Scott Weiland, las múltiples mutaciones del último camaleón del rock

Scott Weiland, las múltiples mutaciones del último camaleón del rock

3 enero, 2018
116 Views

El pasado 3 de diciembre se cumplían dos años del fallecimiento de Scott Weiland. El artista que nos ocupa es conocido por haber sido el cantante de Stone Temple Pilots durante sus años de mayor gloria y el frontman salvaje de Velvet Revolver junto a Slash y cia.

Como fan absoluto de Weiland, durante estos años he echado en falta un homenaje en profundidad a su figura y un buen repaso a su extensa carrera. Así que aquí va el mío.

Me he centrado en los discos y momentos más importantes y significativos de su vida, espero que os guste.

El frontman más impresionante de los años 90

Weiland fue un intérprete capaz de actuar con la elegancia de Sinatra, el mimetismo de David Bowie y el salvajismo del mejor Iggy Pop. Para mí, fue el frontman definitivo de los años 90, y los Stone Temple Pilots una especie de puente entre la música de los 70 y los 90.

Los Pilots fueron una banda capaz de crear unas atmósferas sonoras maravillosas y ejecutar una variedad de estilos impresionante. Sus discos son verdaderos viajes musicales en los que se funde una diversidad mágica de estilos de todos los tiempos.

A través de Weiland y los Stone Temple Pilots comencé a interesarme por una gran variedad de estilos musicales y bandas consideradas clásicas. Fue gracias a ellos que me interesé en profundidad por bandas como The Velvet Urderground, Roxy Music, Led Zeppelin e incluso The Stooges.

Stone Temple Pilots es una de las bandas de mi vida y Weiland mi cantante favorito de los años 90. La historia de Weiland no terminó con Stone Temple Pilots, siguió mutando y viajando en infinidad de universos musicales durante años. Su cancionero es impresionante e inabarcable y su historia en el mundo de la música comenzó más o menos así.

Juventud, divino tesoro. De Soi-Disant a Stone Temple Pilots

La primera banda de la que Weiland formó parte se llamaba Soi-Disant. Entró en ella en el año 1984 a través de su amigo Corey Hickok y estuvieron funcionado con ese nombre durante sus años de instituto. Después de graduarse, Scott Weiland y Corey Hickok formaron Mighty Joe Young en 1986. Para esta nueva aventura musical contaron con Robert Deleo y Eric Kretz.

“Conocí a Robert en un concierto de Black Flag, en cuanto intimamos un poco descubrimos que a ambos nos encantaban The Doors.” (Weiland)

Los chicos se curtieron en los escenarios de San Diego durante un par de años y después el guitarrista Corey abandonó la banda. Este, fue sustituido por Dean Deleo, hermano de Robert, y sobre 1990 pasaron a llamarse Stone Temple Pilots.

Los inicios de Stone Temple Pilots no fueron nada agradables, llegaron a actuar por cuatro cuartos hasta en clubes de striptease. Pero los chicos conocían su potencial, tenían tablas sobre los escenarios y no desistieron en ningún momento.

Core, derechitos a la cima sin billete de vuelta

Después de mucho actuar en garitos de mala muerte, un cazatalentos los vio en Los Ángeles y les propuso fichar con Atlantic. En el año 1992 editaron el álbum “Core” y este les catapultó a lo más alto, convirtiéndose en la nueva sensación de rock americano.

Los fans respondieron de manera impresionante y su álbum debut estuvo 70 semanas en las listas de éxitos. En dos años superó los tres millones de copias vendidas en Estados Unidos y llegó a vender cinco millones a escala mundial, llegando a conseguir el disco de platino en Inglaterra.

Pero la prensa especializada se cebó con ellos, en muchas publicaciones les acusaron de ser una burda copia de Pearl Jam y Alice In Chains. Se les machacó con saña y aquellas primera embestidas les dejaron confusos y desilusionados.

