Mortiis 'The Great Deceiver'
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Que Mortiis es uno de los artistas más importantes dentro del metal industrial y la experimentación no es una novedad, pero que después de tantos trabajos tan diferentes entre sí, y después de las diferentes etapas por las que ha pasado su música, sea capaz de entregar un álbum tan completo como este, es para quitarse el sombrero. Las comparaciones a veces son odiosas, pero en este caso decir NIN, Dope, Ministry o KMFDM es quedarse corto.

El trabajo empieza con ‘The Great Leap‘, un tema que apesta de la mejor manera al ‘Downward Spiral‘ de NIN o temas como ‘Starfucker INC‘. El sonido de la banda ha mejorado mucho a nivel estudio, y el tema es un cañón para ponerse en el coche y salir un viernes por la noche con rumbo a ninguna parte. ‘The Ugly Truth‘ puede recordar al sonido de los Dope más cañeros y con talento de su carrera. La base rítmica y las voces muy en la línea de su trabajo ‘The Grudge‘ dejan su sello de identidad muy patente. Las guitarras y el rollo industrial son de lo mejor del álbum, y los coros – muy en la línea de Ministry – le dan su toque macarra.

Doppelganger‘ ya se había dejado escuchar, y aquí la percusión y la electrónica es sin duda un trabajo que podría haber salido del Trent Reznor más atrevido. El estribillo y las letras tan personales y cargadas de rabia están en la línea de los mejores trabajos de la banda.

Demons Are Back‘ (que también tiene su videoclip correspondiente) es una canción sencilla pero cargada de letras contundentes. En algunos momentos parece como si los mismísimos Marilyn Manson del ‘Antichrist Superstar‘ hubieran resucitado y grabado un álbum 20 años después. El video del tema no tiene tampoco desperdicio. Las voces son muy compactas a lo largo de todo el disco. ‘Hard to Believe‘ ahonda en el sonido NIN y los bajos potentes. Este disco podría haberse grabado en 1996 y no habría desentonado en absoluto. Las voces cargadas de efectos, y ese tono grave y roto del bajo, son algo que acompaña a lo largo de casi cada uno de los cortes, y en este caso la guitarra acústica pone la nota diferenciadora. Con ‘Road to Ruin‘ hacemos un Nuevo acercamiento al Mortiis más electrónico y experimental de trabajos como ‘The Smell of Rain‘. Un tema complejo y lleno de capas que vuelve a recordarnos que Reznor tiene un competidor que le hace sombra.

Bleed Like You‘ nos trae algunos de los pasajes más de ‘banda sonora’ con esos pianos y esa base enrevesada y las guitarras agresivas en el estribillo. Marilyn Manson y su segundo álbum vuelve a resonar en la mente del que escribe mientras escucho un tema con riffs industriales espectaculares, aunque quizás con un sonido un tanto más sucio y lento que el resto del disco.

La electronica es la base de ‘Scalding the Burnt‘, que nos trae otro tema en la línea de NIN en su primera etapa, y que podría estar perfectamente en ‘The Grudge‘ también. Es un tema que no creo que esté hecho para el directo por lo complicado de su producción. ‘The Shining Lamp of God‘ (ver vídeo) suena un poco a esas bandas alemanas industrials que hacen de los riffs, los sintes y las voces gritonas su incursión en el sonido más Ministry.

Sins of Mine‘ está llamado a llenar ese espacio a los temas lentos, misteriosos y llenos de preguntas. Es un tema ambiental casi experimental e intimista. Se nota que a estas alturas del trabajo, Mortiis hace simplemente lo que quieren. Suena como una balada espacial con ese toque a lo Gary Numan. No podemos dejar de pensar en el sonido de NIN a lo largo del álbum, y eso creemos que es algo bueno y que tiene un gran mérito. ‘Feed the Greed‘ nos devuelve a la realidad más cruel y a la experimentación sónica. Los pasajes cargados de baterías industriales y los riffs más épicos vuelven a recordarnos la vertiente más cañera y sucia. El estribillo reza: ‘No puedes matarme porque ya estoy muerto’ en una oda a la superación personal.

Y el disco termina con ‘Too little too Late‘, el ejemplo más claro de tema a medio tiempo que puede sonar a los The Kovenant más enérgicos. Los sintes y la base son fundamentales en este corte que juega con las capas y el sonido más comercial a caballo del rock industrial y el metal electrónico bailable más inclasificable.

Lo mejor

  • Llevabamos 20 años esperando este álbum.
  • Las voces son de las mejores de su carrera.
  • Es álbum es tan denso y lleno de matices que tienes que escucharlo al menos 3 veces para entenderlo.
  • Los instrumentos han llenado el vacio de esta banda por primera vez en mucho tiempo.

Lo peor

  • La experimentación dejará a alguno pensando si Mortiis consumen drogas.
  • El parecido a los NIN de los 90 a veces te hace pensar que es algo más que una simple influencia.
  • Que no haya un CD2 como en ‘The Fragile’ de NIN.

Lo más visto...

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp