Numenorean ‘Home’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Las personas, por mucho que insistamos en hablar del fondo, lo primero con lo que se tropieza nuestra consciencia a la hora de enfrentarse con la realidad, es la forma.
El mundo de la música no iba a ser un campo diferente. Para bien y para mal, los seres humanos utilizamos la vista antes que el oído, el olfato, el tacto o el gusto siempre y de forma instintiva. Por los ojos es en donde se nos pone el anzuelo para espolear nuestra curiosidad. Compramos por los ojos, comemos por los ojos, y en muchas ocasiones empezamos a escuchar música por los ojos.

Numenorean tomaron nota, y en éste, su primer trabajo larga duración, y primer trabajo con el sello francés Season of mist acompañándolos en la publicación, nos presentan un álbum completo en cuanto a su concepto, y que abarca tanto la música que ellos practican, la lírica que la acompaña, y el aspecto visual del mismo, que busca ser realmente impactante. Y es que desde que entras en contacto con la fotografía de la portada, ya has comenzado a caminar el trayecto que proponen con este álbum.
Porque sí, la portada (que podéis ver aquí de forma integral) es una foto real y corresponde a una autopsia de un filicidio (en realidad el tipo mató a toda su familia) cometido en 1970. Según la banda, todo se haya englobado en el concepto del trabajo, que gira alrededor de la pérdida, y esa fotografía transmitía toda la profundidad que ellos pretendían irradiar con sus canciones, y era la que su música necesitaba.
Hablan de la pérdida. La pérdida como muerte y como pérdida de la inocencia.
El dolor que se experimenta y que acumulamos a lo largo de la vida y que no es ajeno a nadie. Que nos despoja de nuestra humanidad y nuestra verdadera naturaleza.
Del deseo. El que nunca podrá ser satisfecho. Hablan de lo que dejamos en el camino a medida que nos hacemos adultos, con una existencia que nos desgasta, al igual que el agua va erosionando la roca, golpeándola incansablemente una vez tras otra.
Desde luego es una jugada arriesgada y muchos pueden pensar que bajo ese concepto tan completo y complejo, sólo se pretende tener una coartada para llevar adelante su jugada, o incluso que pueden resultar algo pretenciosos.

Nuestra atención ya la han llamado. Nos han explicado el concepto, (de hecho para ellos es importante, pues en el librillo del disco viene bien especificado) pero ¿cumple la música, que al final es lo que cuenta para nosotros?

El tema homónimo, ‘Home‘, empieza con unos sollozos de fondo. Es el torturado espíritu que revolotea a lo largo de todo el disco sobre todas las canciones. Este tema, presenta una radiografía perfecta del álbum. Sí, es sin lugar a dudas depressive-post-black. Todo suena a eso. Pero vaya, estos tíos tienen la capacidad compositiva de crear temas ambientales, con guitarras que incluso cuando suenan más melodiosas, tienen aroma luctuoso y funerario. Tienen perfectamente cogido el punto para no resultar demasiado blandos, a pesar del uso de técnicas y sonoridades que podrían restarle fuerza al conjunto. Suena agónico, suena desesperado, suena triste, suena amargo, suena a pérdida. Lo han sabido hacer fenomenal y a través de las montañas y los valles de ‘Home‘, de sus partes contundentes y de sus pasajes más ligeros, reafirmando unos las cualidades de los otros, han logrado crear una composición que vendría a representar todas las virtudes que puede traer este género. Poco más se le puede pedir y consiguen un tema accesible sin serlo.

Thirst‘ sigue las mismas coordenadas, con el acierto de crear otro plato distinto, con los mismos ingredientes. Y claro, te lo vuelves a comer y te vuelve a gustar. Largo recorrido, contraste de melancólica melodía con arrebatos de contundencia atormentada. Secciones densas como tempestades y otras tenues como el rechinar de la contraventana desvencijada de un viejo caserón al ritmo de la brisa que la golpea.
Pero todo es lo mismo. Desolación, abandono y ruina. Soledad y sufrimiento.

El eje central del disco se llama ‘Shoreless‘, que es un corto tema ambiental que separa los dos largos temas que dan inicio al álbum y los dos que lo concluyen. La banda es capaz de mantener el pulso, y hace que el disco no pierda la tensión que tan bien supieron enhebrar a lo largo de los dos primeros temas.

Shoreless‘ enlaza con ‘Devour‘, cuarto corte de su debut. La lírica del álbum sigue siendo importante, tanto en este corte como en los predecesores. Todo gira en torno a la pérdida de la inocencia, y el paso por una existencia que nos va derrotando desde el primer momento que nuestros sentidos entran en contacto con el mundo que nos rodea. Siguen jugando con los cambios de intensidad. Con una rítmica que oscila desde los blast beats y la velocidad endiablada, hasta ritmos más pausados y ambientales. Con un punteos de guitarra muy reconocibles y las voces que se alternan, entre aullidos animales, y guturales desgarrados. Claroscuros en otro pasaje más de este disco, en el que todo es pesar.

Laid down‘ parece que nos va a despedir de forma más suave, pero no tarda mucho en volver a desplegar el lado más estruendoso de los canadienses. En este final, desarrollan el tema más camaleónico de todos, sin salirse de las coordenadas ya expuestas a lo largo de este análisis. Acercándose a Alcest cuando se ponen más etéreos, y a Woods of desolation cuando se desgarran en lamentos.

Son solo cinco temas, pero cuatro de ellos son bien largos. Aunque utilizan un sonido similar y unos patrones parecidos a lo largo de todo el disco, tienen la gracia de conseguir que todas las canciones suenen distintas y reconocibles, haciendo un inteligente uso de las melodías, sin caer en el exceso de las mismas, y consiguiendo que ningún tema peque de falta de la potencia que necesita.

El disco suena convincente y consiguen transmitirnos su cenicienta visión de lo que supone el tránsito de la infancia a la madurez. También cabe destacar el magnífico sonido que han conseguido. Las voces están perfectas para el estilo, los instrumentos aportan todo lo que tiene que aportar y la producción redondea el trabajo, ajustando lo necesario sin caer en el exceso ni en un resultado final que peque de artificial.

Lo mejor

  • El sonido del disco
  • Las voces
  • El buen equilibrio entre parte melódicas (y como están enfocadas) y las partes más agresivas

Lo peor

  • Aunque sus temas me convencen, los encuentro demasiado cercanos a otras propuestas actuales

Lo más visto...

Moonspell ‘Memorial’

Intentar hablar del pasado de Moonspell para situarnos en el presente de la banda, podría ser larga y ardua tarea,