“No hay ningún amor platónico entre la prensa especializada y yo. En su mayor parte no confío en ellos, les veo como a cubos llenos de basura. Pienso que consiguen algún tipo de sádico placer machacando el espíritu de los artistas.” (Weiland)

“Rolling Stone nos machacó, la MTV, las emisoras de radio más importantes. Todo el mundo hizo sus comentarios dañinos sobre nosotros.” (Eric Kretz)

“La revista Rolling Stone nos catalogó como la peor banda del año 93.. ¿te lo puedes creer?” (Weiland)

“Core” es un fantástico álbum que posee algunos de sus temas más coreados. El disco contiene canciones como “Sex Type Thing”, “Plush”, “Sin” o “Where The River Goes”. Clásicos imperecederos de hard rock crudo y melancólico que se recuerdan toda la vida.

El problema es que el álbum que nos ocupa se editó justo después que los discos de debut de algunas de las bandas que comenzaron el movimiento grunge. Por si esto no fuera suficiente, alcanzaron la fama rápidamente. Pasaron de tocar en garitos de mala muerte a llenar estadios. Aquello mosqueó a ciertos sectores de la prensa especializada, debieron de sentirse ofendidos al no tener nada que ver con el éxito de la banda. Pero se equivocaban de plano, Stone Temple Pilots no era ni una banda grunge ni Scott Weiland un vulgar imitador de Eddie Vedder.

Soy de los que opinan que todas aquellas malas críticas y burlas hirieron el enorme ego de Weiland y eso le empujó a refugiarse en las drogas duras. Se comenta que en el verano de 1993, durante la gira con los Butthole Surfers, Paul Leary y Gibby Haynes introdujeron a Scott Weiland en la heroína. Este acontecimiento tuvo efectos nefastos a largo plazo. Pero de momento, y con la excepción de esas malas críticas, todo iba como la seda. La banda tenía preparada una buena bofetada para ese sector de la crítica y todos sus detractores, y ese golpe de efecto se llamó “Purple”.

Persiguiendo al dragón púrpura

“Purple” se grabó en Atlanta en tan solo tres semanas con el productor Brendan O’Brien. Se lanzó en julio de 1994 y consiguió vender siete millones de copias durante su primer año de vida.

La banda mutó considerablemente hacia un hard rock más clásico heredero de Led Zeppelin y la psicodelia de los años 60. “Vasoline” y “Louge Fly” son auténticos viajes musicales que te sumergen en terroríficos mundos de oscuridad y desesperación. “Interstate Love Song” y “Big Empty” son bellas odas a la melancolía y el desengaño.

El disco rezuma cierto aroma opiaceo y parece predecir las adicciones y tragedias que golpearían a nuestro protagonista. Es como si Weiland viese venir el tren a lo lejos pero no pudiese apartarse de las vías. Una obra maestra de artesanía sonora que te transporta a los mejores tiempos de la música moderna.

Durante el verano de 1994 los chicos telonearon la gira americana de los Rolling Stones y Weiland se casó con Janina Castaneda. Todo parecía ir bien para la banda, pero las inevitables consecuencias de ciertos actos estaban esperando a la vuelta de la esquina.

Los problemas con las drogas de Scott Weiland salieron a la luz pública en 1995. El cantante fue detenido por la policía mientras compraba una gran cantidad de crack, heroína y cocaína. Se le condenó a un año de trabajos obligatorios de servicios a la comunidad y la banda tuvo que cancelar la gira de presentación de “Tiny Music… Songs From The Vatican Gift Shop”.

Después de este incidente, Weiland dio un emotivo comunicado para la cadena KROQ. En aquel comunicado Scott se disculpó por la cancelación de la gira y por su adicción a las drogas.

Stone Temple Pilots lanzaron “Tiny Music…” el 26 de marzo de 1996. Lo compusieron en las pausas de la gira de 1995 en un rancho de Santa Inés y volvieron a repetir con el productor Brendan O’Brien.

El álbum lanzó como sencillos las canciones “Big Bang Baby”, “Lady Picture Show” y “Trippin’ on a Hole in a Paper Heart”.

“Tiny Music…” es otra obra maestra, en este disco la banda fusiona el hard rock bailable y enérgico con las melodías pop más bellas. El disco comienza con un rock vacilón llamado “Pop’s Love Suicide” y la banda nos embarca en una montaña rusa de emociones musicales de todo tipo.

La voz de Weiland muta de lo grave a lo agudo y rasgado en muchas canciones, utilizando todos sus registros mejor que nunca. La energía de “Pops Suicide”, “Tumble in The Rought” y “Big Bang Baby” contrastan con la tranquilidad y elegancia de “Lady Picture Show” y “And So I Know”. Para un servidor es uno de sus mejores trabajos, una experiencia increíble.

A pesar de que “Big Bang Baby” alcanzó el número 1, las escasas ventas de “Tiny Music…” y la imposibilidad de defender el disco en directo provocaron que el resto de los componentes de la banda se juntasen con el cantante Dave Coutts y formasen la banda Talk Show.

Scott Weiland no perdió el tiempo y cuando abandonó la cárcel compuso y grabó el álbum “12 Bar Blues”.

Editado en marzo de 1998, este disco fue un ejercicio muy arriesgado. Weiland buscó rizar el rizo y se atrevió con la electrónica, el pop y el electro rock. Su voz siguió cambiando y mutando a su antojo recordándonos en muchos momentos a David Bowie.

El electro rock de canciones como “Desesperation Nº5”, “Barbarella” y “Cold Kiss” contrasta con la sublime belleza de “Where’s the Man”, una canción que hace que se te rompa el alma.

A pesar de su calidad, el disco pilló por sorpresa a los fans y a la crítica y fracasó estrepitosamente.

Opino que en aquellos tiempos sus seguidores y los críticos pensaron que Weiland desvariaba y creyeron que las drogas y los problemas le estaban pasando factura. Pero para nada, sabía muy bien que clase de trabajo quería. Si escuchas el disco en la actualidad lo comprenderás, ha vencido el paso del tiempo.

Unos meses después Scott volvió a ser arrestado en New York comprando Heroína. Debido a su reincidencia fue condenado a un año de cárcel. En prisión accedió a someterse a una dura terapia de rehabilitación que completó con éxito. La rehabilitación y su buena conducta hicieron que cumpliese medio año de condena y saliese en libertad condicional en 1999.

Nº4. La bestia y el power trío

Cuando Scott por fin salió de prisión la banda compuso y grabó en Atlanta el álbum Nº4. Repitieron con el productor Brendan O’Brien y lo editaron el 26 de octubre de 1999.

Comenzaron con muy buen pie, el single de “Sour Girl” estaba funcionando de maravilla gracias a las emisoras y la MTV. Pero Scott Weiland volvió a recaer en las drogas y sufrió una sobredosis de la que se salvó de milagro. Este hecho fue tomado como una violación de su libertad condicional y fue declarado culpable de posesión con agravantes. La justicia americana le condenó a un año de prisión sin posibilidad de reducción de condena.

“Hemos estudiado mucho para intentar estar más cerca de Scott y entender lo que le está pasando. Hemos aprendido a comportarnos con él desde una óptica diferente. Primero solo quería matarle, ahora no me baso en la rabia, sino que intento ser mas comprensivo y hacer algo más concreto. Scott es un tipo encantador, pero una vez que te metes en ese pozo cambias completamente. Te crecen cuernos, cola y sostienes una horca con las manos.” (Dean Deleo)

Llegado este punto, todo el mundo comprendió que la situación de Weiland iba más allá de una simple juerga con las drogas. Nuestro protagonista estaba enfermo a nivel físico y psicológico y necesitaba la mejor ayuda posible y una buena dosis de suerte para salir del pozo y evitar un fatal desenlace.

