Metal renderizado: 10 ocasiones en las que los videojuegos y el heavy cruzaron sus caminos

Más sobre

Son la primera opción de ocio audiovisual en España y las cifras de su industria – también en España – facturan el doble que la música y el cine juntos. No lo digo yo, lo dice la prensa seria y por algo será. Desde su incursión en el mercado doméstico a finales de los 70, el impacto de los videojuegos no ha dejado de sacudir nuestra forma de entretenimiento y la cultura popular a un ritmo imparable. Los hay de múltiples estilos y están orientados a todo tipo de públicos, algunos han hecho historia gracias a sus personajes protagonistas y otros han llegado a revolucionar el sector tecnológico. Pero bueno, hoy no estamos aquí para estudiar antropología, sino para descubrir y recordar que juegos nos quisieron destrozar los altavoces con las bandas sonoras más salvajes.

Doom 2016: BSO original de Mick Gordon

2016 fue la fecha que nos trajo de vuelta al shooter en primera persona por excelencia. Después de una trilogía que concluía en 2004, mucho se especuló sobre la posibilidad de un DOOM 4 que finalmente se convertiría en DOOM a secas, y el comienzo de una nueva era para el mítico videojuego de acción.

Con una reputación inmaculada, id Software, el estudio responsable del juego, siempre se caracterizó por cuidar al máximo todos los aspectos de sus creaciones, y la banda sonora no podía ser menos. Para esta ocasión la casa comandada por John Carmack y con el respaldo de Bethesda en esta nueva andadura, contaron con el músico Mick Gordon para reventar demonios a golpe de metal industrial.

Sobre la trayectoria de Mick Gordon, cabe destacar que este compositor y técnico de sonido australiano lleva más de 10 años poniendo música original a algunos de los títulos más destacados del mundillo. Sus creaciones incluyen títulos como el próximo Doom Eternal (2020), la odisea espacial Prey, varios Need for Speed o los Wolfenstein del 2014 en adelante.

En el vídeo que os dejo aquí abajo podéis ver al propio Mick ejecutar la BSO del juego junto a Matt Halpern (Periphery), momento ya de por sí apoteósico, durante la celebración de los Game Awards de 2016.


Carmageddon: Fear Factory

Hablar de Carmageddon es hablar de polémica, la propia naturaleza del juego, un arcade de conducción donde no solo se permitía arrollar de la forma más salvaje que se te ocurriese a los viandantes, sino que hacerlo estaba felizmente recompensado, hizo que este título de un pequeño estudio inglés se convirtiera de la noche al día en uno de los títulos más sonados de finales de los 90. La mecánica del juego se regía por un sistema de carreras donde la destrucción total de los rivales, o los susodichos peatones, era el eje central de todo el planteamiento.

Semejante salvajada no podía tener una banda sonora cualquiera, y para animar las ‘competiciones’ contaron con algunas de las canciones más destacadas de los metaleros industriales Fear Factory. La banda californiana comandada por Burton C.Bell y Dino Cazares se encontraba en el punto álgido de su carrera, entre la salida al mercado de ‘Demanufacture’ y ‘Obsolete’, y esta colaboración incluiría algunas versiones instrumentales de sus himnos más emblemáticos como ‘Zero Signal’ o ‘Body Hammer’.

Un poco más abajo os dejo con la intro del juego, donde se puede escuchar la mentada ‘Zero Signal’. Cabe destacar que este primer flirteo entre Fear Factory y los videojuegos seguiría dando frutos con el paso del tiempo.


Franquicia Need For Speed: Varios artistas

La saga Need for Speed ostenta el título de ser una de las más rentables y longevas de la historia de los videojuegos. Desde su primer lanzamiento para 3DO/PC en el año 1994, sus mecánicas de conducción se han ido reinventado a lo largo de todo este tiempo en pos del arcade más puro y han llevado la adrenalina de las carreras ilegales, las persecuciones policiales y el arte del «tuneo» a más de 150 millones de pantallas.

Desde la primera versión del juego tanto las cinemáticas como la banda sonora siempre fueron un factor clave para la inmersión del jugador en la partida, y concretamente en el caso de la música la franquicia supo combinar una cuota de composiciones originales con los singles más destacados de grupos y artistas en boga. Esta selección se podía reproducir tanto en las pantallas de configuración como en el momento de las carreras, y podía variar de la electrónica más bailable o el rap hasta el rock garage/alternativo/indie de bandas como: Muse, Eagles of Death Metal, Kasabian o Wolfmother; pero centrándonos en esta lista, también han tenido hueco para sonoridades que escoraban hacia el nu-metal y el metal industrial, especialmente en la rama que bautizaron como ‘Underground’ de la saga, y con temas de grupos como: Static-X, Ministry, Mudvayne, Rob/White Zombie o Marilyn Manson. Ahora imaginaos revolucionando un Skyline R34 con esto de fondo.


