El otro lado del metal (LXVII): Santi Gzlez

El otro lado del metal (LXVII): Santi Gzlez «La música ya no es solamente tocar un instrumento, y además es totalmente efímera»

El otro lado del metal (LXVII): Santi Gzlez

Más sobre

Nombre: Santi González
Profesión actual: Jefe de administración/contabilidad en un concesionario de automóviles
Grupos relacionados: Sad Eyes, Rex Devs
Puesto dentro del grupo: Multi-instrumentista
Enlaces relacionados: Facebook Sad Eyes

Cuéntanos quién eres, y cuál es la faceta por la que te conocemos en el mundillo.

Muy buenas… Soy Santi Gzlez, responsable del one man project Sad Eyes y anteriormente guitarrista en Rex Devs, recientemente redactor en Necromance.

¿Cuánto tiempo llevas tocando?, ¿y en tu grupo?

Ya ni me acuerdo… sí que recuerdo que la primera guitarra eléctrica que entró en mi casa fue cuando tenía 16 años, más o menos, y desde entonces no he parado. A partir de ahí, además de aprender, disfrutar, y tocar sin más, he pertenecido a varios grupos locales. Después entré en Rex Devs y editamos tres cds, en 2010 edité el primer trabajo de Sad Eyes. Desde entonces ha sido mi principal ocupación musical. Llevo ya editados tres trabajos y estoy metido de lleno en la cuarta entrega.

¿Cómo describirías el proceso de pasar de ser un fan a subirse al escenario?

Pues hace mucho tiempo ya que no me subo a un escenario, aunque fan sigo siendo, eso no lo pierdo. Cada circunstancia y cada banda es diferente en ese aspecto, pero recuerdo lo nervioso que estaba siempre ese día, y aun mas cuando llegaba el momento. No creo que en realidad sea un proceso en si, porque una vez que entras en una banda lo lógico es intentar tocar delante de gente, digamos que esa es una de las finalidades. Siempre es gratificante ver como gente se interesa por verte tocar, que disfruta con tu música y darte cuenta de que el viaje y la paliza han merecido la pena. Lo que te lleva a ello es, sin más, un proceso natural de buscarte la vida en este mundillo, con mejor o peor suerte o certeza.

«Si lo que uno busca cuando se dedica a tocar metal extremo, por ejemplo, es vivir de eso con la misma comodidad con la que puede vivir un funcionario de la administración… pues esta muy equivocado»

¿Tuviste algún tipo de formación musical, o eres totalmente autodidacta?

Nunca he tenido una formación académica y todo lo que sé lo he aprendido tocando, dedicando muchas horas y a base de prueba y error. Quizás ese sea el mayor error, pero ya no hay vuelta atrás, ni mucho tiempo tampoco.

España siempre parece un lugar improbable para lograr el éxito con el rock/metal. ¿Qué opinas de esta tendencia?

Eso depende de lo que cada uno entienda por éxito. Si lo que uno busca cuando se dedica a tocar metal extremo, por ejemplo, es vivir de eso con la misma comodidad con la que puede vivir un funcionario de la administración… pues esta muy equivocado. Si por el contrario el éxito lo obtiene aprendiendo, mejorando, disfrutando y haciendo lo que le gusta, pues este éxito es más fácil de lograr. De todas formas sí que es cierto que aquí las cosas no son sencillas de lograr, supongo que son menos sencillas que en otros lugares, porque todos sabemos de ciertos países que tienen cientos de bandas y medios de altísimo nivel, admirados por muchos, mientras que aquí ese nivel y ese reconocimiento ha llegado mucho más tarde, por algo será.

¿Cómo destacar frente a las demás bandas?

Si tuviera el secreto… Desde luego lo principal es disfrutar con lo que haces. Vas a dedicar a ello más horas de lo que jamás habrías pensado. Horas sin remunerar pero apasionantes, de disfrute continuo. Si no disfrutas ya tienes algo perdido. Por lo demás, hace años el talento se premiaba por encima de todo, el talento y la capacidad, ahora ya no es solo eso. Tienes que tener una buena campaña, imagen, distribución, saber llegar a tiempo, no perder los papeles, estar siempre ahí, en definitiva, tienes que tener una serie de “logros” los cuales muchos solo se adquieren con dinero, porque uno ya no da de si para estar a todo. La música ya no es solamente tocar un instrumento, y además es totalmente efímera. Hoy eres el number one y mañana una castaña.

«Hace años el talento se premiaba por encima de todo, el talento y la capacidad, ahora ya no es solo eso. Tienes que tener una buena campaña, imagen, distribución, saber llegar a tiempo, no perder los papeles, estar siempre ahí, en definitiva, tienes que tener una serie de “logros”»

¿A qué te dedicas en la vida real para llegar a fin de mes?

Soy jefe de administración/contabilidad en un concesionario de automóviles.

¿Te genera más gastos o ingresos tu participación en la banda?