A pesar de la falta de promoción, el álbum alcanzó el disco de platino en agosto del año 2000 y la canción “Down” fue nominada a los Grammy como mejor interpretación en la categoría rock.

La banda lanzó el single “Sour Girl” y este alcanzó el puesto 78 en las listas, pero la actividad en directo de la banda cesó hasta mediados del año 2000.

Con el álbum Nº4 los Stone Temple Pilots trataron de regresar a la crudeza hard rock del álbum “Core”. Al final les quedó un álbum que es una poderosa y elegante mezcla de elementos heavy metal, rock psicodélico y hard rock alternativo.

La crudeza de “Down”, “Heaven & Hot Rods”, “MC5” y “No Way Out” nos sumergen en otro viaje de emociones fuertes que hace sus paradas para reflexionar sobre el amor y la muerte en baladas de preciosa factura como “Sour Girl”, “I Got You” y sobre todo “Atlanta”, un viaje a México bañado en drogas y mezcal para visitar a una amante mejicana. Maravilloso.

Shangri-La Dee Da, así es la vida

El grupo volvió a la carga en septiembre del año 2000, y el 19 de junio de 2001 lanzaron “Shangri-La Dee Da”. Este disco consiguió unas ventas bastante pobres, pero aun así la banda lo defendió a muerte a lo largo y ancho de los Estados Unidos.

Weiland y cia compusieron “Shangri-La Dee Da” pensando en editar un álbum doble dedicado a la memoria de Andrew Wood, el malogrado cantante de Mother Love Bone, pero este concepto fue vetado por Atlantic Records. Durante la grabación del álbum, la banda también trabajó en un documental. Un equipo de rodaje cubrió todo el proceso de composición y grabación del disco. Dicho documental al final no fue editado, pero parte del metraje se puso a disposición de los fans a través de la web oficial de la banda. Con el paso de los años el álbum fue certificado como disco de Oro por la RIAA y la CRIA.

“Este disco ha sido nuestro trabajo más extenso por varias razones. Nuestro nivel de comunicación ha sido muy bueno, hemos contrastado opiniones, hemos hablado de muchos puntos de vista: artísticos, musicales. Ha sido todo más abierto. Ha salido un disco más instrumental y elaborado y en esto hemos estado todos de acuerdo.” (Weiland)

“Shangry La Dee Da” comienza de manera poderosa con “Dumb Love”, un hard rock enérgico marca de la casa. Le sigue “Days Of The Week”, un himno pop/rock escuela Beatles. Weiland se mete tanto en su papel, que parece el mismísimo Lennon. La banda vuelve a la carga con “Coma”, una sorprendente bomba atómica sonora que te hace levantar de tu asiento. Cuando parece que no se pueden asimilar más cambios de estilo, los Pilots te sorprenden con “Hollywood Bitch”, un traqueteante rock and roll dedicado a alguna mala mujer de Hollywood.

La segunda parte del disco es un oasis de calma que solo se rompe con la vacilona “Too Cool Queenie”. La banda pasa de la psicodelia pop de “Wonderful”, “Regeneratión” y “Black Again” a las baladas folk rock en “Hello Its Late” y “A Song for Sleeping”. Otro verdadero viaje musical en toda regla. Muy a la altura del “Phisical Grafity” de Led Zeppelin. Ninguna otra banda ni otro cantante de los 90 ha conseguido combinar tantos estilos en un solo álbum y encima hacerlo tan bien. Para mí, ese es el principal atractivo de esta banda y lo que les hace merecedores de todos sus logros.

Por aquel entonces se da por hecho que Weiland esta de nuevo limpio y bajo control, el cantante se mostraba alegre y abierto ante los periodistas y hablaba sin ningún pudor de sus adicciones y de su última estancia en la cárcel.

“Estuve 153 días en la cárcel y aquello fue una experiencia muy solitaria y muy dura. Pero está claro que saqué algo positivo de todo ello. Llegas a creer en la fe y piensas que dentro de ti existe un poder que puede ayudarte a superarlo todo. Cuando descubrí eso me di cuenta de que ya no tenía que sentirme esclavizado por mis demonios personales. El hecho de estar en la cárcel me dio más fuerza para afrontar la vida y mirar hacia adelante y no hacia el pasado.” (Weiland)

Pero a pesar de volver por todo lo alto y de haber superado las adicciones y los problemas, en el año 2002 los rencores y las tensiones llegan a su punto culminante durante la grabación de lo que iba a ser el siguiente álbum de estudio de la banda. Scott Weiland y Dean Deleo llegaron a las manos en el estudio. Poco después, Weiland arremetió en la prensa contra los hermanos Deleo y estos disolvieron la banda.

Velvet Revolver, Gang Bang Rock N’Roll Band

Cuando a principios del año 2002 Duff y Slash anunciaron que estaban montado algo gordo, todo el mundo contuvo la respiración. En unos meses se uniría al misterioso proyecto el batería Matt Sorum y más tarde el guitarrista Dave Kushner. Encontrar cantante les costaría algo más de tiempo y muchos quebraderos de cabeza. Después de descartar a Sebastian Bach de Skid Row y a Joshua Todd de Buckcherry, la banda se decidió por Scott Weiland.

El grupo generó una expectación descomunal mucho antes de grabar nada ni actuar en directo. Recuerdo que aluciné con la idea de que mi cantante favorito se juntase a los componentes de una de las bandas más grandes de la historia del rock. Pensarlo me ponía a mil por hora. Todos los fans de ambas partes estábamos igual, aquel grupo prometía calidad, energía, peligro y riesgo.

Velvet Revolver actuaron por primera vez en El Rey Theatre de Los Ángeles el 19 de junio de 2003 y la crítica al unísono se puso a sus pies y se rindió a sus encantos. Por aquel entonces, Weiland parecía centrado y animado de poder hacer historia con los más grandes.

“Scott vino a mí y me dijo: He intentado rehabilitarme unas treinta veces o así, y obviamente ninguno de mis intentos ha funcionado. ¿Me ayudarías? Llamé a mi instructor de artes marciales y después le presenté a Scott. Han pasado 10 semanas y sigue limpio, no toma ni drogas ni alcohol.” (Duff)

Pero en noviembre de ese mismo año, Weiland tuvo un accidente de tráfico cuando conducía bajo los efectos de las drogas y todos sus esfuerzos y las ilusiones de sus compañeros se fueron al traste. Tras ese incidente, Scott fue puesto a disposición judicial una vez más y se le condenó a pasar seis meses en una clínica de rehabilitación.

Todo esto sucedió con el primer disco de la banda a punto de salir al mercado y una gira mundial preparada. Sus nuevos compañeros le apoyaron en todo momento y salieron en su defensa ante los ataques de la prensa.

“Todos los músicos con los que he trabajado, por muy héroes que fueran, tenían alguna mierda detrás que aceptar. La mejores bandas que he visto o con las que he estado, han sido siempre volátiles, peligrosas e impredecibles.” (Slash)

Scott Weiland pidió disculpas públicamente por sus actos en muchas ocasiones durante aquella época.

“Llevo bebiendo desde que tenía 15 años, drogándome desde los 16, consumiendo heroína desde los 23. A pesar de todo eso he conseguido vender 25 millones de copias con Stone Temple Pilots y ganar millones de dolares. En este aspecto mis adicciones no han afectado demasiado a mi carrera. Pero si no lo dejo puede que muera antes de cumplir los cincuenta o algo mucho peor. Lo único que me preocupa es como va a afectar todo esto a mis hijos, el niño tiene 3 y la niña 1. Quiero abandonar este infierno, de veras, no quiero seguir puteando a la gente que me quiere.”

La banda grabó “Set Me Free” a principios del año 2003 y muy hábilmente lo incluyeron en la banda sonora de la película “Hulk”. Unos meses más tarde grabaron una versión del tema “Money” de Pink Floyd para la película The Italian Job. A finales del año 2003 entraron a grabar su álbum “Contraband”.

