Crónica y fotos del Ripollet Rock 2017

Crónica y fotos del Ripollet Rock 2017

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

Hacía bastante tiempo que había escuchado hablar del Ripollet Rock; para aquellos que no lo conozcáis, se trata de un festival de rock totalmente gratuito y apoyado por el Ayuntamiento de Ripollet (Barcelona). Éste año estaban de celebración, la de su 25º Aniversario, y el evento volvió a hacer gala de la fama que le precedía, tirando la casa por la ventana con un cartel contundente y que no dejó indiferente a nadie. La jornada reunió sobre un mismo escenario a dos grupos catalanes, Rising Core y Regresion, y tres internacionales: Jaded Heart, Crystal Viper y – a la cabeza – los japoneses Loudness. La apertura de puertas se anunciaba para las 21:30 y allí nos plantamos, cámara en mano y listos para contaros la fiesta que se montaron.

Los primeros en hacer aparición fueron Rising Core, que acaban de lanzar – ‘Under Thoughts’ – su segundo disco. El grupo arrastró al respetable con ritmos bien marcados, su alucinante batería y la voz de Verónica Galindo. Fueron una elección inmejorable para comenzar a calentar motores.

Después de verles el hambre mordía, y como la Asociación Ripollet Rock (organizadora del evento) no había dejado ningún cabo suelto, tocó dar una vuelta por los varios puestos de merchan, pescarse unas birras y algo de comer (a precios más que razonables). Además, la Asociación había anunciado en su web que si te gastabas 10 pavos, entrabas en en sorteo de una Oqan firmada por Akira Takasaki, ¡habría que probar suerte!

En este pequeño break comenzaron a escucharse comentarios del tipo: “No os podéis perder los que vienen ahora. Les vi hace un par de semanas y ¡son la hostia!”. No hay mejor presentación que la hecha por tus fans y Regresión, recién vueltos de su gira con Guadaña y Zenobia, dieron un concierto de altura. Con más de 20 años a sus espaldas, los barceloneses tocaron sus mejores temas y dieron un buen repaso a su nuevo trabajo, ‘Terra Ignis’, un disco donde también dedican un tema a Lemmy Kilmister, ‘Puño de Hierro’. No les conocía y aunque no soy de grupos nacionales, me conquistaron. El grupo desgarró la noche, y no hubo tiempo de recuperarse para cuando aparecieron Jaded Heart, quienes por su parte ofrecieron también un gran espectáculo. Se metieron al público en el bolsillo con guiños y frases en catalán, y mostraron una gran clase al condenar el atentado de Las Ramblas y dedicar un tema a las víctimas del mismo.

Con la salida de los alemanes, llegaría uno de los momentos más esperados de la noche. Ya antes de su aparición se podía respirar el ansia, y aunque era su tercera aparición por nuestro país (incluida en la gira de su 35º Aniversario), el público se congregó en masa y todos estábamos más que locos por verles aparecer. De modo que, cuando Loudness comenzaron a tocar… ¡el mundo se vino abajo!

Crónica y fotos del Ripollet Rock 2017

Durante su actuación no hubo un momento de descanso, las manos no se bajaron y todos y sin excepción saltamos, gritamos y cantamos sus temas. Todos tuvieron su momento, tanto el afamado Akira (guitarra), demostrando la bestia que lleva dentro y dejándonos flipados; como Yamashita (bajo) y Suzuki (batería) nos regalaron una gran intro en ‘Black Wall’; por supuesto, la voz de Niihara, fue tan genial como hace 30 años, un técnica asombrosa y desgarradora en sus temas más melódicos, véase ‘Ares Lament’, o cañera en los momentos más heavy/hard, que no falte ‘DSI’. Incluso hicieron repaso a su época con Mike Vescera al tocar: ‘In de Mirror’. A pesar de superar las 2 horas de concierto, lo cierto es que se nos hizo muy corto y, aunque Minoru prometió que les volveríamos a ver en un año, la espera se nos va a hacer eterna.

Tras su actuación llegó el sorteo de la noche, otro momento de coger aire, y que contó con la colaboración de Michael Muller que, en palabras del presentador: “no quería irse a dormir y no iba a ser él quien se lo dijera”.

El cierre del escenario estuvo a cargo de Crystal Viper. Los polacos no se amilanaron por el escaso público que quedaba a esas horas de la noche y ofrecieron un gran concierto que tuvo uno de sus momentos cumbres durante su canción más celebrada, ‘The Witch is Back’.

Tras esto el festival se despidió hasta el año que viene, no sin antes recibir la placa conmemorativa de su 25º Aniversario a manos del alcalde.

Desde aquí sólo nos queda decirles: FELICIDADES, tanto por el festival que nos dieron, como por su gran trabajo durante todos estos años. Estamos deseando que llegue la próxima.

Fotografías // JessyKiller

También te puede interesar...

Comentarios