos 16 años aproximadamente. Y como manager de bandas, este pasado mes de julio se han cumplido los tres años desde que me embarqué en esta aventura.

¿Cómo describirías el proceso de pasar de ser un fan a formar parte del mundillo musical llevando grupos?

Para mi fue un proceso bastante natural. A base de ir a muchos conciertos y escuchar infinidad de música, vas cogiendo un poco más de soltura y cultura musical. Escribir siempre me gustó, igual que la fotografía. Y cuando surgió la oportunidad no me lo tuve que pensar mucho. Y poco a poco me fui atreviendo con otras facetas que no había realizado antes, pero que me iban atrayendo. Alguna como la más reciente de manager, jamás me la habría planteado si no me la llegan a ofrecer. Fue la banda Sixx Ways, la que un día pensó que necesitaban un manager, porque estaban creciendo un poco y dándose a conocer y Zezi Sixx su vocalista que era amiga mía de diez años atrás, pensó que yo tenía contactos y podía valer para hacer ese papel y me lo propuso y confió en mí. Y la verdad es que es algo que nunca había pensado hacer, pero no me lo tuve que pensar demasiado. Creo que fueron 10 ó 12 segundos [risas].

«Una gran parte de nuestro propio público no valora de igual manera las bandas nacionales que las de fuera. A las bandas de aquí no se les suele medir por el mismo rasero y tienen que pelear el doble para conseguir el respeto y el nombre»

¿Tuviste algún tipo de formación musical o eres totalmente autodidacta?

Totalmente autodidacta. Ni soy periodista, ni fotógrafo, ni se tocar ningún instrumento. Tengo un bajo en casa pero jamás tuve la disciplina suficiente ni le dediqué el tiempo que requiere aprender a tocar un instrumento. Todo lo he ido aprendiendo por mí mismo y con la experiencia acumulada. Simplemente soy bastante echado para adelante y me planteo ciertas cosas como retos personales y también como aficiones muy profundas. La música rock (en cualquiera de sus géneros y etiquetas), la llevo muy dentro de mí y el poder colaborar un poco en hacer cosas desde dentro, es un sueño que estoy convirtiendo en realidad. Aunque siempre llevaré como vocación frustrada la de bajista, jeje…

España siempre parece un lugar improbable para lograr el éxito con el rock/metal. ¿Qué opinas de esta tendencia?

Pienso que aquí las bandas tienen un gran problema con este tema. Una gran parte de nuestro propio público no valora de igual manera las bandas nacionales que las de fuera. A las bandas de aquí no se les suele medir por el mismo rasero y tienen que pelear el doble para conseguir el respeto y el nombre. Hay muchas bandas aquí en cualquier estilo musical dentro del rock y el heavy, que tienen igual o mejor calidad que muchísimas de las bandas que nos vienen (o que nos venden), de fuera. Si algunos de los músicos y grupos que tenemos hubiesen nacido en Alemania, Suecia, Finlandia o Estados Unidos, por poner unos ejemplos, estarían ahora mismo muchos escalones más arriba de lo que están. Así que hay muchas bandas muy prometedoras aquí que – cada vez más – están buscando su hueco fuera de nuestras fronteras, porque se les valora mucho mejor que aquí. Y por desgracia más que una simple tendencia, es algo que lleva implantado en nuestra cultura musical y en nuestra actitud muchísimos años, y que no veo que vaya a cambiar fácilmente.

¿Cómo hacer que tus grupos destaquen frente a otros?

Uf. Complicada pregunta. Cuando acepto llevar una banda tengo en cuenta muchas cosas, pero la principal es que me tiene que gustar de verdad lo que hacen (musicalmente hablando). Con lo que creo de verdad en la música y la calidad de las bandas que represento. Así que, ya solo con eso se que si no destacan sobre otras del mismo estilo, al menos creo que tienen calidad de sobra para llegar a hacerlo. Por otro lado [para destacar], siempre hay que estar intentando inventar maneras de llamar la atención sobre el grupo que esté de promoción en ese momento. Así que hay que pensar ideas que puedan atraer lo más posible al público en este aspecto. Siempre estoy pensando y maquinando ideas que podamos llevar a cabo y que resulten interesantes.

«Cuando acepto llevar una banda tengo en cuenta muchas cosas, pero la principal es que me tiene que gustar de verdad lo que hacen. Con lo que creo de verdad en la música y la calidad de las bandas que represento»

¿A qué te dedicas en la vida real para llegar a fin de mes?

Mi verdadera profesión es montaje de cine. Pero como tampoco está nada fácil ese trabajo, y cada vez han ido avanzando mucho más las tecnologías, me he ido reciclando en diferentes trabajos, pero siempre relacionados con el mundo audiovisual. Tanto cine como televisión. Lo más reciente en lo que se puede decir que me he especializado y que estoy trabajando es restauración de cine. Trabajos con el celuloide de toda la vida, con película en 35mm., 16mm. Súper 8mm., etc.

¿Te genera más gastos o ingresos tu participación en el Management?

Me genera bastante gasto de tiempo libre sobre todo [risas]. Pero vamos, en mi caso me genera más ingresos que gastos.