El debut de la banda fue lanzado con RCA en junio del año 2004 y entró directamente en el número 1 del Billboard, consiguió el puesto 11 en las listas británicas y el número 2 en Australia.

Contraband, peligro inminente

Contraband arranca con la musculosa “Sucker Train Blues”, un trallazo hard rock ideal para perderse en la noche y hacer el mal. El disco es una pasada. “Big Machine”, “Slither”, “Superhuman”, “Ilegal I Song”, “Dirty Little Thing” y “Set Me Free” son mis temas favoritos del disco, poderosas demostraciones de como se debe ejecutar el hard rock en el siglo XXI. La banda esta sensacional y Weiland aborda su registro punk rockero de manera magistral.

En este disco también queda espacio para la belleza y la reflexión. En “Fall To Pieces” y “Loving the Alien” la banda puso toda la carne en el asador para crear unas emotivas y preciosistas canciones en la Weiland reflexionaba sobre el amor, la soledad y sus adicciones.

Libertad, el descalabro definitivo

Después de arrasar en todo el mundo con su álbum debut, la banda comenzó a componer y a grabar con el productor Brendan O’Brien lo que sería su segundo disco de estudio. La grabación comenzó el 11 de diciembre y se alargó durante tres meses. “Libertad” vio la luz el tres de julio del año 2007.

El álbum entró en el puesto número 5 del Billboard y vendió 92.000 copias en su primera semana de lanzamiento. El 12 de octubre llevaban vendidas 222.000 copias, pero el disco comenzó a caer por las escasas promociones de la banda. Aun así consiguieron el disco oro en Nueva Zelanda.

La crítica lo recibió muy bien, llegando a catalogarlo como el mejor disco del verano.

Velvet Revolver llevó a cabo una extensa gira por América del Sur junto a Aerosmith y después se embarcó una gira americana junto a Alice In Chains. Para cerrar giraron por Europa y Asia.

El tema “Let It Roll” fue usado como canción oficial del WWE Diva Search y “American Man” para promocionar la serie Prison Break.

Las fricciones serias comenzaron a salir a la luz durante las últimas giras. Por lo visto, Weiland volvió a tontear con las drogas y además se empeñó en ejercer de estrella del rock caprichosa. Viajó por separado, no concedió entrevistas y llegó tarde a muchos conciertos. Slash y cia se lo consintieron durante un tiempo porque en las tablas seguía siendo infalible. Al final no quedó muy claro si sus compañeros se aburrieron de su actitud y decidieron despedirle o si Weiland abandonó el barco.

Lo que está claro es que otra gran banda se fue al traste. Con los antecedentes de Weiland es fácil echarle la culpa a él. Ambas partes se tiraron los trastos a la cabeza en la prensa y Weiland declaró que los otros miembros eran unas ratas callejeras que no estaban a su altura. Ahí se acabó todo.

Stone Temple Pilots cabalgan de nuevo

Tras cinco años con Slash y cia y un par de discos muy buenos, la aventura de Weiland con Velvet Revolver había llegado a su fin. Lo primero que se dijo es que el segundo disco no había cumplido con las enormes expectativas de la banda. Pero la cosa iba mucho más allá, Scott había vuelto con fuerza a las drogas y su comportamiento comenzaba a ser errático, llegando incluso a arruinar algunas actuaciones. Supongo que la verdad es que Slash y Duff decidieron ponerle de patitas en la calle. ¿Quién en su sano juicio abandonaría a los ex Guns N’ Roses?

Aunque Weiland se defendió declarando algo muy distinto: “Es un tema muy desagradable.. Primero, fui yo el que les dije que me iba porque tenía una oferta para volver a trabajar con Stone Temple Pilots. Además, el segundo disco fue un fracaso y jamás estuve de acuerdo en la forma de llevarle a cabo. Viendo que el proyecto estaba muerto, les dije: se acabó, en cuanto terminemos la gira, me marcho. Ellos no lo aceptaron y se dedicaron a lanzar mierda sobre mí.”

Cuando la relación de Weiland con el resto de los componentes de Velvet Revolver estaba a punto de desmoronarse, Scott aprovechó un encuentro con los hermanos Deleo para enterrar el hacha de guerra. Ambas partes decidieron volver a dar vida a Stone Temple Pilots a mediados del año 2008.

Después de girar por los Estados Unidos en su tour de reunión, decidieron comenzar a componer y grabar un nuevo disco. La grabación se llevó a cabo en diez meses y se utilizaron tres estudios distintos para completar el álbum.

El sexto álbum de Stone Temple pilots se llamó como la banda. Fue su siguiente disco tras 9 años sin grabar nada y siete años de inactividad. Stone Temple Pilots vio la luz el 25 de mayo del año 2010 y vendió 62.000 copias en su primera semana, llegando al puesto número 2 del Billboard.

La banda volvió al ruedo con un disco a la altura de su leyenda. El hard rock enérgico tipo Led Zeppelin de temas como “Between The Lines”, “Huckleberry Crumble”, “Fast As I Can” y “Hazy Daze” se intercala a la perfección con el preciosismo instrumental de “Take A Load Off”, “Cinnamon” y baladas de preciosa factura pop como “First Kiss On Mars” o “Maver”. La banda está casi en su mejor momento, y aunque la voz de Weiland ya no es la que era (parece que los años de salvajismo la han quebrado un poquito), facturan un disco impresionante. El que tuvo retuvo y los chicos se defendieron a las mil maravillas con lo que les quedaba en el tintero.

Scott Weiland and The Wildabouts. Dramático retorno y maravilloso epitafio

Scott Weiland formó The Wildaouts a principios del año 2014. La banda fue concebida como el vehículo en solitario de Weiland. El grupo comenzó a rodar interpretando en directo los temas más emblemáticos de Stone Temple Pilots, Velvet Revolver y Weiland en solitario.

Pero conforme pasaba el tiempo, la química, la amistad y el buen rollo entre todos los componentes de la banda hizo que las cosas evolucionasen de cara a una banda en toda regla.

En enero de 2015 Weiland declaró: “No me había sentido tan emocionado con una banda desde los días de Stone Temple Pilots. Las canciones de este álbum están llegando con mucha facilidad debido a la química y las buenas vibraciones de todos los miembros de la banda.”

Después de un año de gira la banda entra a grabar su primer disco. Antes del lanzamiento del álbum los Wildabouts lanzaron el single “White Lightning” el 13 de enero de 2015. “Way She Moves” fue lanzado como segundo single el 10 de febrero de 2015 y “Century Boy 20” el 24 de febrero de 2015. Finalmente el 31 de marzo de 2015 se editó el álbum “Blaster”.

Este álbum nació maldito de raíz, pues el guitarrista Jeremy Brown murió el 30 de marzo de 2015, un día antes de su lanzamiento. Dejando a la banda devastada de cara a una promoción.

La tragedia volvió a cebarse con ellos ese mismo año. El 3 de diciembre de 2015, Weiland fue encontrado muerto en el autobús de gira de la banda. Falleció de una sobredosis provocada por la mezcla de alcohol, MDA y cocaína unas horas antes del concierto que la banda iba a celebrar en Minnesota.

La noticia no pilló por sorpresa a nadie. Scott llevaba muchos años arrastrando un aspecto poco saludable y desde la muerte de Jeremy se le veía ausente y deprimido.

Las drogas, los caprichos de la industria musical y los nefastos tiempos que corren nos privaron de otro tremendo icono. Pero siempre nos quedará la música de un talento tocado por los dioses.

Haced sonar de nuevo en vuestro equipo “Hollywood Bitch” y “Atlanta” y dejaros llevar por el talento de un artista irrepetible.

Fotografía de portada: Jamie Wachtel
Total 6 Votes
0