Messiah: Fear Factory

Messiah, desarrollado por el estudio californiano Shiny Entertainment, es una de esas rara-avis a nivel de concepto (un shooter de plataformas y puzzles en 3ª persona) que aparecen de vez en cuando en la historia de los videojuegos. Precedido por dos éxitos de ventas como fueron Earthworm Jim (1994) y MDK (1997), basó su campaña de marketing en un tipo de acción estrafalaria, el humor negro marca de la casa y un motor de juego que pretendía sacar réditos de los avances tecnológicos que se alcanzaron también en su momento con el susodicho MDK. Lo que les salió fue un juego medio destartalado con una historia totalmente marciana, abundantes bugs y un sistema de partida tan grotesco que no cuajó en el mercado.

En el caso de la banda sonora, el estudio decidió seguir los pasos de Carmageddon y contar con la colaboración de Fear Factory para subir el caché del producto. Alguna de las canciones que acompañan al angelito del juego son versiones editadas de clásicos como ‘Demanufacture’, y se llegó a publicar un recopilatorio – también titulado ‘Messiah’ (Roadrunner Records) – con canciones de los 3 primeros discos de la banda a modo de soundtrack oficial del juego. Además de la aportación de Fear Factory, el juego también incluye los sintetizadores del veterano compositor danés Jesper Kyd (Assassin’s Creed, Borderlands). Aquí debajo os dejo un trailer del juego con la remezcla que usaron del Machines of hate para darle algo de brillo al estreno.


Way of the Warrior: White Zombie + Killer Instinct

Originalmente publicado en 1994 para 3DO, el arcade de lucha Way of the warrior fue la apuesta del estudio californiano Naughty Dog para intentar subirse al carro del descomunal éxito que alcanzó la saga Mortal Kombat (Midway Games) a principios de los 90. En su momento conseguiría hacerse un hueco en el mercado gracias a fusilar el mismo diseño de personajes hiper-realistas, el uso de fatalities y el sistema de captura de movimiento que habían estandarizado los responsables de MK, aunque a día de hoy luce dolorosamente mamarracho en comparación con otros títulos clásicos de la época dorada del sprite – mucho más pulidos – como Art of Fighting, Samurai Shodown, King of Fighters o el todavía vigente Street Fighter II.

Para la banda sonora del juego, el estudio confió en unos jovencísimos White Zombie recién fichados por Geffen y con – ‘La Sexorcisto: Devil Music Volume One’ – el disco que pondría al grupo en el mapa recién salido del horno. Durante los combates de este Way of the warrior se pueden escuchar en bucle algunas canciones que terminarían siendo himnos del grupo liderado por Rob Zombie como ‘Thunder Kiss ’65’.

Todavía en la actualidad se siguen haciendo revisiones de clones surgidos a partir de aquel primer Mortal Kombat, siendo quizá el título de Killer Instinct (distribuido por la propia Midway en 1994) uno de los que salió mejor parados, y con una banda sonora espectacular para los estándares de la época, no en vano la versión de SNES venía con un cd de audio incluido (‘Killer Cuts’). Esta franquicia fue reiniciada para PC y Xbox One en 2013, estando el mismo Mick Gordon del que os hablaba al principio como responsable de un soundtrack impresionante y forrado de pasajes metaleros industriales.


Quake: BSO original de Trent Reznor (Nine Inch Nails)

No se puede mentar a Quake (una vez más de id Software) sin tener en cuenta que su salida al mercado en 1996 revolucionó el concepto de los shooters en primera persona al haber introducido por primera vez, y de forma real, la renderización de gráficos en 3D. Único en su especie a nivel de estilo, y precursor de toda la avalancha de títulos que vendrían después, Quake encumbró a sus creadores al estatus de leyendas y supuso un antes y un después en la historia de los videojuegos.

La creación de su banda sonora no resulta menos gloriosa, y es que el propio Trent Reznor (Nine Inch Nails) aceptó – voluntaria y desinteresadamente – el encargo de componer las canciones que suenan de fondo, e incluso algunos de los efectos de sonido que se pueden escuchar en la partida; como curiosidad también se puede ver el logo de la banda en las cajas de munición de clavos. La versión del 96 en cd-rom incluía de forma bastante pionera las pistas de audio para escuchar por separado, pistas que a día de hoy se pueden descargar de forma gratuita para añadir manualmente a la versión digital del juego; en la propia plataforma de Steam vienen las instrucciones para disfrutar de la experiencia de juego original. Y bueno, si bien es cierto lo paradójico que puede resultar adentrarse en los escenarios medievales de la historia destrozando demonios con un lanza-granadas mientras escuchas metal industrial, no se puede negar que jugar a Quake es una experiencia inigualable.


Halo 2: Breaking Benjamin

A la altura de otras franquicias que he ido comentando en esta lista, el primer Halo (2001) también significó una revolución en el mercado de los videojuegos, primero por ser un grandísimo juego pero también por tratarse del título insignia para el estreno de la primera generación de Xbox. Con el éxito de ventas asociado a su título, este shooter en primera persona de ambientación futurista todavía le sigue proporcionando petróleo a Microsoft con una sexta parte en fase de desarrollo.

En el caso de la música que acompaña al juego, fue especialmente significativa la selección de artistas y grupos que formaron parte de la banda sonora correspondiente a Halo 2 (2004). Un doble álbum con más de dos horas de música, y que además de las típicas pistas instrumentales, en su primer volumen incluía el hit single de Breaking Benjamin ‘Blow me away’, compuesto específicamente para el título de Microsoft. Otros nombres que figuran en el tracklist corresponden a gente como Steve Vai o Incubus.


Call of Duty – Black OPS: Avenged Sevenfold

La saga bélica de Call of Duty es una de las más apreciadas entre los aficionados a los shooter en primera persona. Desde su primera edición en el año 2003 han sido editadas una veintena de referencias entre la historia principal y diferentes líneas sucesorias. Aunque el resultado final de todos estos títulos ha sido irregular en no pocas ocasiones, lo cierto es que las siglas COD van asociadas al éxito de ventas.

Los juegos de Call of Duty siempre apostaron por darle importancia tanto al modo de juego multiplayer como a las campañas en solitario, intercalando abundantes cinemáticas y en los últimos años contando incluso con celebridades de Hollywood entre sus personajes principales. Una de las sinergias más curiosas es la que se dio con los metaleros californianos Avenged Sevenfold para el arco ‘Black Ops’ de la franquicia, contando con canciones originales de la banda en sus cuatro entregas. A raíz de esta colaboración se llegó a preparar una escena post-créditos dentro de Black Ops 2 para el single ‘Carry on’, con la banda liderada por M. Shadows renderizada en 3D. De carambola también tenemos a Trent Reznor metido en la composición del tema principal de este título en concreto.


Brutal Legend: Varios artistas

Aunque toda la historia y la estética de Brütal Legend está totalmente inspirada en el heavy metal, no se puede hablar de este título sin mencionar primero al padre de la criatura, Tim Schafer, nombre asociado a la época dorada de LucasArts y relacionado a nivel de diseño con títulos magistrales como: Monkey Island, El día del tentáculo, Full Throttle o Grim Fandango.

Y precisamente bastante esencia de Full Throttle nos encontramos en Brütal Legend (2009, Electronic Arts), juego de acción, aventura y estrategia cuyo protagonista encarna el actor Jack Black y que directamente cuenta con leyendas internacionales del heavy al nivel de Rob Halford, Lemmy Kilmister, Ozzy Osbourne o Lita Ford entre los personajes que van apareciendo a lo largo de la partida.
Como no podía ser de otra manera, la banda sonora es una auténtica barbaridad que abarca más de 100 temas originales de más de 70 bandas, y que van desde Children of Bodom hasta Black Sabbath, pasando por Megadeth, Savatage o Mastodon, por decir solo unos pocos. Todas las canciones fueron elegidas por el propio Schafer como una declaración de amor incondicional por el metal.


Death Stranding: Bring me the horizon

Para terminar me quedo con uno de los lanzamientos más recientes de este año, Death Stranding, la última y polémica creación de Hideo Kojima (responsable de la saga Metal Gear). Un título que sembró la controversia sobre su historia y mecánica desde los primeros avances que se vieron, pero que desde su salida para PS4 el mes pasado ha sido un bombazo de ventas y no para de recibir alabanzas.
Las canciones que forman la banda sonora oficial del juego fueron elegidas directamente por Kojima y tienen su propio disco recopilatorio, titulado ‘Death Stranding: Timefall’ (RCA Records, Sony Interactive Entertainment). Algunos de los grupos que participan son los británicos CHVRCHES, pero en el caso que nos ocupa cabe destacar el single ‘Ludens’ de los también británicos Bring Me the Horizon. Dicho single cuenta con un videoclip de excelente factura y en el que se puede ver intercaladas algunas escenas del juego.


Podría seguir hablando de algunos juegos inspirados con mayor o menor acierto en bandas legendarias como KISS con su ‘Psycho Circus: The Nightmare Child’ o Iron Maiden con ‘Ed Hunter’ y ‘Legacy of the beast’, aunque en estos casos estamos más cerca de experimentos o campañas de marketing caras que de juegos realmente trascendentales. Tampoco me he metido en lo que han supuesto para la industria las populares franquicias de los Guitar Hero, Band Hero o Rocksmith, aunque de estos merecería la pena hablar por separado.

El caso es que seguro que se me han quedado unos cuantos por el camino, pero un poco más abajo podéis añadir en los comentarios todos los que habéis echado en falta o esos a los que estáis enganchados ahora mismo.

Insert coin.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp