El otro lado del metal (LXXX): Daniel García 'Dani'

El otro lado del metal (LXXIX): Dani García «El público es el que hace que una banda destaque frente al resto»

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

Nombre: Daniel García ‘Dani’
Profesión actual: Técnico de Laboratorio en una Multinacional
Grupos relacionados: Vita Imana
Puesto dentro del grupo: Batería
Enlaces relacionados: Sitio web oficial Vita Imana

Cuéntanos quién eres, y cuál es la faceta por la que te conocemos en el mundillo.

Soy Dani, y supongo que me conocéis no por mis increíbles dotes culinarias y pasmosa flexibilidad sino por ser el batería de Vita Imana ☺

¿Cuánto tiempo llevas tocando? ¿Y en tu grupo?

Ufffff… demasiado. Tocando puedo llevar aproximadamente desde los 15 años, y tengo 35. Sí es verdad que durante los primeros años era muy difícil practicar, porque al no tener instrumento, ni sitio donde ir a tocar, fue como si no contaran, pero por ahí andará… unos 20 años, que se dice pronto. En Vita Imana llevo tocando el mismo tiempo que lleva la banda existiendo, desde 2003-2004.

¿Cómo describirías el proceso de pasar de ser un fan a subirse al escenario?

Pues lo primero es que estés interesado en tocar algún instrumento (incluido tu propia voz claro) porque sino, malamente, y luego creo que es dejarse llevar, empiezas a aprender y cada vez te gusta más, te empieza a picar el gusanillo de tocar en directo con amigos, y si no tienes amigos porque tocas mucho y a todas horas, pues buscas alguna banda acorde a lo que quieres hacer, o que estén buscando lo que tú quieres (risas). Luego ya va todo rodado y cuando menos te lo esperas estás encima de un escenario, y sin darte cuenta, ya estás infectado del virus del directo. Y comienza tu perdición (risas).

¿Tuviste algún tipo de formación musical o eres totalmente autodidacta?

Soy 95% autodidacta. Intentar sacar las canciones de tus grupos preferidos es una muy buena forma de aprender a tocar y de entrenar el oído. Di clases 3 meses durante los primeros años de empezar a tocar, me enseñaron a leer partituras y algunos ejercicios de control, coordinación y poco más. Hace unos 4 años también estuve algunos meses con Dani Perez (Saratoga, Skizoo), y este mismo año – otros pocos meses – con Manu Reyes (Sober, Skizoo), que me han ayudado a avanzar, porque llega un momento en el que te quedas bloqueado y sin ayuda es difícil seguir. Por desgracia por unos motivos u otros al final siempre tengo que dejar las clases, pero mi intención es retomarlas el año que viene.

España siempre parece un lugar improbable para lograr el éxito con el rock/metal. ¿Qué opinas de esta tendencia?

Ya no solo en España. Lograr el éxito, además de improbable, es muy difícil en cualquier lugar. Pero hay muchas bandas que lo han conseguido, y otras que van camino de hacerlo. Así que imposible no es. Lograrlo es una suma de muchas cosas. Lo principal que la música que hagas te guste a ti, porque sino difícilmente vas a poder transmitir lo que quieres. Luego tienes que llegar a la gente, que es lo más difícil. Y si lo consigues, tienes que rodearte de gente que crea en la banda y piense por y para ella. Si a eso le sumas un poco de suerte, que también es necesaria, ya tienes el cóctel perfecto para el éxito.

¿Cómo destacar frente a las demás bandas?

