Si normalmente todo lo que proviene de Japón puede calificarse, como poco, de curioso, lo de estos chicos (sí, son todo tíos) es el barroquismo llevado a la máxima expresión. Y es que todo en su visual kei me deja con la boca abierta: el vestuario, los ‘pasos de baile’, el escenario… y por supuesto esa versión japonesa del power metal más florido que hayamos podido ver por aquí. Vamos, que a su lado Luca Turilli es un cualquiera. Este tema se puede escuchar en la cabecera del programa que Versailles tiene en una televisión japonesa, y que consiste poco más o menos en que tú pides un deseo, y ellos lo hacen realidad. Sería cosa de verlo…


Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp