Crónica y fotos de Warcry en la sala Mirror de Valencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Hace años Valencia salió del circuito de conciertos de las giras internacionales. Entonces, grupos como Dream Theater, Symphony X o guitarristas de renombre como Steve Vai o Yngwie Malmsteen hacían las delicias de los dichosos espectadores valencianos. Poco más tarde, incluso los grupos de renombre del panorama nacional, también venían con cada vez menos asiduidad, privándonos de las presentaciones para los nuevos discos.

Por todo eso, el pasado fin de semana hacía especial ilusión que Warcry decidiera comenzar en Valencia su gira de presentación de ‘Alfa’, ya que tan solo tienen previsto realizar seis conciertos. Fruto de ello, la sala Mirror recibió a los asturianos con un casi lleno, a excepción de los laterales de la sala (donde la visión es bastante mediocre), y ellos por su parte respondieron ofreciendo un concierto más que correcto.

Mucho se había especulado sobre el montaje que iban a llevar. Recordemos también que grabarán un DVD durante el concierto de Madrid. Pero o bien por las pocas posibilidades de la sala, o porque realmente se están reservando lo mejor para Madrid, esta noche el aspecto visual se limitó a seis pantallas que mostraban imágenes del grupo, nos indicaban a que disco pertenecía cada canción, y poco más. Aunque tampoco hizo falta mucho más.

La mayoría de la actuación se basó en temas del nuevo disco, intercaladas con el resto de repertorio. ‘Alfa’ tuvo una buena acogida, y prueba de ello fue la fiesta que se montó con canciones como: ‘Amistad’, o ‘Ardo por dentro’, donde el público lo dio todo. También ‘Cobarde’, contra la violencia de género, despertó simpatías. En cuanto a los ya clásicos, es donde más ganas se notaron que tenia la gente de ver a Warcry por estas tierras. Sonaron ‘Devorando el corazón’, con un estribillo de los que sales tarareando, o ‘Tú mismo’, donde toda la audiencia cantó y saltó acompañando a Víctor. Para llegar al final con ‘Capitan Lawrence’, y dejando a la gente con bastante buen sabor de boca, después de más de dos horas.

En cuanto a los integrantes, la base rítmica cumple su papel, sin filigranas. Tanto Rafael Yugueros a la batería, como Roberto García al bajo, saben lo que tienen que hacer, y lo demuestran muy bien; más ahora que Pablo es el único guitarra, y necesita ese respaldo para llenar los huecos que surgen durante los solos. Víctor García, manteniendo el nivel, estuvo muy cómplice con el publico, pidiendo que cantaran, que se quedaran afónicos, y creo que lo consiguió. Se nota que ha perdido algo de potencia con respecto a la época de Avalanch, los años no pasan en balde para nadie, y menos si tu instrumento es la garganta.

En una actuación de más de dos horas, se notó que llegó justito al final, pero aun así, un gran esfuerzo el suyo. Santi Novoa fue una sorpresa, dado que escondido como estaba detrás de Pablo, y sin apenas espacio, podía haber pasado más desapercibido, pero tanto por su música, con líneas melódicas muy bonitas, como por el feeling con el público, el tío se marcó un concierto notable.

Y para el final he dejado al tercero de los García, Pablo. Como he comentado antes, Warcry han pasado a ser un grupo de un solo guitarra, cayendo toda la responsabilidad sobre él. Y se ve que no le pesa, está en el escenario como si estuviera ensayando en casa, tranquilo, cómodo, se divierte, habla con la gente, y además, le queda tiempo para dejar unas filigranas técnicas notables. Si bien es cierto que debería participar un poco mas en los coros con Víctor para dejar las canciones mas cuadradas, a nivel instrumental es una pasada ver a este señor. Solo por eso merece ya la pena el concierto.

Después de esas dos horas, salimos a la calle San Vicente, con el buen regusto de que no todo esta perdido en la capital del Turia. Todavía hay bandas de calidad que se dignan en visitarnos, y en dejarnos conciertos tan buenos como el de ayer.

Etiquetas relacionadas

Lo más visto...