Difícil pregunta. La respuesta más sencilla sería decirte que haciendo cosas que el resto de bandas no hagan, pero hoy en día prácticamente está todo inventado. También es muy importante la promoción; ya puedes ser una bandaza que si la gente no te conoce no tienes nada que hacer. Realmente pienso que es el público el que hace que una banda destaque frente al resto… porque ¿cuántas bandas de metal hay? y, esa que es famosa ¿es realmente mejor que esta otra que apenas es conocida? a lo mejor sí, pero quizá no… y al final es el público el que ha decidido – por el motivo que sea – que una banda sea más conocida y destaque. Te pongo el ejemplo con Vita Imana. Nosotros hacemos la música que nos gustaría ver y escuchar como público, pero, musicalmente hablando ¿cuantas bandas hay mejores que nosotros y son menos conocidas? Muchísimas, pero ha sido el público el que nos ha elegido a nosotros por encima de otras bandas que también se lo merecerían. No sé, es complicado.

¿A qué te dedicas en la vida real para llegar a fin de mes?

Soy Técnico de Laboratorio en una Multinacional. Llevo el control Químico y Microbiológico de una Depuradora que hay dentro de la empresa donde trabajo para controlar los vertidos de la fábrica.

¿Te genera más gastos o ingresos tu participación en la banda?

Creo que es la pregunta que menos he tardado en pensar (risas). Gastos. Sin lugar a dudas, aunque también es verdad que en los últimos años hemos conseguido que la banda se mantenga con lo que genera, así que, a día de hoy podría decir que salvo el pago del local de ensayo, el grupo no nos genera ningún gasto extra. Y que siga así por mucho tiempo. Claro que para llegar a este punto hemos tenido que invertir mucho tiempo, dinero y esfuerzo.

¿Dónde está la frontera entre un hobby caro y una profesión con la que ganarse el pan?

Esa pregunta nos la hemos hecho muchas veces. Supongo que el paso para que sea una profesión con la que ganarse el pan es dejarlo todo y dedicarle el 100% de tu tiempo a la banda. En definitiva, jugártela. Que esa sea tu única preocupación. Pero claro, para eso se tienen que dar muchas circunstancias, como que la formación al completo tenga el mismo objetivo, que haya un plan de futuro viable, contar con el apoyo de alguien que esté metido en este mundo y sepa como guiar a la banda… ya sea una promotora, discográfica, etc. Empezar el proyecto con muchísima ilusión y sabiendo lo que se están jugando en clave también. Al final es como empezar una empresa con varios socios. Tienes que pensar muy bien donde te vas a meter y con quien.

¿Consideras a corto, medio o largo plazo la posibilidad de poder vivir de la música?

A corto o medio plazo no. A largo plazo, quién sabe. Hay bandas españolas que viven, o sobreviven, de la música y la vida da muchas vueltas. ¿Si me gustaría? Claro que me gustaría, pero España no es un buen país para dedicarte a nada que tenga que ver con la cultura, es así de triste pero de cierto, y menos si haces un estilo de música extremo.

¿Qué tendría que cambiar para que eso fuera posible?

Quizás como primer paso, que las leyes del país viesen esto como una profesión y no como un hobby. Y aquí incluyo a pintores, escritores, actores y en definitiva todo lo que tenga que ver con la cultura en general. Quizás de esta forma más músicos se atreverían a dar el paso que antes comentaba.

¿Qué has aprendido hasta ahora del negocio como músico?

Que es un mundo que te da alegrías y golpes a parte iguales. Incluso me atrevería a decir que si no fuera por el amor de los músicos a su música y a la droga que es tocar en directo, el 85-90% habrían dejado de tocar hace ya mucho tiempo. Hay gente muy buena y gente encantadora en este negocio, pero también hay mucho listo, mucho timador y mucha rata.

¿Qué porcentaje de las experiencias personales se transportan a la partitura?

Un gran porcentaje. La música son sentimientos. Lo que te pasa en la vida y las etapas por las que pasas son un reflejo de lo que compones. Si estás triste todo o una gran parte lo que compongas va a ser triste. Si estás contento tienes más posibilidades de hacer cosas felices y si estás enojado y te sale fuego por los ojos pues haces metal \m/

Un deseo para el futuro…

Que todos disfrutemos de otros 10 años de Vita Imana por lo menos ☺


También te puede interesar...

Comentarios