In Flames ‘A sense of purpose’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Si hay algo que ha caracterizado a los In Flames de los últimos años, ha sido el cambio constante. Como ellos mismo dicen, ‘In Flames no sigue tendencias, las crea’. Y esta máxima es una verdad como un templo. Incluso el logo de la banda y el estilo de las portadas se ha visto sometido a mutaciones constantes, para bien o para mal.

Y desde esa perspectiva es desde la que intento analizar este A sense of purpose, uno de sus discos que menos me ha gustado, y en el que parecen avergonzarse del calificativo ‘death’ que les ha acompañado desde que vieron la luz como grupo, allá por mediados de los 90.

Hace no mucho os acercamos el video del tema que abre fuego, ‘The mirror’s truth’, un tema clásico de la banda, directo y rápido, pero con un sonido de guitarras intencionadamente sucio y unos teclados que son herencia directa de la época del ‘Reroute to remain’. En la misma onda viene ‘Disconnected’, con una batería casi punk, pero con un estribillo que, pareciéndose al anterior, ha quedado mucho más melódico, sobretodo por el coletazo final de los coros.

El reinado de los teclados encuentra su cumbre en ‘Sleepless again’, uno de esos temas que no enganchan en el disco, pero que fijo que bordan en directo Es el primero de los temas que, aunque sea tímidamente, marca la nueva tendencia creada por IF para la ocasión. Pero es en ‘Alias’ donde de verdad nuestros sentidos se ponen alerta, porque nos encontramos ante un tema lento, con riffs menos pesados de lo habitual, mucho teclado y un estribillo con unos coros que llegan a ser hasta empalagosos. Y para terminar de decorar el pastel, un solo de guitarra acústica.

‘I’m the highway’ nos devuelve a un sonido más clásico, si es que eso existe hablando de estos suecos, pero con el regusto de los teclados que ya es difícil quitarse de la lengua, como con los vinos malos. En similares registros se mueven ‘Delights and angers’ y ‘Move through me’, de nuevo los mismos ingredientes: riffs más o menos conocidos y estribillo melódico con mucho coro. Si bien ésta última con aires más modernos e incluso sintetizadores.

De autentica curiosidad se puede calificar ‘The chosen pessimist’, lo más parecido a una balada que jamás grabó esta gente. Y como premio por haber aguantado hasta aquí, llegan los que en mi opinión son los temas más entonados del disco, empezando por ‘Sober and irrelevant’, un tema rápido y con la mala leche de la vieja escuela. Le siguen ‘Condemned’, un tema de riffs pesados y con uno de los pocos ejemplos de doble bombo que deja el disco, ‘Drenched in fear’, el tema de mayor complejidad técnica de todo el plástico y la agresiva ‘March to the shore’. Y hasta aquí lo que os darán en las tiendas, pues existe una versión japonesa con tres temas extras que son tres auténticos trallazos, pero que no describo porque no todos tendran acceso a ellos, lo cual me lleva a preguntarme ¿qué dan los japoneses a los grupos que siempre se llevan las bonus tracks?

En definitiva, y dejando de lado este molesto detalle, nos encontramos ante un disco que hay que escuchar con la mente abierta, sin tener en cuenta lo que ya sabemos de n Flames. Y aun me atrevo a decir que aun así, con este lanzamiento los suecos se van a dejar algunos fans en el camino, pues con tanta innovación a veces a uno se le van las ganas de hacer el esfuerzo de adaptarse?

[Rating:7/10]

PUBLICIDAD

También te puede interesar...

Comentarios