Conan y Monolord en Barcelona, los nuevos señores del Doom

Conan y Monolord en Barcelona, los nuevos señores del Doom

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Por si alguien todavía no lo sabe, estamos en octubre. El mes del otoño, los tonos ocres, las sudaderas desempolvadas y los conciertos sin descanso (hoy en día sólo la última sigue siendo cierta, por desgracia). Giras, giras y más giras pasan por las salas de la península haciendo temblar los cimientos, las cabezas y los bolsillos de todos nosotros. Toca elegir y eso nunca es fácil. Pero cuando se presenta un cartel con dos titanes del doom como Monolord y Conan pocas dudas quedan al respecto.

Empezábamos la tarde con misterio: apertura de puertas a las ocho, primera banda a y veinte y segunda banda a las nueve y media. ¿Cuál iba a ser el orden? La promotora decidió que iba a ser sorpresa. ¡Daba lo mismo! La sala más pequeña del complejo Razzmatazz ya estaba a rebosar a falta de 10 minutos para empezar y una larga cola todavía esperaba para entrar. Llegadas las 20:30h, misterio resuelto: Monolord eran los encargados de abrir la noche.

Monolord

Conan y Monolord en Barcelona, los nuevos señores del DoomCon apenas cuatro años de vida, el trío sueco acaba de publicar su tercer trabajo ‘Rust’, disco con el que han dado un pequeño giro a su música. Conservado los pasajes largos y los riffs pesados característicos del género, han sabido dotar a sus composiciones de nuevas capas mucho más coloridas y con nuevos matices más ambientales. En directo los nuevos temas casan completamente con los “clásicos” consiguiendo un equilibrio permanente entre la fiesta del rock con el interiorismo del doom.

Al tener tan pocos días de vida, las canciones de ‘Rust’ no ejercieron un monopolio sobre el setlist. Pudimos escuchar temas como la homónima ‘Rust’ y ‘Where Death Meets the Sea’ pero también otras como ‘We Will Burn’ de su anterior obra Vaenir y ‘Empress Rising’ de su primer trabajo.

Tras algo más de una hora de actuación Thomas Jäger, Mika Häkki y Esben Willens se despidieron entre aplausos, sudores y una sonrisa en la cara. Buen trabajo.

Conan

Tras el breve descanso, los ingleses Conan ocupaban las mismas posiciones en escena. El trío de Liverpool no son para nada unos desconocidos para el público de España y eso pudo notarse en la ligera reducción del espacio entre personas. De todos modos, no necesitas ser un gran fan de la banda para saber si son ellos los que están sobre los tablones. Los primeros segundos de su actuación son toda una prueba para los aparatos digestivos y esfínteres del público que, de no estar bien entrenados, desearán tener el camino al lavabo lo más despejado posible. Unos bajos con la habilidad de sesgar el espacio-tiempo capaces de hacerte descubrir el motivo de aquel apretón que tuviste años atrás y que no sabías el porqué. Pues bien, eran ellos.

Conan y Monolord en Barcelona, los nuevos señores del DoomEsta vez ver cómo sonaban sus nuevos temas en directo no era el atractivo – la gira de presentación de su también tercer trabajo ‘Revengeance’ (analizado aquí) ya los había traído en un par de ocasiones durante el pasado año -, sino que era más por el disfrute que por otra cosa. ¡Y gracias por ello!

A diferencia de Monolord, Conan son más comedidos en escena y no es necesario tener los ojos clavados en ellos todo el rato. No cambian de posiciones, no saltan, no se acercan al público… únicamente permanecen como auténticas estatuas, plantados en sus sitios haciendo lo que saben: tocar. Su música no es para sudar y perder tres kilos en un moshpit. No. Sus canciones son para interiorizarlas, para perder el miedo y dejarte transportar fuera de la sala, fuera de tu cuerpo. De este modo fueron cayendo temas como ‘Crown of Talons’, ‘Throne of Fire’, ‘Battle in the Swamp’ y ‘Total Conquest’ haciendo un pequeño repaso por su discografía. Pasada la hora de concierto, igual que sus compañeros de jornada, se despidieron y las luces se encendieron haciéndonos volver a nuestros cuerpos y a la sala. No volvimos siendo más sabios, pero sí más limpios. Sobre todo por dentro.

Sala // Razzmatazz 3, Barcelona
Promotora // Red Sun
Fotografías // Víctor Gómez

PUBLICIDAD

También te puede interesar...

Comentarios