Ihsahn ‘After’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Uno de los trabajos que más está dando que hablar en este comienzo de año es el nuevo disco de este genio multi-instrumentista. Ihsahn (Emperor, Peccatum, Thou Shalt Suffer) nos presenta otro enorme despliegue de creatividad y técnica, recogiendo influencias de todos sus otros proyectos para crear una nueva fórmula mágica.

Es difícil definir el sonido de este ‘After’, quizá por la diversidad de momentos que nos depara. Ihsahn es un reconocido e inquieto creador, y ha jugado con muchas de las piezas que le distinguen por separado en sus demás proyectos. Un poco de black metal, la experimentación del avantgarde con sonidos sintetizados, el death progresivo, el heavy metal en su esencia más clásica. Todo pasado por la mente trituradora de este noruego.

Como resultado, temas como ‘A barren lands’, que combinan riffs y melodías muy complejas con otras de corte clásico, y voz desgarrada. Por el contrario ‘A grave inversed’ se acerca son complejos al black metal pero con un extravagante sonido de saxo sintetizado que os recordará, salvando las distancias, al de la banda sonora de ‘El día de la bestia’. En ‘After’ se imponen inicialmente las atmósferas y la voz limpia y solo en un breve instante aumenta la intensidad, para acabar finalmente en una bonita guitarra acústica.

‘Frozen lake of tears’ comienza con una melodía que podría haber firmado cualquier banda de los ochenta, y se convierte en seguida en un tema death que sorprende al pasar a voces limpias en el estribillo. ‘Undercurrent’ es uno de los dos temas largos del trabajo, un tema lento que va de menos a más en cuanto a intensidad para culminar en un frenético acelerón llegando al final. ‘Austere’ es también un tema de corte lento, como casi todos los que siguen, y que podría perfectamente haber pertenecido al ‘Damnation’ de Opeth. ‘Heavens black sea’ sera, con toda probabilidad, la marcha que suene el día que los cuatro jinetes del Apocalipsis aterricen sobre la Tierra. Un tema simple pero intenso, demoledor a trozos. Y terminamos con ‘On the shores’, el otro tema de larga duración, que me ha recordado a los Opeth de los primeros trabajos, con un comienzo lento y atmosférico, para cambiar a un seguido de riffs rápidos y complejos.

En resumen, tenéis ante vosotros un peazo de disco que combina una gran cantidad de elementos para dar un resultado, como poco, vistoso. Casi ningún tema comienza y termina de la misma forma. Hay partes lentas, partes muy rápidas, partes tranquilas, partes atmosféricas, partes brutales, trozos inquietantes, trozos innovadores… Se trata de una escucha exigente, pero creo que vale la pena el esfuerzo.

[Rating:9/10]

Etiquetas relacionadas