Entombed A.D. 'Dead Dawn'
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Dos años después de la sonada disputa por los derechos de utilización del nombre de Entombed, los suecos abanderados del sonido Stockholm, llamados hoy en día Entombed AD, regresan de la tumba con un segundo disco después de este impasse, y treceavo larga duración de su carrera, llena de altibajos, cambios de formación, y constantes alegrías o decepciones para según que tipo de fans. Y es que cualquiera que conozca bien a Entombed, sabe de su rondar de estilo en estilo, de aquel Death Metal primigenio que practicaban cuando todavía se llamaban Nihilist o en sus dos primeros álbumes ya apodados como Entombed, imprescindibles para cualquier amante del Death, hasta los coqueteos más íntimos con el Rock n’ Roll a finales de los noventa y en plena entrada de milenio. Unos coqueteos que les costaron bajadas en ventas y decepciones de sus fans más puristas, pero que también forjaron la base de una nueva fusión que se llamaría Rot ‘n’ Roll. Hoy, los enterrados están en un punto de madurez que les ha ofrecido crear y creer en su música, y a pesar de la salida de Alex Hellid, guitarrista desde 1989, transmiten que se sienten fieles a sus raíces, unas raíces que han ido moldeando a su gusto y este, ‘Dead Dawn‘ es el resultado. Puro Entombed, sonido Entombed y orgullo Entombed, haciendo lo suyo y sin defraudar.

«Midas in Reverse» da comienzo al disco de manera thrashera, rápida y directa rasgando una escala oscura y tétrica, al más puro estilo Old School, ese que todos estarán deseando escuchar, con un Petrov más guturalizado y agresivo, las distorsiones clásicas de sus guitarras, llenas de intensidad y velocidad, dando un vuelco a sus experimentos y regresando en espacio y tiempo a un posible «Clandestine» del ’91, algo más bajo en velocidad de bits pero con el sonido y la madurez que pueden aportar veinticinco años desde aquel segundo disco. Hablando de bits, de repente se cortan en seco para este «Dead Dawn«, segunda pieza que entra contundente, con groove, alternada con partes rápidas y riffs cercanos a la decadencia de un Doom funesto y tenebroso, pero sin apartarse de su senda. De momento parece que los suecos apuestan por barrer para casa introduciendo elementos puristas del Death Metal, y si hay que innovar, que sea dentro de esos parámetros.

«Down To Mars To Ride» sigue los mismos pasos de su predecesora, como una continuación del mismo mensaje, pasajes oscuros casi negros, pero esta vez con un estribillo más pegadizo, que lleva intención y madera de himno. Nos plantamos ya en la cuarta entrega y no hay defraudo, «As The World Fell» podría ser quizá lo más parecido a sus «tonteos» con nuevos sonidos y distorsiones en el pasado, pero se contrarrestan rápidamente con riffs de ultratumba y pesadumbre. Llegados a este punto, nos damos cuenta de que este, no es un disco rápido, es más bien denso, y el tono que aporta el señor Lars ayuda, con sus líneas mas bajas y guturales. «Total Death» rompe con este sentimiento de amargura y vuelve a regalarnos velocidad. La canción más corta y rápida del disco es también la más cortante y quizá agresiva, tanto en musicalidad como en mensaje. Una oda a la destrucción que cuenta con el riff/solo «rockanrolero» y macarra por excelencia de todo el álbum y que podríamos definir como verdadero Rot ’n’ Roll, eso sí, con sentimiento Punk y toquecitos de D-Beat.

Ya hemos cruzado el ecuador del álbum, y a mi parecer resulta un disco interesante y que no aburre, algo importante en los tiempo que corren. Como sexto tema llega mi favorita, llamadme loco pero creo que es la más personal y original, con un planteamiento diferente y un riff que me enganchó desde el primer día. Miento, la primera vez que la escuché como avance del disco, pensé que era simple y que rozaba la comercialidad, pero a la segunda pasada entré en razón. Esta, «The Winner Has Lost» es potente, con un rasgueo de cuerdas que te arrastra durante todo el tema, apoyado con estrofas y un estribillo ideados a la perfección. Bajo mi humilde punto de vista, todo muy bien atado. Llega el séptimo tema y vamos olvidando eso de que parecía un disco lento, «Silent Assassin» vuelve a llevarnos a unos aires más Thrash a la batería, ritmos nórdicos, acordes algo épicos y contundencia en la llamada al pogo, con cortes muy en la onda de sus discos más clásicos. «Hubris Fall» entra muy sinfónica con una melodía que conduce a la teatralidad de un tenorio llorando en su propio funeral. Un tema extraño y algo melódico, que te lleva al pasado, quizá un guiño a las historias tétricas y de terror, con cierto aire clásico. Un verdadero punto de inflexión rozando el final del disco. El noveno corte suena muy Old School, conciso y agresivo, rápido también y con un estribillo arriesgado, original y que nos traslada a esas épocas en las que quizá parecían demasiado abiertos de mente y entregados a la experimentación. Pero hay que tener en cuenta que en este disco combinan a la perfección esos pequeños matices con su lado más fiel a las raíces de su sonido. Nos vamos acercando al final y de nuevo vuelven las notas de terror clásico con melodías oscuras introduciendo la canción, de repente vuelve la crudeza y la fuerza a la que los Entombed A.D. no pueden decir no, tienen un legado demasiado arraigado con la historia del Death Metal como para saltárselo a la torera. Eran otros tiempos cuando lo hicieron y con este «Not What It Seems» quieren dejar claro que son, o quieren ser lo que fueron. Un tema muy suyo, que recuerda a su esencia, también tétrico, algo de lo que quizá han abusado para bien en esta esperada entrega que termina sin outros y sin respiro alguno. En seco y con la sensación de haber tenido entre manos un muy buen trabajo que afianza su posición como leyendas.


Lo mejor

  • Se trata de un disco que no defrauda, más todavía con las expectativas puestas en ellos, ya que cuentan con un público muy crítico y que no suelen perdonar el abandono de sus raíces.

Lo peor

  • La salida de su guitarrista Alex Hellid en este disco, el último eslabón que quedaba como fundador de la banda. Es una lástima no poder escuchar de que serían capaces hoy en día los miembros en su época más dorada, no obstante, han logrado una formación actual que como hemos dicho antes, ha sido capaz de crear un muy buen disco que cumple expectativas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp