La Estadea Logo

Saxon ‘Into The Labyrinth’

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Vuelven los míticos e incansables Saxon con un nuevo disco bajo el brazo esta vez ¡metiéndose en el laberinto!. Tras Inner Sanctum, este nuevo trabajo no puede sino sembrar el descontento entre sus fans. Dos años después de su ultimo disco en estudio ‘The Inner Sanctum’ vuelven los chicos de Byford con otro trabajo no tan brillante como el anterior.

Lo cierto que el comienzo es prometedor y suena a Saxon de los 80. ‘Battalions Of Fear’ abre fuerte con un estribillo pegadizo, tema melódico de heavy rock. El segundo tema y primer single ‘Live To Rock’, del que os recomendamos el video, es un guiño a los Saxon más clásicos y rockeros siguiendo la estela de ‘I’ve got to rock (To stay alive) de su anterior disco. Este tema se convertirá seguramente en un clásico de Saxon, cualidades no le faltan: estribillo pegadizo, riffs en onda Ac Dc o ‘Wheels Of Steel’ de la propia banda.

El disco continua con una forzada ‘Demon of Sweeny Todd’, un tema cañero pero flojo, el estribillo sigue la onda de los últimos ‘Atila The Hun’ o ‘Witchfinder general’ del Lionheart (2004), dónde Biff repite el estribillo hasta la saciedad siendo un tema excesivamente cañero para el estilo de Saxon que no va a convencer a nadie. Más adelante encontramos dos buenos temas seguiditos: ‘Valley Of The Kings’ y ‘Slow Lane Blues’ que no enganchan tanto como los que abren el disco pero son de lo mejor que hay en él. ‘Valley Of The Kings con un melódico estribillo y ‘Slow Lane Blues’ con un ritmo cortante y la banda sonando en duro bloque.

El resto de temas pasan bastante desapercibidos, no son muy destacables y no nos van a enganchar como los buenos clásicos de Saxon. Cinco temas bastante aburridos en los que Saxon se vuelven a empeñar en practicar un estilo en el que no acaban de calar y que se nota que no es el suyo, también a años luz de los dos primeros cortes. Cierran el disco con una rareza ‘Coming Home’ que ya grabaran en su disco de 2001 ‘Killing Ground’ en versión ‘bottleneck’ o acústica; no deja ser una rareza porque a la original no la supera ni por asomo. La producción a cargo del propio Biff Byford y Charlie Bauerfeind, quien ya ha producido los últimos tres discos de la banda y ha trabajado entre otros con Blind Guardian, es bastante acertada, han conseguido un buen sonido.

En resumen un disco que recomiendo escuchar a los fans de Saxon con cierto escepticismo, aunque ‘Live To Rock’ seguro que os sorprenderá gratamente, probablemente en los próximos directos de la banda se convertirá uno de los mejores momentos de su show.

[Rating:5/10]

Etiquetas relacionadas