¿Dónde está la frontera entre un hobby caro y una profesión con la que ganarse el pan?

Pues creo que la frontera te la planteas tú mismo, pero que es una línea muy fina. Porque cuando un hobby se convierte en una pasión, es muy fácil dejar muchas otras cosas de lado, para dedicarte plenamente a ello y convertirlo en una profesión de la que vivir. Simplemente llega un momento en que te planteas las cosas de otra manera y luchas a fondo por convertir tu hobby en tu medio de vida. Si lo peleas lo suficiente se puede conseguir convertir tu afición en un medio de vida, con esfuerzo y paciencia.

¿Consideras a corto, medio o largo plazo la posibilidad de poder vivir de la música?

Me encantaría poder plantearme la posibilidad de poder vivir de la música. Pero tengo los pies muy bien plantados en la tierra y sé que a día de hoy es muy difícil. No están las cosas ni mucho menos para tirar cohetes ni atravesando el mejor momento. Así que hoy por hoy no me planteo vivir del management, porque antes tendría que hacer muchas inversiones para montar la oficina en condiciones, con más colaboradores a los que poder pagar su sueldo, etc. Y ahora mismo no puedo prescindir de mi trabajo habitual para dedicarme de lleno a esto. Pero sí que me gustaría, aunque adoro mi profesión.

¿Qué tendría que cambiar para que eso fuera posible?

Se tendrían que juntar diferentes situaciones propicias para ello. No me lo he llegado a plantear nunca seriamente (de momento), aunque sí he pensado en ello fugazmente. Pero el tiempo lo dirá.

¿Qué has aprendido hasta ahora del negocio?

Muchas cosas, y sigo aprendiendo día a día. Lo más importante es que un manager debe creer ciegamente en la música de las bandas que lleva, y que debe existir una comunicación continua entre banda y manager. Que no hay que cansarse ni desanimarse si no se abre alguna puerta, y hay que seguir insistiendo hasta la saciedad. Y que hay que ser muy ordenado y organizado. Yo soy muy meticuloso con estas cosas y más si llevas varias bandas. Hay que tener la agenda muy bien organizada y separada. Me gustaría añadir que para mi particularmente, esto no es una competición ni una competencia entre bandas, promotores o managers, aunque parece que a veces algunos se lo toman así. Y que es una carrera de fondo en la que hay que reservar fuerzas para cuando haya que pegar el sprint adecuado.

«La relación con mis bandas es de amistad en todos los casos, además de profesional, y ellos mismos me dicen muchas veces que tengo más mentalidad de músico que de manager. Así que sufro con ellos, disfruto con ellos y lo vivo como ellos»

¿Qué porcentaje de las experiencias personales se transportan al negocio?

Un porcentaje muy alto, la verdad. Soy una persona bastante entregada en general y apasionado con los proyectos que emprendo. Así que me tomo lo que tú llamas “el negocio” como una parte de mi vida muy personal. Así que suelo trasladar muchas cosas personales a mi labor con las bandas. Me emociono cuando se consiguen cosas, me desilusiono mucho cuando se tuercen planes, o se cancelan fechas, y me lo tomo prácticamente como un músico más. La relación con mis bandas es de amistad en todos los casos, además de profesional, y ellos mismos me dicen muchas veces que tengo más mentalidad de músico que de manager. Así que sufro con ellos, disfruto con ellos y lo vivo como ellos. Con lo que aunque sé que es un negocio, me lo tomo de manera mucho más personal.

Un deseo para el futuro

Pues pediría varios, ya que me das la oportunidad [risas]. Uno sería que el rock y el metal nacional – con las bandas de calidad que tenemos – se empezasen a valorar dentro de nuestras fronteras como se merece. Que muchas veces es mucho mayor el apoyo que nos prestan desde fuera de nuestro país que dentro del mismo. No todas tienen la calidad suficiente, ojo. También hay que decirlo. Pero sí que tenemos una gran cantera y un buen relevo generacional mal aprovechado. Otro sería que las bandas que represento, lleguen a lo más alto posible y que sean reconocidas. Y uno que me ronda la cabeza hace mucho tiempo, es poder algún día organizar (esto es más un sueño que un deseo), un macro festival en Madrid a la altura de una capital europea. Un festival en el que se den cabida y oportunidades a bandas emergentes nacionales y un festival en el que traería bandas de fuera que no son “las de siempre”. Las que nos visitan año tras año hasta la saciedad. Madrid es una ciudad que se merece tener algo así y estar a la altura de otras capitales europeas. Quién sabe. Quizá algún día lo consiga.

Me gustaría daros las gracias por haber pensado en mí para entrevistarme y daros la enhorabuena por vuestras entrevistas y contenidos. Suelo leerme bien todas vuestras entrevistas que me parecen siempre muy interesantes. Y lanzar un saludo a vuestros lectores y animarles a que sigan apoyando a las bandas locales, para que la música en vivo no se pierda que no estamos en nuestro mejor momento, y pueda haber en el futuro bandas que tomen el relevo a los grandes. Que tenemos calidad de sobra.

Lo más visto...

También te puede interesar...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp