American Head Charge ‘Tango Umbrella’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Han pasado muchas cosas desde que American Head Charge publicaran ‘The Feeding‘ allá por 2005, y en estos 11 años de espera hemos asistido a defunciones, separaciones, reconciliaciones y algunos problemas para editar nuevo material. Finalmente, y con la ayuda de sus fans, han conseguido mediante una campaña de crowdfunding realizar la colosal tarea de volver a poner a esta banda de Minneapolis en el lugar en el que les correspondía estar, ya que no han corrido tan buena suerte como otros, y desde aquí pensamos que merecen estar con los más grandes.

Pero vamos a entrar en materia de la mano de ‘Let All The World Believe‘, tema del que ya comentamos aquí su correspondiente video, y que pensamos es el apropiado para volver a la palestra. Ritmos contundentes, y un groove característico, nos hacen pensar que no han pasado los años por esta fantástica banda. Parecen estar todos en forma; la batería de Dane Tuders tiene ese punto de contratiempo y caja martilleante que siempre les dio un cierto sonido nu-metalero y característico mezclado con música industrial a lo Killing Joke o Ministry. Un Cameron Heacock que se sale, y que vuelve con su emotiva voz y sus largos gritos; y una rítmica muy bien confeccionada por Helberg y Singh a las guitarras con el solido bajo de C. Hanks. Justin Fowler ha traído algo de electrónica bajo el brazo también esta vez, y podemos ir saboreando sus samplers también desde el principio del tema. El final es aplastante, con unas voces y rítmica entrecortada que no nos dejan lugar a dudas: Han vuelto!!

Drowning Under Everything‘ es un tema directo y con muy buenos riffs al estilo Pantera. El tema va creciendo poco a poco hasta convertirse en un medio tiempo casi susurrado con un bajo pulsante y enérgico. El estribillo se abre entonces magnífico, lleno de expresividad en la voz, y con esa increíble facilidad para combinar la agresividad con la delicadeza más sentimental, dejando este corte entre los mejores del álbum. ‘Perfectionist‘ vuelve al sonido AHC puro y duro, sin concesiones, y con algo de ritmos entrecortados típicos. Los teclados resaltan dando una atmósfera muy necesaria, e incluso oímos el sonido que ya utilizaron en ‘Just So You Know‘ de su exitoso ‘The War of Art‘ que sigue siendo de los favoritos del que escribe esta review. El estribillo es de los más pop del trabajo, con ese toque melódico que nos encanta, y que muchas bandas mainstream matarían por recuperar. Al final tiene algo de lentitud decrépita que hará las delicias de los fans de Alice in Chains, con esa voz desazonada y estridente que recuerda un poco a la Layne Staley.

Sacred‘ tiene algo de rock industrial y de metal alternativo al mismo tiempo. El estribillo vuelve a traer a Alice In Chains a la memoria, y siendo de los temas más lentos del álbum es de los que mayor sentimiento transciende. Queda algo del sonido de su ‘The Feeding‘, con ese toque psicodélico y cercano a Tool. ‘I Will Have My Day‘ vuelve por el camino tortuoso de los riffs con la caja marcando como si de una versión yanqui de Rammstein se tratara. Ritmos pegadizos y algo de samplers. No es de los mejores del disco pero es violento y pegadizo como pocos.

A King Among Men‘ comienza como una balada al piano y la voz y parecía un tema quizás más indicado para terminar el álbum, pero la voz doblada de Heacock es tan sublime que no nos ha importado mucho. ‘Suffer Elegantly‘ da el contrapunto perfecto con algo que nos ha recordado un poco a Marilyn Manson y su ‘Irresponsible Hate Anthem’. Un tema cañero y sin concesiones, con gritos y samplers para elegir y ese sonido comprimido en la voz que le otorga algo de rabia adicional. El tema se desarrolla con alguna parte lenta y tortuosa, quizás trayendo a colación el sonido de su ‘Trepanation‘. ‘Antidote‘ tiene un ritmo monolítico, y se desarrolla con unas líneas de bajo que acompañan la voz con unas sintes muy bien traídos. A medida que se anima vuelven las melodías y ese toque entre oscuro y agresivo que les identifica tanto, dejando pasajes que vuelven a recordar a Layne Staley.

Prolific Catastrophe‘ parece un tema diseñado para mostrar algo de variedad, con un estribillo que parece más industrial que el resto. El trabajo de guitarras está algo más escondido quizás, para sacarlo en la parte final del tema. ‘Down And Depraved‘ tiene unas líneas vocales de lo más vanguardista entre los demás temas. ‘When The Time Is Never Right‘ es un bonus lento, tortuoso y mentalmente enfocado a esa sensación que te da el alcohol u otras sustancias, como si todo fuera a cámara lenta.

Lo mejor

  • Buenas rítmicas y mejor voz.
  • El nivel general del álbum apenas baja un par de veces.
  • No suena mucho a nu-metal.
  • El bajo tiene un punto importante y eso a veces se agradece en una banda.

Lo peor

  • Echamos en falta un tema característico como fueran en su día ‘Loyalty’ o ‘Just So You Know’.
  • Algunas veces no parece la misma banda (han pasado años).
  • Las guitarras se pueden diluir en ocasiones en la mezcla.

Lo más visto...