Muchos más gastos que ingresos, pero no sabría decirte a que nivel, y prefiero no saberlo. La inversión en material/equipo es algo que siempre he pensado que no se puede dar como gasto, porque si no lo tienes directamente no puedes pensar en ser músico. Una vez que ya tienes el equipo, si realmente te interesa esto estarás continuamente intentando mejorarlo, con dinero, como no. Entonces, es la pescadilla que se muerde la cola. A partir de ahí y según esta montada la industria actualmente, difícilmente podrás grabar si no te lo pagas tú. Además editar, imagen, promo… todo cuesta dinero. A veces se consigue llegar a cubrirlos, pero un proyecto como el mío, en el cual no voy a poder recibir dinero de los conciertos, puesto que no piso los escenarios, tengo difícil llegar a un público dispuesto a gastar dinero inmediato justo cuando bajas a tomarte una birra con ellos. Siempre he pensado que si de golpe me ingresaran en la cuenta todo lo que me he gastado en música podría pegarme una buena temporada de descanso laboral.

¿Dónde está la frontera entre un hobby caro y una profesión con la que ganarse el pan?

Nunca me he planteado ganarme el pan con esto. Decidí en su día que lo que me interesaba de la música era el metal extremo, y vi que con ello era muy difícil conseguir llegar a vivir con unos ingresos más o menos dignos y continuos. Por otra parte esto me gusta, me gusta disfrutar de la música y mezclar la obligación con la pasión es posible que haga desaparecer una de las dos cosas. He querido que siga mi pasión por ella y he dedicado mi vida laboral a otros derroteros que no tienen nada que ver con la música. Quizás ampliando mis miras musicales habría podido dedicarme a ello, pero ya te digo que hace muchos años que decidí no hacerlo, y tener la música como un hobby, caro, muy caro, pero no diferente al resto de los humanos que tengan un hobby. Seguro que hay gente que me entiende, dentro de la música y de otros hobbies de la misma manera que yo entiendo a todos aquellos que en su día decidieron hacer de esto su forma de vida/profesional.

«Me gusta disfrutar de la música y mezclar la obligación con la pasión es posible que haga desaparecer una de las dos cosas. He querido que siga mi pasión por ella y he dedicado mi vida laboral a otros derroteros que no tienen nada que ver con la música»

¿Consideras a corto, medio o largo plazo la posibilidad de poder vivir de la música?

La verdad es que si pienso en todo el dinero y todo el tiempo dedicado a ella la mayoría de la gente se preguntará el porque no he dado el paso, pero ya hace tiempo que decidí que no. Decidí que la música para mi es lo que es, una pasión que seguramente guía mi vida. Si el tiempo que le dedico y he dedicado a ella lo hubiera dedicado a algo más fructífero económicamente, el camino habría cambiado. Disfrutar con lo que haces si además es de lo que vives, tiene que ser la máxima satisfacción, pero siempre he pensado que los quebraderos de cabeza que trae el no solo disfrutar, sino también amortizar, no van con un arte tan difícilmente remunerado.

¿Qué tendría que cambiar para que eso fuera posible?

Pues creo que el primero que tendría que cambiar soy yo mismo, puesto que las puertas me las estoy cerrando yo. Es más cómodo para mi tener los ingresos de otras capacidades técnicas, y dedicar una parte de estos ingresos y de mi tiempo a disfrutar de la música, que tener los ingresos de lo que disfruto, y que esto me lleve a perder esa comodidad y tener la preocupación de que ahora llego a pagar mis facturas y ahora no llego. Si por lo que sea, un día tengo que dejar la música, no estaría pediendo al mismo tiempo mi puesto de trabajo. Por otra parte, miro a mi alrededor y siempre veo gente mas capacitada que yo para vivir de esto, lo cual me hace pensar que si ellos no pueden, yo menos.

¿Qué has aprendido hasta ahora del negocio como músico?

Si estas en esto aprendes cada día, todo está en continuo cambio, y puede que esa sea una de las cosas más importantes que he aprendido. Lo que sirve para hoy es posible que no sirva para mañana, y si no estas muy al día, cuando aprendas una cosa hay tanta gente ya que se dedica a ello que es posible que llegues tarde. También he aprendido que hay algún subidito que se cree algo solo por estar detrás del nombre de una banda, pero sobre todo, con toda la gente que he tratado, colaboradores y músicos de la escena, he visto que la calidad humana y técnica es impresionante. Siempre he pensado que por muy bueno que seas, por muy bueno que creas que eres, o por muy bueno que los demás crean que eres, siempre hay alguien mejor. Como te digo, tratar con decenas de músicos que han colaborado en mis proyectos no hay hecho mas que afianzarme esa creencia.

«Siempre he pensado que por muy bueno que seas, por muy bueno que creas que eres, o por muy bueno que los demás crean que eres, siempre hay alguien mejor. Como te digo, tratar con decenas de músicos que han colaborado en mis proyectos no hay hecho mas que afianzarme esa creencia»

¿Qué porcentaje de las experiencias personales se transportan a la partitura?

Supongo que aunque no quiera que mi vida, mis emociones y mis sentimientos se trasladen a mi forma de tocar y componer, lo suyo es que se trasladen. Esto es un arte, así que como en el resto de los artes se plasman y se hacen sentir emociones. Estoy seguro que será mas fácil componer una canción de amor si estas enamorado y mas difícil componer un hit veraniego si estas inmerso en una depresión. Lo ideal es canalizar esas experiencias para que el uso en la música sea guiado por ti, y no que ellos te guíen en tus composiciones.

Un deseo para el futuro

Poder seguir disfrutando con esto como lo estoy haciendo ahora, como el primer día, ya le dedique 10 horas en un día o 10 minutos, pero disfrutarlos. Ver como el resto de los músicos de la escena disfruta también con ello, eso hará que todo esto merezca la pena. Que la salud nos acompañe a todos.

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp