Jenx 'Enuma Elish'
Portada de Jenx para 'Enuma Elish'

Jenx ‘Enuma Elish’

Jenx 'Enuma Elish'
Portada de Jenx para 'Enuma Elish'

Más sobre

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Tras haber debutado con un prometedor ‘Fuseless‘ en el 2007, este ‘Enuma Elish‘ se trata del segundo disco de estudio de la formación francesa JENX. El disco ha sido grabado y mezclado por Stephen Schott y masterizado en Globe Audio (Noir Desir, Sidilarsen, Sleepers). Su estilo es un metal industrial muy elaborado, con abundantes tramos opresivos, arreglos electrónicos y zonas más orientadas al headbangueo masivo.

Ya en materia nos reciben con ‘The flood‘, una canción donde se combinan los distintos elementos que configuran el estilo de Jenx. Por un lado tenemos momentos de auténtica y aplastante demencia metálica, y por otro paisajes industriales con una voz que puede recordar a los rugidos de Wayne Static (Static X) pero llevados al extremo. Lo primero que llama la atención es que al contrario de concentrarse en ejercicios rápidos y furiosos, Jenx se sumergen en largos tramos instrumentales. Esa vertiente laberíntica contrasta frontalmente por ejemplo con otros grupos del estilo, o mismamente canciones suyas como ‘RFID‘ donde nos pasan por encima en a penas dos minutos como una sofisticada maquinaria bélica del futuro. Otras como ‘Nibiru‘ y ‘The loss‘ reparten el centro de gravedad entre zonas puramente industriales con distorsión pura y dura.

Burning Pride‘ arranca con guiños a Nine Inch Nails y un ritmo más pausado, aunque dejando llevar el peso a las guitarras y varias sintonías sintéticas que terminan en un ascendentes y furiosos cambios de intensidad. De lo mejor del disco junto a la más directa ‘Chains of labor‘ o el single ‘Enuma Elish‘, el cual nos presentaron el mes pasado, y ojo, resulta también una de las más asfixiantes; el único problema es que evidentemente hay que dejarse asfixiar.

‘Enuma Elish’ es un disco con un gran valor por todo el minucioso trabajo que lleva encima, con muchas virtudes, pero también determinadas cualidades, que a pesar de ser su propia esencia pueden jugar en su contra. Canciones muy largas, la mayoría pasa de los cinco minutos, y atmósfera aflictiva que si pretendes buscar una satisfacción inmediata su escucha se podrá hacer cuesta arriba. Excelente para quien busque extraviarse por engarzados senderos industriales, y en compañía de la fascinante historia sobre las distintas fases en la evolución del hombre que confeccionaron para la ocasión. Verlos en directo tiene que ser toda una experiencia.

[Rating:8/10]


Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp