Hecate Enthroned vuelven a Barcelona

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Era un fin de semana complicado en Barcelona para una oferta cultural alternativa. Las Fiestas de la Mercé, patrona de la ciudad, inundaban la ciudad de eventos y sólo unos pocos (realmente pocos) nos disponíamos a ver sobre el escenario a unas de las leyendas del black metal sinfónico inglés. Para mi, Hecate Enthroned son lo que debería haber sido Cradle of Filth antes de convertirse en esa especie de circo mediático del que toda persona a la que le hayan gustado reniega en alguna ocasión. Siempre fieles a su estilo, echaban el ancla en la ciudad condal como cabezas de cartel de la primera entrega del festival Into The Purgatory.

El festival se inició con más de una hora de retraso respecto a los horarios confirmados por la organización días antes a través de Facebook, lo cual hizo que mucha gente (incluido un servidor) optara por acercarse a alguna terracita de los alrededores. Y como el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, y el sufrimiento al lado oscuro, algunos nos perdimos los primeros acordes de los encargados de abrir la noche, los tarraconenses Between the Frost.

La verdad es que he tenido la ocasión de ver a los de Tarragona unas cuantas veces, y esta última es en la que los he visto mucho más sólidos instrumentalmente. Ataviados con su corpse paint descargaron su black metal con una buena ejecución y una buena puesta en escena general. Quizá la gran crítica que puedo hacerles es que no tengo mucho a destacar, fue un concierto correcto sin nada que me disgustara pero tampoco nada que me sorprendiera especialmente.

Hecate Enthroned vuelven a Barcelona
Ataviados con su corpse paint, Between the Frost descargaron su black metal con una buena ejecución y una buena puesta en escena general. Fotografía: Abel Valdelvira

Finalizada la primera actuación, se empezó a disponer el escenario para la segunda banda en subir a las tablas. El escenario se fue llenando de velas para darle un toque místico al show. Era el turno de unos desconocidos para mi, la joven banda barcelonesa Vallum. Envueltos en luces rojas empezaban su asalto que, en el primer minuto, perdió todo el aire de misticismo creado con la iluminación y el atrezo. La propuesta que nos hace la banda es un black metal con partes progresivas y melódicas que recuerda al estilo de los suecos Shining, pero que se queda por el camino a nivel compositivo, las melodías creadas son muy básicas y las estructuras previsibles. En muchas ocasiones la simplicidad de su música te hace desconectar completamente de los temas y la pobreza de las composiciones pasan factura. Son una banda joven, apenas lleva dos años de recorrido, y tienen mucho margen de mejora pero, como comentaba anteriormente, el aura de misticismo que nos proponían visualmente quedaba poco creíble con la actitud de la banda, siempre estática, sin ese tinte de teatralidad que parecían querer imponernos y centrada en el mástil de sus instrumentos. El único que nos intentaba convencer que estábamos ante una oda al dolor y a la desesperación era el vocalista pero su interpretación era difícilmente creíble. La sensación es que estábamos ante una actuación calculada, un teatro con una banda sonora a la que le falta madurar y hacérnoslo creer.

Hecate Enthroned vuelven a Barcelona
Hecate Enthroned repartieron oscuridad y pegada como sólo ciertas bandas saben hacer. Fotografía: Abel Valdelvira

Llegaba el momento para el conjunto galés. No tuvimos que esperar mucho, el cambio mínimo del backline y de cabeza al escenario. Los horarios se habían apretado mucho tras el retraso, así que sin apenas tiempo empezó la actuación de Hecate Enthroned. El combo es uno de los precursores del black metal con toques death en su país. Un grupo que cogió importancia a finales de los 90, pero que luego se fue a menos y no gozó de la popularidad de otras formaciones del estilo. Así, sin demasiado tiempo para respirar, empezó la descarga.

Debió ser difícil arrancar el directo, a la poca afluencia de público se sumó que empezaron de repente y la gente todavía no había vuelto a la sala. El quinteto (faltaba el teclista) salió al escenario convencido de que la cincuentena de personas que estábamos en la Sala Bóveda merecíamos la misma intensidad que si el lugar estuviera abarrotado y salieron a convencer. Con vocalista nuevo, preparando álbum nuevo y con su último trabajo cumpliendo ya 3 años, tenían que demostrar que están en forma, y lo están. Interpretaron un setlist muy variado que fue desgranando su discografía desde los clásicos a temas de su más reciente etapa. No sabes decir muy bien cómo lo consiguen, pero hay ciertas bandas que imprimen una magia especial a sus directos, evidentemente la precisión a la hora de ejecutar los cortes y una buena calidad instrumental han de estar presente, pero dejando la técnica aparte, Hecate Enthroned repartieron oscuridad y pegada como sólo ciertas bandas saben hacer. Como os decía, la única nota negativa fue el poco público que asistió al evento. Si pasan por tu ciudad no los dejes escapar, te aseguro que tienen algo especial.

Etiquetas relacionadas

Lo más visto...

También te puede interesar...